Grandes Premios Primavera

Claude Serge Carudel (Chantilly, 12-04-1938. Madrid, 8-07-2012)

Aunque nacido en Delincourt, en las proximidades de Chantilly y muy cerca de París, su nacionalidad es inglesa, la misma que la de sus padres André, inicialmente jockey pero el peso pronto le impide la continuidad y razón por la que prontamente abraza la profesión de entrenador. A su madre Susane Carrat, es casi imposible que alguien la pueda superar en cuanto a presencia de ascendentes familiares tenidos en el turf inglés, que llegan a remontarse en línea ininterrumpida a sus tatarabuelos y se complementa con tíos bisabuelos, tíos abuelos en las profesiones de preparadores y jockeys. Con estos antecedentes el destino del pequeño Claudio parece ya marcado, sin embargo sus habilidades como brillante estudiante hasta llegar a los 14 años, concluidos sus estudios de 4º de bachillerato de la época dejan a su decisión el camino futuro que el joven pueda tomar. Y su decisión es… culminar el sueño que de siempre ha tenido: ser jockey. Para ello antes de acudir a la escuela ha madrugado para poder observar los galopes y todo lo concerniente a su manejo y forma de montarlos, asignatura en la pronto también se inicia. Las dudas ha contribuido a disiparlas un torbellino que ha pasado ese año ante sus ojos y que de último a primero cruzando el poste, se ha impuesto en el derby francés. Su nombre es Auriban y él quiere emular sobre la silla lo que acaba de ver sobre el incorporable marco del hipódromo de Chantilly  En tanto su padre ha estado todos estos años entrenando en esa misma pista un número respetable de pupilos. La escuela familiar no ha podido ser más adecuada. Ahora le toca elegir el preparador con quien su hijo ha de instruirse en el oficio y éste, resultará ser uno de los notables de la profesión: John Cunnington, que además es el preparador de los caballos que Ramón Beamonte tiene en Francia. Entre ellos Arabian y Tamanar.

Tras un año en la preparación debuta cumplidos los 15 y poco después conseguirá la primera victoria con Touraine, una yegua propiedad de M. Masurel. Un aprendizaje que se prolonga hasta sus 19 años, momento en que ha alcanzado 20 victorias en todos los importantes hipódromos parisinos. Con esa edad tiene oportunidad de montar al Beamonte Arabian en una carrera teóricamente fácil y el resultado no es el esperado. Cunnington, como otros muchos es un profesional severo. Claudio analiza la situación él da 49 kilos pero con su estatura no podrá mantenerlos mucho tiempo. Las primeras montas de la preparación las tiene Deforge, que da 51 y está espléndidamente considerado. En esto un compañero de profesión, Bertiglia, le propone venir a España para correr el Gran Premio de Madrid de 1956. El vuelo se retrasa de tal modo que hace imposible el llegar a tiempo para montar. Pero la idea de venir ha quedado en él presente y cuajará definitivamente al año siguiente y con la intervención de Vicente Díez, el preparador, vendrá para montar a su pupilo Abe de Fuego, propiedad de la cuadra Gandarias y completará una buena carrera, haciendo quinta en campo de 21, del que resulta vencedora Samarella. Ya con 26 triunfos en Francia es de nuevo llamado por los responsables de Abe de Fuego para que la vuelva a montar en el Memorial y pese al poquísimo papel que se le otorgaba se impone en la carrera, dejando nuevamente por detrás a los Sultán el Yago o Capelán.

Esta circunstancia tiene como consecuencia directa el que Gandarias le proponga un contrato para montar en España en 1958. El jinete tras sopesar su situación en Francia y la proyección a medio plazo dentro de la cuadra de Cunnington, decida estampar su rúbrica suscribiendo el contrato que aquí se le está ofreciendo. A partir de ese momento lo que sigue es la historia de nuestras carreras. Ese primer contrato le representa ganar por vez primera la estadística de jockey contando como victorias estelares las conseguidas en el Beamonte con Rita; el Gran Critérium (Gran Tarajal) y el Critérium Internacional (Veragro) para un total de 36 victorias.

En el  primer año no le resulta fácil la vida en España. Se instala en una pensión, sin amigos y el desconocimiento del idioma tampoco le ayuda. Además tras las primeras victorias, tiene la impresión de que no se le está teniendo en cuenta. Pero esa situación la superará rápidamente ya que repetirá esa posición de privilegio en la estadística durante los tres años siguientes, elevando en ellos el número de victorias a 53, 56 y 45. Básicamente porque ha fichado para Beamonte las primeras montas; además de las segundas para Juan Luis Barreiro. Conquista en esos años triunfos del calibre de dos Grandes Premios de Madrid con Wildsun y Nembutal (59 y 60) que ambos ejemplares van a doblar en el Villapadierna-Derby; dos Beamonte-Oaks gracias a Tracia y  Folie (60 y 61); los dos Corpa de Wildsun y World (60 y 61); también dos Gran Critérium de Veragro y Anglo (59 y 61); el Nacional de Tracia (60); el Cimera junto con la Competición Francia-España de Nertal (61), que un año antes ha conseguido Yorick (60); el Memorial de Folie (61); el Gran Premio de San Sebastián y el Villamejor de Vik (61); el CG Franco de Lassie (59); el Gladiateur de Angkor (61) y el Martorell de Nembutal (59). Extensa relación  indicativa de que su éxito es elocuentemente que no se ha hecho esperar y que su compromiso con las carreras españolas apunta a ser duradero.

En su primer año en San Sebastián Claudio conoce a la hija del preparador Juan Luis Barreiro. Por afinidades y edad, pues Mary Carmen tiene un año menos que el jockey, simpatizan y acuden a la playa. Poco tiempo después la relación se formaliza hasta el punto de que tres años después contraerán matrimonio. Al año siguiente nace su primera hija, Virginia y al siguiente, Beatriz. Posteriormente la familia aumentará con Mónica y Claudio.

En 1962 alcanza victorioso el poste en los Valderas, Beamonte y Villamejor (Tokara); Memorial y Gladiateur (Nertal) y el Gran Critérium (Tacora) No se podría considerar precisamente un mal año si salvásemos el hecho de que como la estadística de jinetes se obtiene por número de victorias; las 40 logradas le sitúan segundo en ese escalón clasificatorio y ya se puede avanzar que ello le impedirá haber enlazado hasta 8 estadísticas consecutivas. El artífice de tal hecho es Román Martín, un enconado rival que le seguirá oponiendo una gran resistencia en el futuro.

Esto es así porque pese a que pierde el contrato para sus primeras montas con Beamonte, pasa a firmarlas para la, en esos momentos, pujante cuadra Esperanza-Dos Estrellas y eso le permite remontar la perdida durante el período 1963-1965 y recuperar el cetro estadístico con triunfos en carreras tales como el Gran Premio de Madrid de Todo Azul (65); el Nacional de Fenicio II (64) y el de Damasco, que de seguido implementa con el Villapadierna-Derby (65); los Beamonte-Oaks de Koskha (63) y Gloria (64); el Valderas-Poule de Gloria (64); la Competición Francia-España (63); sendos Gladiateur de Bud (63 y 64); y el Critérium Internacional de Dublín (64)

Tras estos tres años de bonanza vendrán otros tres de interferencia a ese dominio; los comprendidos entre 1966 a 1968 que protagonizará su insigne rival, Román Martín. Esto no es óbice para que un nutrido número de buenos premios y trofeos pasen a ocupar espacio en sus vitrinas, especialmente los conseguidos por el que quizá fue el más popular de los caballos que Claudio montó: con Maspalomas, del marqués de la Florida, ganaba Gran Critérium (66), Cimera-Poule (67), Gran Premio de San Sebastián (67), Corpa (68) C.G. Franco (68) y Gladiateur (67 y 68). Con el también de Florida, Gran Canaria, Villapadierna-Derby (66); Golfo Nacional (68) y Eureka Valderas-Poule (66) de la que precisamente es preparador su padre, André Carudel que ha venido de Turquía.

El año 69 le es favorable en esa pugna que mantiene con el toledano. Influye en ello el contrato que firma con Villapadierna; aunque las victorias en grandes premios no serán especialmente numerosas: Katimba, Donagua y Prima Donna, que se anotan Beamonte-Oaks, CG Franco y Gran Critérium.

Los ímpetus de Román le llevan de nuevo a lo más alto en el 70 y 71, en detrimento de Claudio, que pese a que recientemente ha firmado con una cuadra más que prometedora, la Rosales de la familia Blasco, tiene en esos principios que conformarse con bajar una plaza en el escalafón. Con Donagua añade a su historial la Copa de Oro (70), el Corpa (70) y repite nuevamente en el CG Franco (70); con Scándalo vence en el Gran Critérium (71) victorias que representan sus últimas importantes para Villapadierna. Ejemplares de la cuadra Ondar-Etxe también contribuyen a engrosar su capítulo de premios: Geisha el Gran Criterium (70) y Sotogrande el Gladiateur (70). Con Travertine, la pupila de la cuadra Rosales se impone nada menos que en el Gran Premio de Madrid (71) y Derby-Villapadierna (71) y con esa misma chaquetilla lo hace sobre Jazmín IV el Valderas (71); Sansón en el Villamejor (70) y Yeveltudor en el Critérium Internacional (71).

En el 72 Carudel vuelve a la cúspide con una cosecha notable para ser lograda en un sólo año. Principalmente porque con My Mourne logra imponerse en el Gran Premio de Madrid y otros protagonistas en la cuadra añaden otras aportaciones: Narraly (Villapadierna Derby y Villamejor); Koskhero (Naciona)l; Old and Wise (Corpa) y Takala (Critérium Internacional). El peso de todos estos nombres se antoja imponente. Tanto como la cifra de victorias acumulada de 61, que son las más altas logradas por un jinete desde que en 1941 se lleva corriendo en La Zarzuela.

Sin embargo con estos mismos mimbres o incluso mejores, pero como su estadística es por número de victorias, queda relegado a la segunda plaza en los siguientes 73 y 74. Pese a la importancia de los triunfos alcanzados, entre los que destaca sobremanera los que obtienen en el Gran Premio de Madrid, primero Takala (74) y después Chacal (75) añade todos en ese mismo año Villapadierna-Derby, Copa de Oro, Villamejor y Memorial y antes de todo esto el Gran Criterium (74). Con Pentágona hace suyos los clásicos Valderas-Poule (73) y Beamonte-Oaks (73); Permor se une a la fiesta con Corpa (73) y Gladiateur (73) y con Agresiva no deja escapar el Beamonte-Oaks (74). En todos ellos flameando en exclusiva la chaquetilla de Rosales. Nautilus de cuadra Castellana representa la nota de color distinto para el jinete cuando resulta vencedor del Gran Critérium (74). Es fácil suponer que Claudio no habría cambiado todos estos triunfos por la contrapartida de vencer en esas estadísticas; aunque el número de las conseguidas en 1974 alcanza las 63; dos por encima de las que le sirvieron para ganar en el año anterior.

En ese vaivén que vino marcando toda una época en que la mayoría de aficionados se auto identificaban como carudelistas o romanistas, en 1975 salió cara para el adorado por los primeros. Chacal continuó su triunfal racha en todo lo que corrió en ese año: incluido el Gran Premio de Madrid (en esta edición, con 4 años, sí), Copa de Oro y Corpa. Soberbiamente secundado por Dual Sea que obtenía la triple corona representada por Cimera-Poule; Villapadierna-Derby y Villamejor. Nikiñaka ponía la guinda que por edad éstos no podían añadir, imponiéndose en el Gran Critérium. Todos defensores de la Rosales. Claudio elevaba su personal tope de victorias anuales a 61, que le servían para acaparar los máximos reconocimientos en las magnas citas con las estadísticas, en donde hay que pelear por el más modesto hándicap.  

Con el tobogán estadístico en vertiginosa espiral de funcionamiento, en el 76 la enumeración de jornadas brillantes; mengua simplemente a dos: Clamor en día del Gran Premio de San Sebastián y Nikiñaka coincidiendo con el Critérium Internacional; ambas en Lasarte. No podía hacer concebir esperanzas sobre la suerte en el ranking para ese año. Pese a ello las 54 logradas le conceden la segunda plaza tras su sempiterno rival.

Los dos siguientes años ofrecen claro testimonio de que lo del año anterior no fue más que un bache pasajero y así se encargan de venir a demostrarlo los hechos en los años 77 y 78. Barilone será el máximo abanderado en los días felices de ese bienio. Primero apuntando maneras de futura promesa cuando Carudel le conduce a la victoria en el Critérium Internacional (77) y posteriormente en el Gran Critérium (77) y después cuando como clásico le conduce al triunfo en el Cimera-Poule (78)  y el Villapadierna-Derby (78); Rather le suma la Poule femenina del Valderas (77); Clamor el Corpa (77); Petisar el Benítez de Lugo (77) y Tucumán el Critérium Internacional (78) completando esta nómina rosalista que tuvo como estrella invitada a Navalkar y su Gladiateur (77). El número de victorias alcanzadas en esos dos años por Claudio serán las máximas alcanzadas en el marco de La Zarzuela hasta esa fecha: 73 y 84 y en concreto la última, no ha sido hasta la fecha superada.

Por lo vislumbrado tanto en el anterior año como en los siguientes, nada hace pensar que este año de 1979 vaya a marcar una nueva alternancia en la suerte que viene distinguiendo entre uno y otro de los únicos contendientes con aspiraciones a ganarla. Tucumán confirma lo puesto de manifiesto a 2 años y así, formando tándem con Claudio, triunfa en Cimera-Poule Nacional, Villapadierna-Derby y Copa de Oro. Aportan a ello otras victorias señaladas Sacara Beamonte-Oaks y Benítez de Lugo y Coloso el Corpa. Pero las 69 carreras totales ganadas no serán suficientes para doblegar al toledano rompiéndose con ello la posibilidad de haber enfilado hasta nueve triunfales perlas consecutivamente representando otras tantas estadísticas de jinetes.

Los seis años que van de 1980 al 85 representaron para Claudio el período de menores sobresaltos entre los 30 que ha estado corriendo en España. La apisonadora rosalista contribuyó en gran medida a ello. Al ser el ciclo de años muy amplio, la nómina desde una perspectiva histórica resulta apabullante: Number One Nacional (80), Villapadierna-Derby (80), Gladiateur (81); Helina Valderas-Poule (80) y Beamonte-Oaks (80); Feeling Gran Criterium (80) y Nacional (81); Huaralino Memorial (80); Sacara Benítez de Lugo (81);

Leyla Gran Criterium (81), Beamonte-Oaks (82), Blasco (83), Benítez de Lugo (83) y CG Franco (84); Rivellora A. Blasco (81); Brezo Gran Premio de Madrid (83), Villapadierna-Derby (82), Corpa (83), Balada Gran Premio de San Sebastián (82 y 83)¸ Richal Gran Premio de Madrid (84 y 85) y Corpa (84); El Alcázar Nacional (84) y Bala Gladiateur (84). Para otras cuadras distintas a la Rosales Claudio llevó a cruzar primeros la línea de meta a: Carnaval Villamejor (81); Manola Gran Critérium (82); Mameluco Nacional (83) y Bariloche Gobierno Vasco (84) e Hispanidad (84). Hasta seis estadísticas empalmó en esa racha que hasta la fecha no ha tenido parangón en la historia de nuestras carreras.

Carudel que en alguna ocasión declaró que la edad óptima de un jockey estaba entre los 20 y 35 años participaría como jinete durante dos temporadas más. La que van de 1986 al 87. Y tampoco serán pocas las victorias de mérito festejas a lomos de campeones tales como Teresa Gran Critérium (86), Valderas-Poule (87), Beamonte-Oaks (86) y Kutxa (87); Casualidad Gran Premio de Madrid (86 y 87), Memorial (86 y 87), Corpa (86), CG Franco (87 y 88), y Gladiateur (87) y Clemencia Gobierno Vasco (87). Para los aficionados representó un gozo verle seguir participando; no hubiéramos querido que terminase nunca pero la realidad fue que el 14 de febrero de 1988 queriendo despedirse de la afición de Pineda, corrió y ganó allí con el caballo Ritmo el Premio Cruzcampo. Para todos terminaba una época irrepetible en la que Tolo Gelabert se había encaramado a la cima anual de victorias. Aunque el Everest que para nuestras carreras representan las 1.451 victorias, ya estaba marcado y ahí permanece 32 años después del día de su retirada. A ellas deben sumarse para su historial personal otras 55 que logró allende los Pirineos y que vienen a totalizar 1.506. Las estadísticas que le vieron auparse en a lo más alto en los 30 años s de participación descrita alcanzaron la impresionante cifra de 18. Descartando la última temporada, en las restantes 11 ocuparía la segunda plaza.

El balance de carreras ganadas del máximo nivel lo sitúa en 12 triunfos en el Gran Premio de Madrid. Los mismos que logra en el Villapadierna-Derby. En carreras tales como el Beamonte-Oaks o el premio Corpa esa cantidad se eleva una más por encima de las anteriores, situándose en 13. Gozó desde sus comienzos de una popularidad que fue creciendo de forma permanente y puede asegurarse que para muchas personas ajenas a las carreras, su nombre era lo que percibían como más reconocible de nuestro mundo del turf y acudían al hipódromo para ver al jockey con el convencimiento de que lo ganaba siempre todo. La realidad es que sus 1.451 victorias sobre las 6.165 pruebas en que participó, representan un 23,55 % casi imposible de igualar; sobre todo considerando  que mide lo logrado en todo una vida deportiva, con los altibajos que siempre pueden producirse en una tan dilatada trayectoria y que no es comparable con el porcentaje que se puede conseguir aisladamente en una temporada especialmente exitosa. Mereció los apelativos del “Rubio de Oro” o el Pasmo, como lo bautizó Quilates, por la sencillez en resolver situaciones en apariencia difíciles.

En las dos temporadas finales de 1986 y 87 compatibilizó su actividad descrita como jockey, con la de preparador y también para la cuadra Rosales y las saldaría ganando esas dos estadísticas en esa profesión tan recientemente desempeñada.

Como merecido broche a una ejecutoria intachable y a la vez plagada de éxitos deportivos constantes, en 1987 le fue impuesta la Medalla de Plata al Mérito Deportivo. Tras la reapertura del hipódromo fue  nombrado director de la escuela de aprendices y asesor del Hipódromo de la Zarzuela.

La carrera que este domingo se celebra en su recuerdo y memoria representa la prueba de máxima de selección para las especialistas en correr sobre la distancia de una milla y cobra gran interés por estos hechos. Al tiempo que para los jinetes que la disputan, resulta un aliciente especial el poder recibir la fusta de plata que recompensa al ganador y dedicar con ese acto un emotivo tributo personal de admiración hacia el maestro. 


Concretamente el 16 de junio de 1935 una chaquetilla verde, de mangas blancas y gorra negra debuta para correr con su potra Quejana una prueba para potros de dos años. Sus propietarios son los hermanos Estanislao y Santiago de Urquijo y Landecho. La primera victoria la conseguirán el 25 de julio en San Sebastián bajo la preparación de Francisco Cadenas y la monta del aprendiz N. Fernández, en la jornada que rebotada de Madrid, o Aranjuez, según se mire, coincide con la de la celebración del Gran Premio de Madrid en que vence Badarkblar. Al año siguiente debutan otro dos años, Jaramago, donde tras hacer segundo del premio Precoz, el potro que monta F. Romera y entrena J. García vuelve para correr y ganar en un 12 de julio del 36 que coincidirá con la última jornada  hasta que las carreras, tras un prolongado y penoso interregno, retornen a la actividad en 1940.

Los hermanos Estanislao y Santiago, ingeniero y perito electricista, respectivamente, no podrían participar físicamente en ese retorno, porque ambos fallecieron en el madrileño barrio de Usera a los 37 y 33 años. Sin embargo, si lo harán posteriormente para la memoria unidos sus nombres como lo estuvieron en las carreras y en el destino, pues desde 1950 se instaura una prueba con sus nombres que los traen al recuerdo.

Es posible que el apellido no se hubiera mantenido dentro el programa como ahora lo conocemos con el escueto Urquijo, de no mediar la intervención en pro de las carreras del hermano mayor, Juan Manuel de Urquijo y Landecho, y en razón a ello heredero del título de IV Marqués de Urquijo (1899-1968) Procedía, como sus nueve hermanos,  de una familia con larga y conocida tradición en el mundo de la banca. Él reaviva en 1951 la misma chaquetilla que registraron sus hermanos y participa en carreras entre 1955 y 1962. En esos años ganaron para sus colores: Terca, Tori, Isardio, Déjame y Troya. Todos entrenados, como la citada Quejana, por Francisco Cadenas. Los jinetes que contribuyeron a esas victorias fueron principalmente Victoriano Jiménez y posteriormente Claudio Carudel y en una ocasión también lo hizo Román Martin. Existe el testimonio de una foto de 1955 en que el marqués ciñe con un abrazo protector a Román el mismo día en que debuta y gana con Córcega y donde la reseña de la revista para ilustrar la imagen le presenta como descubridor y protector del prometedor aprendiz recién salido de la escuela de Enrique Romera. Lo que induce a pensar que Urquijo pudo tener algún gesto patrimonial hacia el jinete o escuela. Un año antes Juan Manuel había entrado en el comité de la Sociedad de Fomento del que saldría en 1967;  un año antes de su fallecimiento. La prueba siguió hasta 1971 manteniendo las siglas de los de Estanislao y Santiago pero a partir de 1972 pasaría a tener como denominación un genérico Urquijo que ampararía la memoria conjunta para los tres  hermanos.

La carrera que lleva este nombre se corrió por primera vez en el citado 1950. Como ahora, estaba destinada para ejemplares de 3 y más años. Su dotación entonces fue de 10.000 pesetas; la misma que la del resto de las otras carreras de aquella jornada, por lo que hay que concluir que era francamente modesta. Una de las dos principales características de la prueba  que se mantendrá  durante un tiempo  prolongado es la corta distancia (aunque dura por ser en disputada en línea recta) sobre la que se corre: 1200 metros que representaban una rareza atípica en un programa que estaba claramente orientado hacia los 2400. La otra es que no considerará ningún recargo por sumas ganadas  (los importados sí los tenían por esa exclusiva condición) como si se tratase de un gran premio del tipo carrera clásica. Estos hechos y algunos no tan evidentes provocarán que su historial haya estado plagado de nombres de caballos que han sido importantes dentro de nuestro hipódromo o al menos así lo fue durante el periodo en que estas condiciones permanecieron inalterables, que alcanzó hasta 1975.

Esa etapa produjo ganadores impensables a priori, que junto con el Urquijo fueron capaces de ganar en el Gran Premio de Madrid: Turandot II (51 y 52) o Reltaj (67 y 68), que ganó este sprint en dos ocasiones o Epicur, el Dos Estrellas que dio brillo en varios grandes premios entorno a los 2.400; a todo un ganador del Villamejor como Pancho (65), o a Kokú (72), el ganador del Gran Premio de San Sebastián, por sólo cita las principales carreras en que éstos triunfaron. Por el contrario en la línea lógica que proponía la carrera auparía al pedestal de los sprinter que lograron demostrar esta condición, bien repitiendo en más de una edición de esta carrera o venciendo en el premio, que sobre los mismos 1.200 se venía celebrando en San Sebastián. A la cabeza de estos especialistas contrastados cabe situar a Palermo, que logró ganar tres veces el Urquijo y dos Sweepy entre los años 52 a 54.

Después se aplicó un recargo moderado hasta 1981 y la carrera siguió manteniendo el gran nivel de ganadores. Un cambio radical la convertiría a partir de 1982 en una prueba totalmente distinta para pasar  a correrse sobre 1.400 metros y lo que fue peor; las condiciones pasaron a ser las de hándicap y así se mantuvieron hasta 1991, año en que el nombre y la carrera desaparecerían. Un larguísimo paréntesis que tendría prolongación hasta 2011, año en que se acertó a incorporar la carrera nuevamente al programa devolviéndola al metraje aproximado de su origen; con el rebaje de 100 metros respecto a los 1.200 referentes y contemplando el recargo de hasta 2 kilos que tuvo entre 1975 y 1981. Después que Palermo el doblete Urquijo-Sweepy lo conseguirían Maypole Dancer (57 y 59), Roque Nublo (58 y 60), Quita (63 y 64) y en una ocasión Obagoy (55), Ragazza (61), Gribú (69), Quy (70) o el mismísimo Reltaj (68 y 68).

Otras caballos compatibilizaron el triunfo en esta carrera con sobresalientes actuaciones previas en pruebas de dos años tales como el Martorell, el Critérium Internacional o el Gran Criterium, presumiblemente menos asociable por metraje. Fueron los casos de  Marfil (50), Yeveltudor (73) o los citados Obagoy, Ragazza, Reltaj, Kokú o los Turandot, Roque Nublo, Gribú, estos tres antes conquistadores del Gran Criterium. Otros completaron con un Torre Arias previo, un doblete más ajustado a lógica por ese factor distancia apuntado: El Médano (66) y Lezo (74).

Serían únicamente dos los casos de ejemplares en que no obtuvieron en su vida de carreras ninguna otra carrera meritoria que sumar al Urquijo: Spoletta (62) y Les Gresillons (75). Lo que también proporciona una lectura del nivel que tuvieron los ganadores de esta prueba, en apariencia poco llamativa por su dotación.

No desmereció en absoluto la categoría contrastada de los vencedores producidos en el período de 1976 a 1982. Rubric (76) que acaparó triunfos en el Torre Arias, Nouvel An o Andrés Covarrubias; Habitancum (78) Reina Cristina y dos Sweepy; Tormento (79) Antonio Blasco; Realeza (80) Torre Arias y Andrés Covarrubias o Colorines (81) Gobierno Vasco, Andrés Covarrubias y que con unas condiciones ya de hándicap, lo volvió a ganar en 1983. Sólo Aritz (77) no lograría sumar a ésta alguna otra victoria equiparable.

Con este historial acumulado por esta carrera hasta 1981 se hace difícil pensar cómo pudo haber quien volviera del revés sus condiciones. Pero así resultaría ser. Para el historial de la prueba se reseñan los ganadores en esos años: Cancún (85), Lunar (86), Chompa (87), Emboscado (88), Albero (89) y Festejante (91) que también lograrían victorias importantes. Quizá la implantación de nuevas carreras en ese metraje tal como el San Isidro, pudo ser causa que animase a perpetrar tan reprobable decisión con una carrera que había demostrado con creces su perfecto encaje en el Calendario.

Lo que resta es historia reciente. Retomada la carrera en 2011 con las sinergias ya totalmente rotas que como se ha descrito, la habían situado como una carrera referente en las distintas preparaciones respecto a la planificación de la temporada  para los distintos caballos, el volver a retomar ese hilo no podía ser tarea fácil.  Los ganadores actuales no están resistiendo en líneas genrales la comparación con los vencedores de hace cuatro décadas; aunque la mayoría sí consigue acumular un número notable de primeros puestos y ganancias. Es el caso de Newby (2011) e Igollo de Camargo (17); sí los van teniendo más recientemente S. Grillo en el Asociación de Propietarios; Valiant Blue (14), Nouvel An; Totxo (16), dos veces el Rubán y Presidency (18), imponiéndose en la anterior edición del Urquijo, que en la presente tiene fundadas opciones de reeditar. Con ello van logrando alcanzar unos historiales con alguna otra victoria de parecido nivel; aunque a diferencia de tiempos pasados, se aprecia una especialización a la distancia que antes no se producía y que facilitaba que grandes caballos de otras distancias, que eran capaces de ganarlo todo, pusieran en el punto de mira esta carrera, ante la carencia de preparatorias más adecuadas dentro de los Programas de entonces. Circunstancia que hoy está en buena medida corregida. Por ese mismo hecho los aspirantes que concurren al Urquijo son más especialistas en el sprint y dentro de esa especialidad las oportunidades de ganar carreras importantes son más reducidas.

No obstante, la decisión que en el año presente ha representado el que por vez primera la carrera tenga el máximo nivel como prueba de rango “A” hace pensar que paulatinamente, quienes la ganen irán tomando la aureola de campeones que sin duda merecen.

Don José María Padierna de Villapadierna y Avecilla. Conde de Villapadierna (Málaga 1909 – Madrid 1979). Es recordado en este primer domingo de junio con ocasión de celebrarse la correspondiente edición del  premio que lleva su nombre y que en esta ocasión cumple la número 57. Además de  traer su singular figura a la memoria, esta carrera, instaurada por su muy activa intervención en 1952, representa desde entonces por sus condiciones y fecha de celebración, lo que el mundo de las carreras conocemos como Derby. Que respetando el modelo genuino que se disputa cada año en la localidad inglesa de Epsom, tiene su réplica en todas las naciones turfísticamente desarrolladas con todos los caballos corriendo a igualdad de peso y con atención al sexo, sobre la distancia considerada clásica de 2400 metros. 

Por ofrecer unas pinceladas más allá de su perfil de hipódromo, Villapadierna obtuvo la licenciatura en derecho y realizó oposiciones a diplomático pero pronto manifestó su interés hacia determinadas prácticas deportivas, especialmente las automovilísticas que hoy conocemos como Fórmula 1, alcanzando incluso algún podio en esas competiciones. Lo que le supuso ser una persona especialmente representativa en esos ámbitos del mundo del motor. Su facilidad en el trato, el seguimiento a un patrón de elegancia respecto a su indumentaria, los contactos dentro de los círculos sociales que le resultaban próximos y las posesiones familiares que fue sucesivamente recibiendo, pusieron un especial foco de seguimiento sobre su persona que tuvo eco en los medios gráficos de la época.

Ya en su faceta dentro del turf, en síntesis diríamos que en 1940 debutaba en el hipódromo con su chaquetilla verdi-amarilla y de ahí hasta 1979 su relación de grandes triunfos alcanza los 48 y la nómina de sus caballos corredores destacados se sitúa en 25. Son cifras de las más elevadas en la historia de nuestras carreras.

En 1933 Villapadierna había hecho una primera incursión como copropietario con la cuadra Villapadierna-Ponce  y el caballo de carreras Sunny Bay. Es el año en que había sido derribado  el hipódromo de La Castellana y las carreras que debían haberse celebrado en él son trasladadas al de Legamarejo, en Aranjuez. Allí Sunny Bay ganará dos carreras, la primera montada por su socio, Manuel Ponce de León. Pero la afición del Conde por las pruebas automovilísticas sobre las cuatro ruedas, es en aquellos momentos más fuerte y al año siguiente pondrá término a esta  primera tentativa etapa sobre pavimentos no tan sólidos.

Tras multitud de peripecias personales coincidentes con la contienda bélica española, Villapadierna recala en el hipódromo de San Sebastián coincidiendo con su jornada inicial de 1940 y allí muestra su decisión de involucrarse nuevamente en las carreras y  para ello compra a L. Barnier una yeguada, de nombre Palace Girl, que el propietario francés ya la tenía matriculada; para lo que también tiene que cederle de forma precipitada, como tendrán ocasión de comprobar quienes asistan físicamente a la exposición, los derechos sobre esa inscripción. La transacción, fechada el día 28 de julio le representa al conde ganar en ese mismo día la primera carrera estrenando los que serán desde momento en el futuro sus tradicionales colores verde y amarillo a rayas. También con esta misma yegua traspasará en mayo del siguiente año por primera vez victorioso la meta de la Zarzuela. Esos triunfos los hace  en manos del jockey Leforestier y teniendo como entrenador a Charles Forest.

En paralelo en ese mismo año 1940 se inicia como criador habilitando las instalaciones en una finca situada en Alcalá de Henares. En 1948 ampliará esa actividad al establecimiento donde su labor de criador quedará definitivamente asociada al nombre de Larzábal,  la yeguada situada en Oyarzun donde utilizará como primer semental a Hebecourt, el ganador del Gran Premio de Madrid de 1941 que adquiere al Conde de Romanones. Sus primeras yeguas de cría serán Karnac, Kantara, Princess Clara y la propia Palace Girl. Será la citada Karnac la que con su implicación en la cría para el Conde, le proporcione las primeras alegrías en esta faceta, pero no será hasta que transcurrido el lógico tiempo mínimo sus productos puedan entrar en la edad de disputar carreras. Esta circunstancia se cumple en 1944 cuando IRÁN (Hebecourt y Karnac) logra su principal victoria en el Nacional y también vence en el Jefatura de Cría Caballar, además de sobresalientes colocaciones; DARK TOKI unos meses antes, ganando el Cimera da la primera alegría clásica a Villapadierna; aunque en este caso se tratará de un ejemplar comprado a la Yeguada Militar que en la anterior temporada había vencido en el Critérium Nacional.

Tras un año sin especiales victorias 1946 representa la irrupción en escena de la famosa BARATÍSSIMA que haciendo contradictorio honor a su nombre le había costado al conde desembolsar 50.100 pesetas en la subasta que la SFCCE hacía de yearlings procedentes de Irlanda con objeto de incrementar el número de los participantes en las carreras españolas. Para lo que la organización, a fin de facilitar los trámites y desplazamientos mucho más dificultosos de lo que serían posteriormente, adquiría y compraba, como en este caso con buen ojo clínico, ejemplares que darían un destacado juego. La suma pagada por Villapadierna representó un record durante años, lo que no significó que por este caso se le tildara de despilfarrador, por cuanto esta hembra le reportó ganancias que superaron el doble de lo pagado obtenidas en el Martorell y Critérium Internacional y con 3 años en 1947 en el Gran Premio de Madrid y Villamejor, además del Nouvel An, y que en su posterior papel como reproductora produciría a Tourbar y tras el parto una fractura en el prado provocaría su temprana desaparición.

Las buenas relaciones que mantiene con principal propietario y criador francés, Marcel Boussac, primero le representan facilidades para poder mandar a cubrir sus yeguas con Tourbillon y posteriormente con su hijo Goya y además le brindan la oportunidad de ir incorporando paulatinamente a unas reproductoras que pasarán a quedar asociadas al sello que conjuntamente representan la cuadra y yeguada de Villapadierna. Las Still Water, Fair Quest, Toilet Set, Oreade, Atala y La Baroda y el consecuente número de nacimientos producidos, le llevarán a conseguir la estadística de propietarios, que hasta esa fecha no ha había logrado obtener, pese a contar con destacas aportaciones individuales, principalmente la de Baratíssima; tampoco con las que le aportaron posteriormente  TICO-TICO, que en 1948 gana el C.G. Franco; ni con TROPICANA, pese a obtener el Nacional en el año 1949 y sumar a sus ganancias las del Critérium Internacional que se adjudica PUMBA.

El resumen de este período en cuanto al equipo que ha llevado a Villapadierna hasta el punto desde el que materializará el asalto para erigirse en el principal propietario del lustro que ha de venir, el primordial, lo encuentra en George Higson que ha sido su preparador desde los inicios y que con anterioridad ha logrado situarse dos veces en lo más alto de su escalafón profesional. El jinete más referencial en esa etapa será Carlos Díez con 6 montas ganadoras de entre las que se han citado, con la aportación de Vicente Chavarrías que contribuye con dos de ellas. La primera la muy significativa sobre Dark Toki que abre la cuenta de la cuadra y la posterior en el Nacional con Tropicana. A Perelli corresponde la de Irak.

Revisando el capítulo de las mejores carreras ganadas durante 1950 únicamente se contabiliza la del Cimera, que a instancias de DON JAPAN cae del lado de los verdiamarillos. Sin embargo y como consecuencia del desplome que como propietario sufre la Yeguada Militar que ha venido siendo hasta entonces la campeona vigente, a lo que se une que el resto de los propietarios en liza por este entorchado se reparten los premios en porciones muy parecidas; apenas 16.000 pesetas separan al primero del tercero. La consecuencia es que Villapadierna, fruto de esta concatenación de circunstancias, ve inclinar por primera a su favor la estadística de este año.

No cambie en apariencia mucho las cosas en 1951 pues solamente SAD PRINCE que obtiene el Nacional y PUMBA que logra conquistar en el Corpa otra prueba de relieve; que también es aunque en menor medida el Jefatura que también consigue, + Sin embargo el creciente número de caballos que van integrándose en su cuadra, consecuencia de los nacimientos que en Arizábalo se van gestando propician, esta vez sí, una clara ventaja para la cuadra que le llevan a liderar una estadística que gracias a lo todo ello obtiene por segunda vez. Carlos Díez con el triunfo de Pumba reseñado alcanza la cifra de 9 grandes premios montados con éxito para Villapadierna lo que representa una cifra que sitúa el listón donde no será alcanzada posteriormente por ningún otro jockey.

Los triunfos importantes siguen llegando pero en reducida cantidad. Será GOMÁ el único que se lo proporcione pero lo hace en todo un Gran Premio de Madrid, con Victoriano Jiménez en la silla. Suficiente como para repetir un triunfo en la estadística que le resulta cómodo. También es el año en que a instancias principalmente de Villapadierna, se instaura con su nombre el derby español. Al que colabora económicamente en esos años de su puesta en marcha con el patrocinio de la mitad de los premios.

Similar a la anterior resulta la campaña del 53 con el incombustible PUMBA erigido en baluarte de la cuadra: Corpa y C.G. Franco engrosan su historial conjuntamente con el de Ponciano Polo que es quien ahora le conduce. Se repite estadística, la cuarta, pero la diferencia se estrecha porque ha irrumpido con fuerza en la pista la cuadra Beamonte.

Para el 54 se produce una renovación en los nombres de sus ejemplares punteros en la defensa al más alto nivel la suerte de la cuadra. TOURBAR, un 4 años por Tourbillon y Baratíssima (infortunadamente su único hijo) gana las mismas carreras que Pumba en el año anterior: Corpa y C.G. Franco. TOURAGUA contribuye logrando el Villamejor. Ponciano montando en las tres victoriosas salidas completa con hasta 5 su casillero con la cuadra. Dona Fly también realiza alguna aportación de interés. Este bagaje resulta suficiente para encabezar nuevamente la lista de propietarios.

Arranca bien para la cuadra la primavera del 55 con triunfos de TBESSA en el Cimera y sobre todo con el de TOURAGUA en el Gran Premio de Madrid, respectivamente guiados  por P. Hernández y G. Chancellier. Con Higson como inamovible preparador de la cuadra en todo este período iniciado en 1941. Aunque el año terminará tras 5 ininterrumpidos, con la pérdida de la hegemonía que le es arrebata por Ramón Beamonte.

Como en cualquier actividad la suerte juega su papel y en las carreras ese factor está más a la orden del día. La pérdida de Baratíssima representó infortunado hecho. Tampoco las decisiones pueden ser siempre las idóneas. Villapadierna se desprendió de La Baroda tras quedar vacía y ya en manos de Blasco éste obtendría de ella a su emblemático Sultán El Yago. Tampoco disponemos de información del porque la yegua Turandot II que es por Still Water, madre de su propiedad y que entre los años 50 y 51 consigue cinco grandes premios, no los suma portando su chaquetilla. Años después parecida situación a las descritas se le pudo presentar respecto a Terborch, el hijo de Tbessa que fue múltiple ganador de premios importantes.

Durante  los tres años que van de 1956 al 58 decae su presencia en las carreras españolas manteniéndose activo en las francesas. Al parecer debido a desencuentros con las autoridades que regulan las carreras en España. Con su caballo VAMOS saldrá del ostracismo en 1959 logrando Cimera y Nacional a los que viene a montar en sendas actuaciones el jinete francés Larre. El preparador sigue siendo George Higson que con estas carreras alcanza los 21 triunfos en las pruebas que están consideradas como principal referente de nuestro calendario. Tras este puntual éxito nuevamente se abre un paréntesis, que en esta ocasión se alargará durante cuatro años.

PONGO encarnará en 1964 al heraldo que anuncia su retorno, materializado cuando traspasa en primer lugar con la monta de Adolfo Barderas la meta del Cimera. Para preparar su cuadra ficha a Jesús Méndez, nada menos que al campeón de su gremio en las seis recientes estadísticas; aunque la de ese año y ya con él,  no la gane. Para el siguiente cambio completo del guion: su generación de 2 años barre para casa casi todas las citas sobresalientes que jalonan el calendario de precocidad. Martorell y Gran Criterium inauguran el historial de RELTAJ, en tanto que el Critérium Internacional adornará el de ENKI. Román Martín por dos veces y Simón Figueroa serán los encargados de culminar esas misiones.

En el 1965 hay renuevo generacional para los jóvenes y el Martorell cae dominado por  LA SCANDALOSSA. Mientras que la otra joya que representa el Criterium Internacional tiene en PONGO su adjudicatario. Como caballo clásico RELTAJ hace un verdadero alarde alargando en centenares de metros su distancia óptima para coronarse, tras controvertido distanciamiento de por medio, en el Gran Premio de Madrid y ya con todos los merecimientos, en el Villamejor. En suma cuatro señalados triunfos y con ellos la mejor marca que Villapadierna logra en una temporada. En tres ocasiones lo hará para sus colores José Antonio Borrego con Román completando Román el restante con la hembra. El cajón más alto del pódium de propietarios vuelve a llevar escrito su nombre y tanto Méndez como Román reverdecen esos mismos laureles en lo que respecta a sus profesiones.

La siguiente temporada del 67 también resulta gratificante en cuanto a éxitos. El bastión precoz lo enarbola SNOBÍSSIMO conquistando para la cuadra el tercer Martorell consecutivo y LA SCANDALOSSA pugna por ser el elemento clásico anotando en su debe Valderas  y Beamonte-Oaks. La responsabilidad entre los ejemplares de edad la toma ENKI coronando primero la meta del Corpa. Nuevamente cuatro victorias del máximo relieve y una nueva estadística sumada superando al eterno rival; la Yeguada Ipintza de Beamonte.  La renovación de títulos resulta extensible a Méndez y Román aunque  para el jockey sólo es el de Snobíssimo, Pues Borrego acapara los otros tres.

La cosecha del 68 no parece destacable; aunque si significativa porque Villapadierna logra por primera y única vez ganar la carrera que lleva su nombre. La emotiva victoria es gracias a DONAGUA, con ella Borrego completa 7 triunfos para estos colores. Aunque el triunfo logrado pueda no parecer bastante, la suerte de la estadística vuelve a recaer nuevamente sobre los mismos tres protagonistas anteriores.

Aparenta ser mejor la temporada del 69 con PRIMA DONNA alzándose con los honores que para una hembra puede representar ganar el Gran Critérium. El segundo Oaks consecutivo lo materializa KATIMBA y para DONAGUA es la victoria en el C.G. Franco. Un nuevo jockey toma la responsabilidad de conducir a los tres citados en esas carreras y su identidad se corresponde con la de Claudio Carudel. Por una victoria será para él, en detrimento de Román, la estadística en ese año. Méndez, en cambio, acierta a repetirla. Para Villapadierna es la tercera plaza, tras Beamonte y Rosales.

La temporada del 70 significa un verdadero recital para DONAGUA que se fotografía por delante de los rivales en el Corpa, C.G. Franco y Copa de Oro y lleva hasta 5 las victorias para un solo caballo de esta cuadra en las pruebas de mayor rango de nuestro calendario que estamos barajando. Hito histórico máximo entre todos los ejemplares portadores de la chaquetilla de rayas verdinegras. Para Carudel son los méritos compartidos en estos triunfos. Aunque lo verdaderamente meritorio es que con ellos Villapadierna alcanza una nueva estadística que situará en un total de 9 las logradas. Para ello es necesario que el 3 años IFNIRI añada el broche que supone la conquista por quinta ocasión del Gran Premio de Madrid.

Las dos siguientes temporadas del 71 y 72 coinciden en la prometedora circunstancia de contar en su patio con los dos ganadores del Gran Critérium, circunstancia que siempre debe hacer concebir fundadas esperanzas. Pero la realidad es que ni SCANDALO, ni JABIBA demostrarán capacidad para dar más amplitud a estos triunfos y es que el imperio de la Cuadra Rosales ha venido puntual a su toma de posesión.

De resultas de tales fallidas esperanzas y de que ningún otro ejemplar logra oponerse al poderío que la familia Blasco pondrá de manifiesto, transcurrirán unos años oscuros para sus colores que tienen toda la apariencia de ser definitivos. Sin embargo cuando cuatro años después la historia de la cuadra parece llegada a la conclusión y lista para ser escrita, un buen día de finales de junio un caballo que por nombre tiene  el de RHEFFÍSSIMO se dispone a completar el probablemente más glorioso capítulo de la cuadra.

Su propietario y hacedor, más que criador, que también, describió en varias ocasiones el proceso que le llevó a plasmar la inapropiada conjetura de cruzar fondo con fondo. Pese a no llegar a correr y tener una Villapadierna mantenía entre sus reproductoras a la madre del alazán, La Sanctíssima, que antes de ponerle nombre ya debía de mostrar un carácter próximo al endiablado, según declaraciones de su criador. Lo que posteriormente tuvo equiparación con su mala salud. Todas esas “virtudes, no se sabe si heredadas de sus progenitores Sanctus o Raiwa, llevaron a Villapadierna a planificarle un cruce de corte y confección a la medida. Y para este concurso el Conde sacó de su bombín un nombre: el de Rheffic.

El invento de hecho resultó muy bien; o no tanto si juzgamos que la salud y el físico de RHEFFÍSSIMO no tuvieron a positivo corrección apreciable. Hasta el punto fue así que su propietario lo tuvo en venta por 350.000 pesetas y nadie dio el paso de animarse a comprarlo. La suerte quiso con ello venir a jugar en favor de Pepe Villapadierna, que no lo debutará hasta el mes de mayo de sus 3 años y de seguido, corre en el Camel antes de participar en el Gran Premio de Madrid, con una probabilidad muy escasa a tenor de la probabilidad que los pronosticadores le otorgan. Ello, pese a portar el volador peso de 46 kilos y contar por cómodas victorias sus dos compromisos previos. La historia es conocida. RHEFFÏSSIMO gana la magna prueba poniéndose en cabeza al poco de entrar en la segunda curva y en la recta con el peso pluma de Paquito Rodríguez despega de sus rivales y alcanza la meta en ganador y sin amenazas que le inquieten.

Los efectos del esfuerzo son evidentes para el caballo pero el próximo compromiso natural está marcado en la Copa de Oro y allí parte para enfrentarse a Red Regent, un rival de talla avalado con un timeform 127 que le obliga a él y a Román que lo monta, a realizar un enorme esfuerzo para enjugar la diferencia que su rival le venía sacando en la recta. La llegada quedó considerada como la más memorable en la historia de la prueba y la valía del ganador a salvo ya de cualquier duda. El Villamejor y el Memorial serán sus siguientes retos que resuelve con facilidad montado por Paulino García y Román Martín. Seis salidas a 3 años en España que concluyen con RHEFFÍSSÍSIMO invicto en todas ellas. El propio Conde asevera este hecho declarando: “No solo es el mejor caballo que he tenido, sino que es el mejor que he visto correr en España después de la guerra” Para terminar con otra autorizada opinión manifestada por Claudio Carudel respecto a Villapadierna, lo describió como “el propietario con mayores conocimientos hípicos de todos para cuantos trabajó” Sólo resta decir: amen.

Este es el mejor colofón que la trayectoria de Villapadierna podía tener tras 35 años de hipódromo en los que 9 ganó la estadística y en donde vio triunfar a sus caballos hasta en 48 grandes premios, de los que 26 fueron formando tándem con Jesús Méndez y 6 de entre la totalidad fueron logrados en coincidencia con el inigualable marco del Gran Premio de Madrid.

Pero con ser todo este legado importante no se puede evitar la nostalgia de lo que pudo haber sido si la cría en España hubiese transcurrido en las condiciones de normalidad lógicas que hubiera cabido esperar, pero que no se dio en el período de 1995 a 2005, si la influencia de las sangres traídas por Villapadierna y también las de Beamonte, por citar sólo las de más antigua implantación, siguieran vivas en la justa medida que unas y otras lo hubieran merecido por sus resultados y los nombres que hemos estado citando perviviesen por los rincones de los pedigrís y fuesen reconocibles sus bondades evocables con la  sola lectura de sus nombres. Salvando las muchas distancias, como supieron alcanzar los alemanes y que en España habría podido intentarse cuando en los años 90 alcanzamos un censo de 1.000 yeguas de cría y existiendo en esa cifra un significativo porcentaje de líneas autóctonas adaptadas a nuestro suelo, a nuestro clima y reconocibles en sus características. Con su merma no sólo se perdieron las mejoras que Villapadierna había invertido para beneficio de todos.

Texto de Francisco Salas que complementa la exposición preparada desde la Biblioteca Miguel Ángel Ribera y que se ofrece en el Museo Torroja, con ocasión del día de la celebración del Premio VILLAPADIERNA.

Ramón Beamonte (Madrid, 1899 –1978) Era ingeniero de caminos de profesión y propietario de una de las destacadas empresas constructoras española y efectuó obras del calibre del aeropuerto de Barajas, diversos hospitales para la Seguridad Social, fábricas para Coca-Cola, El Águila y también la construcción de diversas cuadras que hubo que ir ampliando en el hipódromo, además de los dos bloques de viviendas que fueron destinadas para los profesionales en Aravaca.

Casado con Carola de Cominges, tuvieron siete hijos de los cuales fue Manuel Beamonte de Cominges el que destacó como mantenedor de la gran afición que tuvo su padre. En el hipódromo comenzó gracias a que un día acudió junto con unos amigos a los que llevó José María Cavanillas Prosper, director de la Yeguada Militar de Lore-Toki. Tras un tiempo como aficionado de a pie en 1950 decide dar el paso de comprar caballos y adquiere tres yearlings al conde de Villapadierna; hembras todas. Desde el principio Beamonte siempre tuvo como objetivo recalar en la crianza y quizá por ello su compra se ciñó exclusivamente a hembras. Las tres fueron pronto ganadoras: Churrasquita y Miss Dior ganaban en 1951 con dos años. La primera fue la que más destacó logrando 5 victorias, entre ellas el Handicap para los 3 años y fue 3ª del Cimera. Hebekar también conseguiría ganar a la edad de tres. Aunque sólo esta última pasaría a ejercer como reproductora. También comprará a Macareo y Trianera y en Francia, le adquiere a Marcel Bousssac el 6 años Djebelilla. Con estos tres últimos gana ya otras tantas carreras en las dos primeras jornadas que abren la temporada. A todos los monta Vicente Chavarrías. La primera como propietario la consigue Macareo el 11 de marzo y será también este ejemplar quien le proporcione la primera carrera importante ganando el C.G. Franco. En ese mismo año para incrementar el número de sus corredores futuros también concurre y compra yearlings en la subasta de la Yeguada Militar.

Hoy puede parecer increíble pero la realidad es que en calendario de las carreras españolas de aquel momento todavía no existía una prueba que por sus condiciones pudiera tener el reconocimiento y el rango clásico que representan los Oaks y esa misma carencia llegaba al punto de producirse en el caso del Derby. Por más que el Nacional tratase de cubrir tales ausencias en esa carrera todos los importados, por no poderla correr, quedaban impedidos de alcanzar los supremos honores que representan obtener tales triunfos.

Desde 1952 quedó rectificada en el Programa de Carreras tan aparatosa laguna pero para ello fue necesario que Ramón Beamonte, recién llegado como propietario al hipódromo, costeara la mitad de las dotaciones económicas que se distribuyeron en una serie de ediciones de esa concreta carrera que desde entonces, justamente, conocemos como Premio Beamonte o alternativamente, como Oaks Español. En ella vendrían desde entonces a participar todas las hembras de la generación ajustándose al modelo inglés, compitiendo en igualdad de peso por ser las mejores sobre los clásicos 2400 metros. Gesto solidario que tuvo hermanada réplica en el realizado por Villapadierna respecto a dar carta de naturaleza al primer Derby Español. Ambas pruebas respetarían las normas elementales que internacionalmente definen su prototipo.

Pero volviendo a la secuencia de sus compras, éstas certificaban lo ambicioso de su proyecto al que vendría sumado el hecho de que tan solo dos años después de comenzado todo, adquiera en 1953 una extensión de 24 hectáreas de terreno en la falda del monte Jaizquibel, en un término próximo a Lezo conocido como Caserío de Ipintza. Nombre que Beamonte decidió respetar, adoptándolo primero como denominación para su establecimiento de cría y también, años después, como denominación para su cuadra. El arquitecto que desarrolló este proyecto fue Luis Gutiérrez Palacio, el mismo que realizó el Aeropuerto de Barajas. En buena medida incorporó a su yeguada elementos e instrumental de tecnología adecuada para su tiempo que todavía no eran de uso común en España. Fue precisamente el citado Djebelilla el primer semental que ejerció esas funciones en Ipintza; aunque por su constitución, modelo y la genética muy en boga que portaba (línea Djebel-Tourbillon) fue pronto reubicado en Francia.

Muy rápidamente, en 1951, adquiere un plantel de cuatro prometedoras yeguas Montaria, It, Nafila y Dulcinee procedentes de haras tan prestigiosos como los de Marcel Boussac, el Aga Khan o Paul Duboscq. Al año siguiente compra a Just Award (de Lambourn Stud), Trucial, Raita (de Lady Portal), Cambria (de Strassburger) y Castswitch comprada en Tattersalls. Inicialmente estos  lotes tuvieron que alojarse en la Yeguada Arizabalo hasta que las obras de acondicionamiento de Ipintza pudieron completarse.

En 1954 incorpora a Dulce (P. Duboscq) y Sunda, que fue entre todas la que le proporcionó el mejor rendimiento (Wildsun, Faraón y las a su vez reproductoras Sunnide, Sura y Shalimar III). La yegua era propiedad de J.R. Strassburger que tras varias tentativas de compra hechas personalmente por Beamonte y resultando todas declinadas, preparó todo un dispositivo estratégico para lograr el perseguido fin y con el contrato ya rellenado y sólo a falta de firmas, se propuso coincidir en Deauville para cenar con su propietario, sabiendo que por los hábitos de aquél, la reunión tendría espirituosa prolongación. El resultado fue que el pago fue satisfecho, la firma fue estampada y el transportista convenientemente alertado previamente, embarcó muy de mañana con premura a la reproductora rumbo al destino marcado por Beamonte, desde pocas horas antes su nuevo propietario y para el que dos años después produciría a Wildsun.

En el 55 adquiere a Karelika (Haras d’Etreham), Folk Song y Koraba. Manteniendo algunas de las citadas en las instalaciones del Haras citado. Para ellas, aparte de sus sementales propios de cada momento, utilizará para cubrirlas a estabulados en Francia de la relevancia de Vieux Manoir, Whirlaway, Wild Riks, Sunny Boy o Nearula entre otros, que le proporcionaron excelentes ejemplares para defender sus colores con la brillantez que pusieron de manifiesto.

Su primera victoria en Francia se produce en 1955 y al siguiente año Arabian conquista todo un Saint-Leger para su cuadra. Éxito que dos años después supera con Tamanar venciendo en el premio Jockey Club, también reconocido como Derby Francés,  despertando con esta impresionante irrupción que representaban estos dos clásicos obtenidos de manera casi consecutiva en territorio galo, una gran atención y curiosidad hacia sí, que también acrecentaba el hecho de su condición de propietario español y superaba el listón de lo conseguido antes en el extranjero por el conde de la Cimera o el marqués de San Miguel.

El enorme salto de calidad que Arabian había dado para la cuadra en Francia, se ve contagiosamente secundado en las carreras españolas durante 1956 con la llegada a la edad clásica de los nacimientos del 53: Con CAPELÁN obteniendo el Gran Premio de Madrid y en el G.P. de los 3 años, GYN conquistando el Nacional; CANELA haciendo lo propio en el Beamonte-Oaks. Los viejos también se suman a la fiesta con WHIRLY imponiéndose en el G.P. de San Sebastián; ROCKY venciendo en el Corpa y PUSIYA capturando el CG Franco. Estos 8 triunfos  en carreras de primer nivel permiten a los blanquiverdes liderar la estadística de propietarios con muy amplio margen, reditando así la primera conseguida el año anterior y afianzando un dominio que se prolongará de forma consecutiva hasta 1962, enlazando con ello ocho estadísticas sucesivas.

No serán tan destacados sus resultados en el 57 pero los triunfos de su precoz KYMRIS venciendo en el Critérium Internacional y en el Gran Critérium y de los veteranos CAPELÁN en la Competición Francia-España y WHIRLY y su hermana, la clásica MENARA en el Villamejor, con las colaboraciones necesarias de Perelli (2) y C. Díez (2) y A. Díez (1) en esos 5 triunfos, sitúan nuevamente a su cuadra en la cúspide de los propietarios y su entrenador por segunda vez, en la cima de la suya.

Hasta  mediada la temporada de 1958 todos los triunfos serán teniendo a Federico García como entrenador y con él la mayoría de las 21 montas victoriosas en grandes premios irán de la mano de José Perelli (11); aunque también Carlos Díez (6) aportará triunfos para la cuadra y así se reparten durante la primavera de ese año sendas montas victoriosas con DYUR en el Cimera y MANSOUR en el Nacional. Pero un caso de positivo imputado al preparador le hace a Beamonte tomar la decisión de poner su cuadra en manos de Jesús Méndez y con esté preparador, que coincide en ser el mismo que tiene Villapadierna,  permanecerán ya sus caballos durante toda su trayectoria futura. Méndez completa este año en el que gana su primera estadística venciendo con EDNA en el Villamejor con la monta de Antonio Balcones en tanto que DYUR ahora con su nuevo entrenador amplía su historial conquistando con monta Perelli el Duque de Toledo.

Inicia Méndez en el 59 la nueva etapa salvándola gracias al que según el decir de algunas voces autorizadas, fue el mejor caballo que tuvo la cuadra en España y que identifican con un WILDSUN que saldrá triunfante del Derby y del Gran Premio de Madrid formando tándem con el recién llegado jinete francés Claude Carudel, que logrará ya en este año su primera estadística y además conduce también a un prometedor NEMBUTAL que gana el Martorell y que representará la esperanza de la cuadra para el año próximo. Completando DYUR la no muy nutrida cifra de victorias en carreras sobresalientes al  sumar otro Duque de Toledo al que nuevamente vuelve a montar Perelli.

Pero la cosecha de numerosos triunfos retorna en la campaña de 1960 logrando alcanzar los 7. Todos conseguidos por Carudel, el jockey emergente del momento. Los clásicos vuelven a funcionar perfectamente. TOKARA no deja casi nada a las de su género, llevándose Valderas y Beamonte-Oaks; NEMBUTAL hace lo propio entre los machos anotándose Derby y después el Gran Premio de Madrid y la Competición Francia-España; RAIWA riza el rizo de lo conseguido por los de la generación que visten esta chaquetilla siendo primera del Villamejor. WILDSUN se mantiene sumando un año más, en esta ocasión anotando el Corpa. Las tres estadísticas en litigio caen en manos de los integrantes del equipo.

No menos brillante resulta la campaña del 61. FOLIE iguala lo conseguido el año anterior por Tokara, venciendo en el Valderas y Beamonte-Oaks y lo mejora obteniendo el Duque de Toledo. VIK se destapa como clásico anotándose el Gran Premio de San Sebastián y seguidamente el Villamejor y NERTAL se hace con el Cimera. Entre los mayores de la cuadra, WORLD gana la edición del Corpa de ese año y todos esos laureles son acaparados nuevamente con Carudel situado sobre sus sillas y las estadísticas repiten los mismos tres protagonistas victoriosos del año anterior.

Para 1962 Beamonte vuelve a tener una clásica de guardia que responde al nombre de TOKARA que con Carudel se adjudica los Valderas y Beamonte-Oaks de rigor y engasta en ese anillo como tercera perla el Villamejor. Un nuevo defensor blanquiverde que atiende por ATURUXO irrumpirá con fuerza en el escenario clásico dejando su impronta victoriosa reflejada en el Cimera y Nacional. La novedad radica en que a sus lomos cabalga un joven jinete español, de nombre Román Martín, que también monta sobre ANGKOR en el Corpa y que además sobrepasará victorioso con NERTAL, la meta del Gran Premio de Madrid para después, volviendo a manos de Carudel, ganar la Competición Francia-España y de seguido, ampliar con el Memorial Duque de Toledo. Con ese broche a la temporada Beamonte establecerá su personal récord ganando hasta nueve carreras importantes en un mismo año. En cambio para para Claudio esta victoria coincidirá con su último triunfo grande para esta chaquetilla, de una serie que resultará insuperada y dejará establecida para siempre en 19. Por contra verá arrebatada la estadística a manos de Román, el rival con el que ese año ha compartido las montas de la cuadra y al que Beamonte prefiere fichar en detrimento de Carudel porque Román puede montar a 48 kilos en lugar de los 52 a lo que lo hace regularmente Claudio. Los otros dos entorchados anuales en juego coronan las mismas cabezas que en el año anterior, que por  octava vez consecutiva descansará sobre la de su propietario, Ramón Beamonte.

Tras el mejor año vivido por la cuadra, en 1963 Beamonte toma la decisión de cambiar el nombre de su cuadra y adopta el de Yeguada Ipintza, medida tomada tras el cercano fallecimiento de su madre, pues en esta circunstancia no le parece adecuado seguir participando con toda normalidad y bajo su nombre en lo que, como son las carreras, constituye una celebración. En cualquier caso el empuje arrollador mostrado hasta ese momento decrece  visiblemente. Lo que le significará caer por exigua diferencia a la segunda posición de la estadística; superado por la pujante cuadra Dos Estrellas y ello pese a que el año no había comenzado mal. Con ATURUXO imponiéndose en el Nacional y NERTAL venciendo primero en el C.G. Franco y preparando el camino del triunfo que por segunda vez alcanzará en el Gran Premio de Madrid y con ésta, ahora a los 5 años, la sexta victoria importante de su vida; la más alta alcanzada nunca por cualquier otro caballo que portase aquellos colores que seguían siendo los tradicionales verdiblancos.

Sin ninguna victoria especialmente relevante transcurre la temporada del 64 donde pese a ello, sólo pierde una posición en la estadística al descender hasta la tercera plaza. Más drástica será la caída en el 65 donde recala en la decimotercera, que por tercer año consecutivo aparece liderada por la cuadra Dos Estrellas. Recupera posiciones en la del 66 escalando hasta el tercer puesto, pero su cifra de grandes premios se ha quedado estancada en las 53 desde la victoria conseguida por Nertal en el Gran Premio de 1963.

FERIAL vendrá a romper la prolongada mala racha que han estado sufriendo los corredores de su cuadra. Para ello superará en una cerradísima llegada y en condiciones muy favorables de peso a los líderes de la generación, La Scandalossa y Maspalomas con ocasión de la disputa en 1967 del Villamejor. Con ese nuevo triunfo largamente esperado, Beamonte será la primera vez que logre ganar hasta seis veces una misma carrera importante, tope que igualará posteriormente en otras varias pruebas, que con esa sola carrera destacada le reportará el verse aupado hasta la segunda plaza entre los propietarios.

La generación que cumple los 3 años en 1968 propiciará un renacimiento de la cuadra que encarnarán WILTI, ganando para ella su sexto Nacional y ADAR II, que también sitúa en seis los triunfos conseguidos en el Cimera y que acompaña con otra destacada victoria imponiéndose en el Gran Premio de San Sebastián y que favorecen el que Beamonte repita en el segundo escalafón de propietarios, en el que como los dos años anteriores exhibe jerarquía Villapadierna. A la recuperación lograda contribuirán nuevamente sus fieles Jesús Méndez y Román Martín, aportación que les sirve para inclinar a su favor la suerte de sus respectivas estadísticas anuales.

La recuperación apuntada tiene victoriosa culminación en la siguiente temporada del 69, donde con la específica contribución de ARAY ganando primero el Gran Premio de Madrid, la prueba de mayor peso económico de nuestro calendario, que conquista por sexta vez para sus colores y que el caballo después consolida en el Memorial Duque de Toledo y que a Ramón Beamonte le sirven para obtener la novena estadística de su fecunda trayectoria en la historia de nuestras carreras.

ARAY volverá a ganar el Memorial Duque de Toledo al año siguiente doblando victoria en ella como lo antes lo hiciera Dyur, los únicos dos casos en lograrlo hasta entonces en el historial de la prueba. Contribuciones que llevan a Beamonte a conseguir igualar el listón con una quinta prueba entre las más notables ganada por sexta ocasión. Aunque no resulte suficiente más que para situarlo en mejor puesto que el cuarto en el ranking de 1970.

De ahí hasta 1972 en que lo hace el veterano WILTI en el C.G. Franco, no se amplía su relación de éxitos. Más prolongado será el intervalo hasta que se produzca el siguiente, cuando participando como Ramón Beamonte, lo que viene haciendo desde 1974, tendrá lugar cuatro años después en esa misma carrera cuando TAKIR, al que, cómo no, sigue preparando para la cuadra Jesús Méndez, conducido por Román, ponen juntos epílogo a un capítulo triunfal que ha le representado a su propietario conseguir 62 grandes pruebas españolas durante un periodo de 26 años que concluirán en este 1976 coincidiendo con la sexta prueba en que consigue integrarse en su palmarés por reiterada sexta vez. Circunstancia que puede resultar demostrativa de que no tuvo preferencias por ganar ningún premio en especial de los de su época y que quizá por ello logró ganarlos todos en alguna ocasión.

Su última victoria la obtiene el 17 de julio de 1977 en el premio Munibe con el 2 años QUILT montado por Mariano Hernández y en la preparación de Méndez. Sus colores saldrán por última vez a la pista en una carrera el 20 de noviembre de ese mismo año cuando Therlia corre el Juan García Cruz, una prueba de gentleman en la que le monta Enrique José Romera.

El fallecimiento de quien durante 27 años tan ingente aportación hiciera en pro del desarrollo del turf español, se produce el 24 de mayo del siguiente año. A su faceta de propietario une la tan igualmente meritoria de criador, pues si 62 fueron las carreras importantes ganadas como propietario, 42 las consiguieron 20 caballos considerados ejemplares procedentes de su cría nacional procedente de Yeguada Ipintza. De los 12 restantes que contribuyeron a totalizar sus 62 triunfos, KYMRIS, WILDSUN, RAIWA, VIK  y WORLD respectivamente hijos de “sus” madres Koraba, Sunda, Raita, Karelika y Dulce, que oficialmente tuvieron en el sentido estricto consideración de importados por estar cubriéndose normalmente en el exterior le tienen a él como criador y son en su mayoría de madres que compatibilizaron su estancia francesa con la española en Ipintza. Las 8 victorias que estos le proporcionaron sitúan en 50 sobre las 62, un 80 por ciento de sus cuantiosos triunfos totales fue producto de su dedicación y recursos puestos al servicio de la cría nacional. Mirando su aportación desde la perspectiva de criador, Beamonte tuvo el gran mérito añadido de contribuir con grandes éxitos al desarrollo de la cría nacional que ya han sido, por evidentes, sobradamente reconocidos en su faceta como propietario. Tras su desaparición parte apreciable de sus efectivos serían adquiridos por la cuadra Asturias donde continuaron dando testimonio en el tiempo del importante legado que su proyecto representó.

Texto de Francisco Salas que complementa la exposición preparada desde la Biblioteca Miguel Ángel Ribera y que se ofrece en el Museo Torroja, con ocasión del día de la celebración del Premio BEAMONTE.

Valentín, Mariano de la Visitación, Juan Bautista, Ramón, Modesto, Menéndez y San Juan, V Conde de la Cimera, nació en el distrito madrileño de Buenavista el 2 de julio de 1874. En 1903 obtiene, proveniente de su tío, el título por el que siempre le hemos conocido y nombrado.

Entre los diversos cargos y responsabilidades que detentó a lo largo de sus 70 años de vida, estuvo el ser miembro fundador en noviembre de 1912 del Comité Olímpico Español.  Adscrito políticamente al partido liberal-conservador, entre 1914 y 1915 desempeña el cargo de senador en las Cortes de la Restauración por la provincia de Huelva. Fue presidente del Patronato Nacional de Turismo desde el 4 de julio de 1930 hasta la proclamación de la Segunda República, un año después. También fue mayordomo de Alfonso XIII, caballero de la orden de Calatrava y maestrante de la de Zaragoza.

Su cuadra sale por primera vez a la pista en 1911 y gana su primera carrera importante en 1912, venciendo en el Nacional precisamente con Madras II, el caballo de su debut. En 1913 con el importado Orphin también obtiene destacadas victorias. Los colores marrón con lunares y gorra blanca no los utilizará hasta la temporada de primavera de 1915.

Sin embargo su leyenda empieza a escribirse, si atendemos a lo relatado en el libro de Jaime Fuentecilla, cuando un indeterminado día de verano de 1918 Jean Stern, importante propietario francés participante en las carreras celebradas en el hipódromo construido dos años antes en Lasarte, que han promovido el rey Alfonso XIII y George Marquet como alternativa a la suspensión de las carreras en Francia motivada por la primera Guerra Mundial.

Este súbdito francés, que suma a su afición por las carreras otra de carácter más indomable por los juegos de casino, se dispone a salir del de San Sebastián tras una sesión de ruleta de negra y aciaga suerte, que tardará varios años en llegar a imaginarse en sus total repercusión y en lo prolongada que resultará. Vendrá a coincidir en la entrada de ese establecimiento con Cimera, que tenía ese recinto, más como un lugar de encuentro social donde poder conversar con sus múltiples amistades. En ese casual encuentro Stern le plantea, en una oferta que en ese escenario es fácil de adivinar cargada de sobrevenidas urgencias, venderle un lote de caballos, en número no inferior a seis ejemplares. En Conde le pide un margen de tiempo para consultar la compra con su amigo el marqués de Martorell. La operación se cerrará de manera fulminante. La cifra pagada que trasciende es de 125.000 francos, constituyéndose en prácticamente un regalo para la recién creada asociación Cimera-Martorell, si se considera la trascendencia de lo que ganó para esa cuadra un solo ejemplar de los implicados en esa venta.

Nouvel An, que recién debutado viene de ganar cómodamente con tres años en San Sebastián de 3 cuerpos para Stern, corre 5 días después para sus nuevos propietarios, no logrando vencer en ésta ni en la siguiente. Si lo hará a la tercera para sus nuevos colores, iniciando una impresionante cadena de éxitos que le llevará a contabilizar 26 triunfos en España y el mérito de ser el caballo que por primera vez alcanza los tres triunfos en el emblemático Gran Premio de Madrid. Su campaña de 6 años la completa en Francia donde suma otras 3 victorias, entre ellas el importante Prix Kergolay, además de ser tercero en el Gran Prix de Deauville.

Merece los honores de ser incorporado como semental al haras en Francia, aunque su papel no tendrá la brillantez que sus resultados alcanzados en la competición. En consecuencia a su palmarés quedará reconocido como un caballo de leyenda para nuestras carreras, que con la dificultad que existe para comparar caballos de distintas épocas, está entre los aspirantes a poder ser considerado el mejor de todos los tiempos de cuantos han corrido en España. Otros integrantes de aquel lote comprado serían Choix de Roi, que ganará para sus propietarios el Gran Premio de Barcelona; Consul, vencedor en la Copa de la Reina; Fil d’Ecosse; Rastignac; La Glorieuse, ganadora del Omnium de San Sebastián y en la Yeguada Juenga, madre de La Magdalena y La Doriguilla, ganadoras respectivamente en 24 y 14 ocasiones.

En lo que relativo a la condición de Cimera como criador que ahora hemos apuntado, sus comienzos se basan también en la compra de un lote de conjunto, como hiciera con Stern. En este caso realizada al famoso propietario americano W.K. Vanderbilt, entusiasta participante en aquellas temporadas. Entre los ejemplares que adquiridos estaban las ganadoras Dolonnor y Nordre, luego madre para Cimera de 4 ganadores por encima de 12 victorias cada uno, amen la 2 años Augusta, posteriormente madre de Atlántida. Inicialmente situará sus primeros purasangres en Aranjuez pero en 1918 con la intención de hacer posible su sueño de ganar nuestras principales carreras con ejemplares nacidos y criados en España, adquiere la finca de Juenga, en el término cántabro de Guarnizo y allí van destinadas seis de las hembras compradas a Vanderbilt, que  junto al semental Billycock quedan estabulados en ese establecimiento bajo la supervisión del mejicano Amor de Ferreirá.

Curiosamente y contra lo que pueda creerse, Cimera hizo siempre gran economía de medios en sus inversiones en su cabaña de reproductoras, con lo que demostró, a tenor de los resultados obtenidos, un ojo clínico extraordinario que perfectamente puede hacerse extensivo en el caso los sementales Larrikin y Prémontré. Allí se irán  produciendo los primeros nacimientos, a los que seguirán en una incesante sucesión plena de éxito, los Colindres, Atlántida, Cap Polonio, Montecasino, Frascati, Penagos, Merate, Lightfoot, La Doriguilla, La Magdalena, Mademoiselle de Juenga como los más destacados de una larga relación.

Resultados no esperables por algunos, según declaraciones recogidas en una entrevista en 1930 al entrenador de su cuadra George Flatman, desvelando que no pocos de los interesados en criar también en esos prados, tras visitar la yeguada hicieron un vaticinio desfavorable, alardeando de un ojo clínico envidiable, como el que le manifestó un propietario amigo “Querido Valentín… acabo de visitar Juenga y me ha encantado la jaula; pero no los pájaros” Los sementales, se irían incorporando sucesivamente. Primero Billycock, al poco Larrikin y después Prémontré, ascendiendo el plantel de yeguas madres hasta las 16. A partir de 1922 Martorell se desvincula de la cuadra que compartía con Cimera y también lo hará del cargo que como secretario de la Federación Hípica Española venía ostentando desde su fundación en 1902. En consecuencia Cimera retoma ya en solitario la trayectoria con su propia chaquetilla teniendo en SISEBUTO a su mejor corredor en 1922. Al año siguiente son IPPÉCOURT y ETELFAY quienes le reportan sus mejores victorias, aupando a su cuadra hasta la primera posición de la estadística.

En 1924 nuevos elementos como LUSIGNY, ganador del premio Alfonso XIII, MY PRIDE, LA DORIGUILLA, que venciendo en el premio Martorell se inicia en su campaña de 2 años, SWEET HEART, triunfadora en el premio George Marquet de espléndida dotación y principalmente LIGHTFOOT, que deportivamente vuelve así a poner su chaquetilla en lo más alto, conquistando nuevamente el Gran Premio de Madrid y también el Villamejor. Es el año donde casi todo lo ganado es gracias a las aportaciones realizadas por las hembras.

LA DORIGUILLA será el estandarte de la cuadra en 1925 imponiéndose a los machos nacionales en muchas carreras, en tanto que SWEET HEART mantiene el buen nivel del año anterior venciendo en el Alfonso XIII. Mientras que ILUSIÓN gana el Gran Premio de Barcelona; BÓO obtiene una prometedora victoria en el Martorell. De nuevo las hembras destacan por su papel durante el año pero no hasta el punto de retener la estadística lograda el año anterior. En parecida manera a como el año previo sumaba victorias LA DORIGUILLA, lo hace en 1926 LA MAGDALENA y lo resaltable es que ambas, son hijas de LA GLORIEUS, integrante del lote comprado a Stern. En tanto, LIGHTFOOT sigue manteniendo su buen tono ganando Gladiateur y el Alfonso XII. Mientras que el Alfonso XIII es para MARTINETI. Con estas aportaciones la estadística retornará a la cuadra de la chaquetilla marrón con lunares amarillos, y ya para quedarse por un largo tiempo.

De gran eclosión puede calificarse la campaña correspondiente a 1927, donde dos 3 años de la cuadra irrumpen con fuerza en la competición. Ambos son hijos de LARRIKIN, el semental de la casa, También padre de LIGHTFOOT y como ocurriera con esta dos años antes, Cimera revive otro triunfo en el Gran Premio de Madrid con su caballo COLINDRES como protagonista, que además le aporta victorias en los Derbys de San Sebastián y Aranjuez, en el Alfonso XIII, Villamejor y Atlántica.

Tras tan amplia cosecha acaparada por un clásico, aventurar que pudo haber otro 3 años ganando bastantes carreras para la cuadra en ese mismo año, parece descabellado, pero así fue. Y es que PENAGOS se adjudicó Nacional,  Alfonso XII, Fernán Núñez y Gladiateur. No faltaban a la cita las hembras con la también clásica MADEMOISELLE JUENGA venciendo en el Nouvel An y en la Copa de la Reina María Cristina. La 2 años LAS FRAGUAS apuntaba en el Martorell maneras para el futuro. Con el interesante panorama  que venía rodando del año anterior, 1928 representa un nuevo homenaje de sus pupilos hacia Cimera, porque COLINDRES vuelve a ganar el Gran Premio de Madrid sumando además la Copa del Rey, la de la Reina y el premio España. PENAGOS sigue discretamente a lo suyo y gana el Reina Victoria. LAS FRAGUAS, otro Larrikin, se consolida como clásica venciendo en el Nacional, Villamejor y Nouvel An. Y no concluyen ahí los logros. ORFEO se hace con el Alfonso XII y el Gladiateur  y LA MAGDALENA, tras un año de sequía, vuelve por sus fueros y gana el Alfonso XIII, el Reina María Cristina y el Atlántica. En consecuencia, tercera estadística consecutiva para la cuadra.

El año 29 tiene una incógnita planteada. ¿Será posible que un caballo, esta vez nacional, nacional logre triunfar por tercera vez consecutiva en el Gran Premio de Madrid repitiendo la hazaña del importado Nouvel An? El caballo nacido en Guarnizo lo logró y ahora 90 años después, sólo un importado, El País, ha conseguido alcanzar ese mérito. En ese fructífero año otro Larrikin, el clásico PONT ETIENNE hace estragos entre los de su edad y junto con otros premios gana el Nacional y el Villamejor. ORFEO (también por Larrikin), repite en el Alfonso XII y amplía historial con el Gladiateur. Insiste LA MAGDALENA en engrosar su hucha con el Príncipe de Asturias y el Patronato de Turismo. Y un trío de dos años: MONTECASINO, MIC y LA MADELÓN se perfilan para que no haya visos de que decaiga la fiesta futura. La cuarta estadística consecutiva de propietarios la alcanza este año por aplastamiento y acompañada por primera vez con la también conseguida en las vallas. Exceptuando a MONTECASINO, que está de guardia para ganar por cuarta vez consecutiva el Nacional, todo son caras nuevas en 1930. ¿Significará ello una bajada de rendimiento? Un tal FRASCATI (hijo también de Larrikin) gana primero el Opcional y en ese mismo año premios en apariencia tan antagónicos como el Presidente de la República y el Príncipe de Asturias, además de Villamejor, Fomento, Derby de San Sebastián, la Prueba de Productos Nacionales y la versión de esta misma disputada en Aranjuez. Además, hay una tal ATLÁNTIDA que está apuntando maneras: Copa del Rey, Duque de Toledo, Príncipe de Asturias, Alfonso XII, Gladiateur y el premio España; aunque desafortunadamente se le escapa un Gran Premio de Madrid que, como vulgarmente suele decirse, nunca debió perder.

CAP POLONIO, al adjudicarse los Criterium Nacional e Internacional y PAVOT ROUGE ganando el de San Sebastián, representan las promesas de un futuro que sigue pintando verde esperanza. Y en consecuencia la quinta estadística de propietarios para Cimera cae sensible a los efectos de tan arrasadora maduración. FRASCATI repite dos de los triunfos del año anterior en el Presidente de la República y el Fomento. MONTECASINO aporta un nuevo triunfo con el Gran Premio de Barcelona. LA MADELÓN revive, ganando el Atlántica y CAP POLONIO confirma expectativas venciendo en el Nacional, la Prueba de Productos Nacionales y el Villamejor. También lo hace, aunque en menor medida PAVOT ROUGE. Y lo mejor, ATLÁNTIDA está al quite para tomarse venganza en el Gran Premio de Madrid que en este año 1931 conquista, a la par que los Duque de Toledo, Gladiateur y el España. Bagaje colectivamente suficiente para elevar a la sexta correlativa, las estadísticas de la cuadra. También en ese mismo año sumaba una segunda estadística de vallas.

En 1932 se consolidan los problemas relacionados con la marcha al exilio de Alfonso XIII, que se ha producido a mediados del año anterior. Sin entrar en detalles sobre temas de mucho mayor calado para la suerte del país, sobrevendrá consecuentemente que tanto Cimera como el resto de propietarios que adoptan como nombre de cuadra su título nobiliario, tengan que hacerlo desde comienzos de ese año con diferente denominación, razón por la que sus caballos pasarán a correr ese año a nombre de Valentín Menéndez y San Juan. Quien no por ello pierde su carácter competitivo, pues surgirá de su nueva generación de clásicos un caballo de nombre MERATE, que completa con matrícula el ciclo competitivo para los de su edad: Nacional, Prueba de Productos Nacionales y Villamejor.

Las expectativas de la cuadra las marca ATLÁNTIDA, y las colma con creces triunfando nuevamente en el Gran Premio de Madrid, sin saber si prevalece más la satisfacción por el doblete logrado; o la incomodidad por la oportunidad perdida de conseguir el trío de victorias en esa prueba. Completará su año la maravillosa torda venciendo en el Presidente de la República y el premio España (que es el tradicional Gran Premio de San Sebastián), triunfos que sistemáticamente ha repetido la cuadra en las tres ediciones en que han venido coincidiendo esas dos importantes carreras en el calendario. A las que añade también el Gladiateur, siendo con ésta siete las ediciones consecutivas logradas desde la de 1926, que sumadas a dos precedentes hacen un total de nueve. Ganar la estadística parece que se ha convertido ya en un trámite totalmente rutinario.

Desde 1927 George Flatman ha venido siendo el entrenador de Cimera, pero a finales de 1931 anuncia su marcha para irse a entrenar a Chantilly, lo que causa general tristeza porque era persona que siempre mostraba un excelente trato que hacía extensivo hacia la prensa. Precisamente en alguna entrevista tras un importante triunfo, reconoció haber permanecido en la parte trasera de la tribuna sin ver la carrera, literalmente “comido” por los nervios. Actualmente sabemos que ha existido otros propietarios afectados que en su honor podríamos llamar “síndrome de Flatman”.Como evidencia de que dejó buenos amigos en España quedó registrado el hecho de que volvió de visita en varias ocasiones. Para sustituirle Cimera ficharía al francés E. Outré, que ya desde el presente año mantiene la cuadra dentro de los altos rendimientos demostrados por su predecesor.

En 1933, justo unos días después de que expirara su concesión, y ante la incredulidad general del mundo del turf en España, se ha procedido a la demolición del hipódromo de La Castellana. Su calendario, de una forma reducida, es trasladado al hipódromo de Aranjuez. Allí va destinada una Prueba de Productos Nacionales que años después se conocerá como premio CIMERA y que no será abierta a importados hasta 1993. Y a Aranjuez irá su clásico JACKAL para ganarla por quinta vez consecutiva para su propietario. Ese año Cimera corre bajo el nombre de Yeguada Juenga y contrariamente a lo que pueda pensarse, el nivel general ha bajado de tal modo, que pese a tan exigua representación en este año, el Conde sigue encabezando la estadística. Al término de 1933 su yeguada ha producido 9 nacimientos, que como viene siendo preceptivo declara e inscribe para el premio Nacional, que con un escenario-marco muy indefinido, habrá de celebrarse tres años después.

En la temporada de 1934 referido a las pruebas de primer nivel de las que nos estamos ocupando, sólo se registrará la victoria de ARCONA en el Criterium Nacional. Al cierre del año en su declaración para el Nacional del 1937, aquí ya figurarán como vacías las 9 yeguas de las que tiene acreditada posesión. Recapitulando entorno al equipo de profesionales que intervino en la cuadra de Cimera, el jockey que más asiduamente condujo sus caballos en la primera etapa de la asociación con Martorell fue Archibald, hasta que en 1921 tras la tercera victoria consecutiva lograda sobre Nouvel An en el Gran Premio de Madrid, regresa a Francia. Tras su marcha, Cimera confía en Carlos Belmonte como jockey para que conduzca al triunfo a sus caballos y así lo hará montando a Colindres en sus tres triunfos en el Gran Premio de Madrid, hasta que una lesión producida tras una caída en Gibraltar le obliga a retirarse de la profesión. Finalmente será el laureadísimo jinete Victoriano Jiménez el responsable de portar los colores de Cimera, con la incomparable Atlántida quedando a punto de alcanzar con ella las tres victorias en el Gran Premio, que de haber logrado habría encarecido todavía más el vigente record de 10 victorias que actualmente sigue constituyendo el record para los jockeys en esa magna carrera.

Tras la inauguración del hipódromo de La Zarzuela su cuadra no tendrá ya la dimensión alcanzada antaño; aunque sí algunos ganadores como Dessa, Addis Abeba y por último Rex, su mejor caballo en esa final etapa, que gana el premio que sustituyó al Gran Premio de Fomento. El 30 de octubre de 1944 moría sin descendencia en San Sebastián el V conde de la Cimera. Para sucederle en el título hubo que remontarse en su linaje hasta el primer conde para poder reconocer los derechos sucesorios en la persona de Eugenio de Oñate y Prendergast, hecho que no se dilucidaría hasta 1958.

El Conde de la Cimera se había casado a los 68 años en 1942 con doña Ana María Elio y Gaztelu, marquesa de Campo Real, viuda, con dos hijos de su anterior marido. Precisamente uno de sus vástagos, Luis Guillermo Perinat, que heredó sus bienes; aunque no su título, definió así a su padrastro: “era todo un personaje, aunque en el tiempo que conviví con él después de casarse con mi madre, ya no ejercía, de acuerdo con la fama que siempre tuvo, como máximo exponente del "dandi'' español, famoso por su elegancia en los campos de polo, en el golf y sobre todo en los hipódromos, donde fue dueño de caballos purasangres que hicieron leyenda, no sólo en España, sino también en los europeos. Pero conservaba su enorme atractivo personal, gran prestancia y el señorío innato propio de épocas anteriores. De él se decía que era el hombre más elegante de España y que el segundo era su ayuda de cámara”

En parecidos términos se manifiesta Adolphe de Neuter, el entrenador de la real cuadra del Duque de Toledo, cuando en uno de los tomos que recogen sus memorias nos descubre el apelativo con que el conde era conocido en Francia “el Brummel español o Rotchildman” Nos resistimos a que esta historia pueda entenderse que termina tristemente porque la realidad es que Cimera consiguió lo que ningún otro propietario después ha logrado. Y en la medida que prevalecen sus record, permanecerá su recuerdo.

Recapitulando sus amplios logros, ganó 10+1 veces las estadística de propietarios, si considerásemos la conseguida en su asociación con Martorell; Seis de ellas consecutivamente. Sus caballos se impusieron 9 veces en el Gran Premio de Madrid, dos logrando el triplete, primero con NOUVEL AN  y posteriormente con COLINDRES. Si repasamos el cuadro de carreras relevantes ganadas y aplicásemos un criterio no  fácilmente determinable situaríamos en 22 sus Grupos 1 logrados; en 41 los Grupo 2 y en 63 los de tipo 3, que elevarían su total a 126 triunfos para ese rango de carreras y en cuántas de ellas logrando la gemela e incluso hasta el trío.

Cifras alcanzadas cuando en aquellos años el calendario español, en lo que respecta al número de carreras celebradas, no era en cuanto a volumen, ni sombra de lo que transcurrido el tiempo, ha llegado posteriormente a ser. Con el mérito añadido de que salvando  sus comienzos, lo conseguido por CIMERA fue logrado con caballos nacionales de su propia crianza. Triunfos además obtenidos frente elementos importados del nivel de los traídos para correr con los colores de la cuadra real del Duque de Toledo y otras propietarios que competían también con caballos procedentes de la importación. Aspectos que elevan en su conjunto a la máxima consideración de ser los mejores resultados nunca alcanzados por un propietario de caballos en España. 

La carrera que se corre este domingo en su honor, en sus orígenes vino denominándose como Prueba de Productos Nacionales hasta 1944, pasando ya desde el año siguiente a ser conocida como premio Cimera. Se mantuvo durante más tiempo su condición de estar exclusivamente destinada para caballos  de 3 años nacidos y criados en España, donde hasta 1960 pudieron concurrir machos y hembras. Después de esa fecha esta prueba se cerró a machos y se creó una prueba específica para hembras que recordaba a otro gran propietario de la misma época de Cimera, el marqués de Valderas. Los importados tuvieron acceso a correrla rivalizando con los nacionales, a partir de 1993, todos a 57 kilos y eso, la fecha en que se celebra y el disputarse sobre 1600 metros le otorga el rango de identidad que ahora guarda con la Poule francesa para machos y las 2000 Guineas inglesas.

A la vista de las victorias obtenidas por jinetes, preparadores y propietarios los primeros tienen su record situado en los 5 triunfos que comparten 4 históricos jinetes: Lucien Lyne, Victoriano Jiménez, José Perelli y Claudio Carudel.  De los jinetes que montan este domingo José Luis Martínez, con 3, acumula el mayor número de triunfos. Los preparadores tienen en H. Gibson la máxima referencia, por los 6 triunfos que alcanzó en 1950. El profesional que gane la presente edición estrenará su casillero, salvo Guillermo Arizkorreta, que contabilizaría 2. Los propietarios tienen en 6 el listón que superó Ramón Beamonte con SULIM en 1976.  La edición más rápida desde que se corre en el Hipódromo de la Zarzuela es la de SILVERSIDE, que preparado por Mauricio Délcher Sánchez y montado por Julien Grosjean para la cuadra SAFSAF, empleó 1.36:14 para completar el recorrido.

Texto de Francisco Salas que complementa la exposición preparada desde la Biblioteca Miguel Ángel Ribera y que es ofrecida en el Museo Torroja, con ocasión del día de la celebración del Premio CIMERA.

El premio VALDERAS es la primera de las carreras clásicas que tradicionalmente se celebra cada año y donde se dilucida a qué potra de 3 años, por el hecho de ganarla, le corresponde el merecido honor de ser considera la mejor sobre la milla de entre todas las nacidas dentro de su generación. Lo que para sus responsables, además de las consecuencias honoríficas y económicas que reporta esa victoria, éstas quedarán superadas por el cache que la vencedora inmediatamente va a merecer  cuando, completada su vida de competición banco de pruebas por antonomasia para demostrar méritos suficientes para abrirse paso hacia la crianza. Pues la competición representa el proceso selectivo que hace recomendable, o no,  el paso a la finalidad última que constituye la reproducción.

Esta carrera se viene disputando con el actual nombre desde 1962. Antes fue conocida como Prueba de Productos Nacionales; condición que mantuvo hasta 1991 por estar reservada a las potras nacidas y criadas en España. Restricción que sería levanta a partir de 1992 para ser abierta en lo sucesivo a ejemplares que compiten a igualdad de peso.

El III Marqués de VALDERAS, José María Sanchiz y Quesada (1872-1952) XIV marqués del Vasto; V conde de Piedrabuena; XI de Villaminaya; Barón de Borriel; maestrante de Sevilla; clavero de la Orden de Montesa y con un lema que flamea sobre su escudo nobiliario: la esperanza es mi fuerza, es la persona que por su destacada y prolongada contribución en favor de las carreras, viene recibiendo el reconocimiento singular que significa venir dando nombre a tan importante y selectiva carrera desde 1961.

Un hecho no muy conocido es la existencia en la localidad madrileña de Alcorcón de lo que podría considerarse un hipódromo, si por tal entendemos que en aquellas instalaciones se albergaron, entrenaron y también compitieron caballerías de todo pelo pertenecientes a las gentes del lugar, porque las dimensiones perimetrales de su pista oval, según las versiones, entre 1400-1600 metros y así lo quiso el propietario de aquellas instalaciones, el marqués de VALDERAS así lo quiso. El término de su emplazamiento concreto era conocido como Valdecorvos y allí tuvieron su cuadra los caballos de Valderas y partieron caminando cuando tenían que desplazarse para correr en La Castellana. Francisco Rodríguez fue inicialmente su entrenador y varios de los mozos que con él allí trabajaron, lo harían después en el hipódromo de la Zarzuela. Dadas sus dimensiones, también fue utilizado como centro de crianza donde, entre otros muchos, nacieron la ganadora del Nacional (1917) Algi, y la segunda en ese mismo año Adelvi, entre otros de los productos nacionales que Valderas crío en su primera etapa.

En ese capítulo de criador, Valderas se distinguió por mantener un plantel de yeguas superior a la mayoría de criadores y con posterioridad a Valdecorvos tuvo como centro de crianza el de Munibe, en Marquina, donde la contienda de 1936 diezmó de raíz aquel proyecto y casi la totalidad de sus efectivos, incluido Játiva, el ganador del Gran Premio de Madrid que allí ejercía como semental.

La instalación lindaba con los castillos o palacios allí construidos en 1917  por encargo de Valderas al arquitecto Luis Sainz de los Terreros a fin de acoger a su familia cercana al regimiento donde en Cuatro Vientos estaba destinado. Edificaciones que hoy además de estar en trámite de ser declarados Bien de Interés Cultural sirven como escenario de visitas teatralizadas. En zona próxima a los terrenos en que en su día constituyó esa finca se alza actualmente  la que se conoce como Colonia de San José de Valderas. La relación que Valderas tuvo con la población de Alcorcón cabe considerarse como de una empatía de recíproca correspondencia, pues además de crear puestos de trabajo, sufragó los gastos de llevanza del tendido eléctrico, construyó escuelas, cedió los terrenos para la conducción de aguas y entre otros gestos, su esposa, Isabel de Arróspide y Álvarez tenía por costumbre regalar a las parejas del pueblo que contraían matrimonio, un armario de alcoba. En correspondencia, el consistorio nombraría a Valderas hijo adoptivo y alcalde honorario perpetuo.

Aquel castillo fue visitado de manera regular por el rey Alfonso XII, Miguel Primo de Rivera y otros nobles que se reunían para participar en cacerías por los términos cercanos. También por una relación de vecindad los marqueses mantuvieron amistad con Eugenia de Montijo, emperatriz  francesa en razón a su casamiento con Napoleón III, que pasaba muchos períodos viviendo en la cercana Quinta de Carabanchel. Fuera o no por influencia contagioso a lo relacionado con lo hípico de los Valderas, entre los enseres de Eugenia expuestos en el Musée de l’Empératrice ubicado en Compiégne, hay constancia de un precioso mueble con el juego conocido como Petits Chevaux, precursor de los que luego serían instalados en todo casino que se preciase.

La primera vez que consta inscrito un caballo de Valderas en una carrera es el 9 de noviembre de 1911. Se trata de un  ejemplar cruzado, de nombre GAGA. Aunque su chaquetilla no es todavía la tradicional,  totalmente encarnada que siempre hemos pensado que había portado desde sus comienzos; pues rompe con tal creencia verificar la existencia de unas mangas verdes que mantendrá en su indumentaria oficial hasta iniciado el año 1914.

Hasta la aparición regular de la Guía de Carreras en 1916 no existe modo de identificar a su primer ganador, con un nombre anterior al de ARA, que el 29 de agosto de ese año vence en el premio Ajax; aunque es más que probable que algún triunfo anterior consiguiese en esos cinco años previos desde que debutaron sus colores. Inicialmente los caballos con que participa en el brillante periodo de 1916 a 18 serán procedentes de la importación

La trayectoria de Valderas en el hipódromo iniciada en esas fechas abarca un total de 40 años y por hacer una síntesis desde la perspectiva que brindan las estadísticas de propietarios, que cabe adelantar que no será justa, si simplemente se considerasen las posiciones que ocupó en la estadísticas de propietarios: un 3er puesto el año en que Játiva gana el Gran Premio de Madrid y dos relevantes terceros en 1917 y 18 ante toda la élite europea corriendo en San Sebastián. Octavo en 1933 y 10º en 1943. Porque la potencialidad de sus recursos desde esa lectura estadística quedó tal vez dividida por el entusiasmo que por las carreras demostró su hijo, José Ignacio Sanchiz y Arróspide, nacido en 1903 y que animó al progenitor a fraccionar la cuadra en favor de su hijo desde que éste fuera muy joven. Ignacio participaría como Conde de Lacasta con una chaquetilla casi idéntica a la de su padre, salvando la gorra, que era de color blanco. Sobre la cuadra de Valderas pesó además el infortunio de que cuando mayor estaba siendo su contribución a la cría, superando en número de efectivos a Cimera y con Játiva ya incorporado como semental a su centro de Munibe, en Marquina, sobrevino la Guerra Civil y todo su plantel resultó casi completamente diezmado. Tal dispersión culminaría en los años 1935 y 36 cuando sus caballos corrieron como Yeguada Marquina.

De un período tan amplio, lógicamente varios fueron los nombres que destacaron en sus inicios: las ya referidas Adelvi y Alji, Tally-Ho, Kona, Ara, Príncipe Casto, Batley, Gloriot, Louvre y Leman y con  posterioridad: los Acorde, Vigne Vierge, Titania, Cydorna, Scandirnak, Vipau. Goud… y ya especialmente PREZESMYL, vencedora del Criterium Final (1917) y del Gran Premio de Santander (1919), en el que tras antológica carrera, que fue la última en que participo,  bate al legendario Nouvel An. No menos meritorio es su segundo puesto en el Gran Premio de Madrid donde dando 1 kilo y los 2 de sexo a Nouvel An, éste lea bate por cuerpo y medio. Once fueron las victorias que alcanzó entre las 3 temporadas de 2 a 4 años en que participó. GRIFFIN conquistaría el Martorell (1933) y el Criterium Nacional (1933) y por encima de todos JÁTIVA, el ganador del Gran Premio de Madrid (1930).

En 1926 VALDERAS tuvo el acierto de enviar a Francia a su reproductora La Chinita para ser cubierta por Rabelais. La feliz consecuencia del cruzamiento respondía al nombre JÁTIVA y quiso la genética que junto a las cualidades galopadoras de su padre, heredase también la mala cabeza que éste tenía y transmitía en buenas dosis a sus descendientes. Previamente a venir a España había corrido y ganado en Francia frente a buenos caballos. Con 3 años se presentó a correr el Gran Premio de Barcelona, que ganó fácilmente precediendo a Brisemeont, el mejor caballo local del momento. La siguiente es el Villamejor en Madrid y allí con la carrera ganada, muestra el repertorio de todas sus manías, se despista en el recorrido; deja de emplearse y termina literalmente parado, razones por las que el Cimera Frascati, que no era cualquier cosa, termina batiéndolo por un cuello. Tras un contacto victorioso previo con la pista de La Castellana, será el Gran Premio de Madrid de 1930  su siguiente compromiso, enfrentándose, por ser un 3 años, en unas condiciones de peso favorables respecto a la prodigiosa Atlántida, entonces con 4 años, sobre la que recae el favoritismo, no en vano secundada en la prueba por otros dos Cimera: Frascati y Montecasino, no obstante y pese a los teóricos ayudantes, el tren impuesto es lento. JÁTIVA galopa cerca de los punteros, mientras que Atlántida lo hace, según costumbre, a cola. Sin embargo a la salida a recta ambos rivales ya se han situado en cabeza llegando la yegua a sobrepasar al macho. Emparejados luchan durante toda la recta y cuando Perelli comienza a utilizar el látigo sobre JÁTIVA, la consecuencia es que aminora el impulso de su galope. La reacción de Perelli entonces es tirar bruscamente el látigo y emplearse a fondo braceando sobre su montura y es entonces cuando JÁTIVA despega repentinamente y se marcha claramente de Atlántida haciendo lo impensable, ganarle un final a la torda. Es la tarde de lo insólito. Las proverbiales maneras exquisitas de Cimera que está presenciando la carrera junto al seto  al ver in extremis la suerte de los acontecimientos, saltan por los aires, como salta su chistera, que se quita y estampa contra el suelo, para de inmediato, recomponerse del ofuscamiento y acudir a felicitar a su rival, VALDERAS, que apenas unas carreras antes había visto morir en la pista a su dos años Víperus. CIMERA en ese momento no puede saber que Atlántida va a ganar las dos ediciones siguientes del Gran Premio y que con los tres anteriormente obtenidos por Colindres, lo que esa tarde verdaderamente se ha esfumado ha sido la oportunidad de alcanzar el excepcional récord de ganar seis Grandes Premios de Madrid de forma consecutiva. 

En un periplo tan prolongado como fue el suyo contó con diversos preparadores que en justicia deben mencionarse, como fueron Juan Cruz Masa y especialmente Valero Pueyo por ser el responsable de JÁTIVA. Tras su fallecimiento su hijo el marqués de Lacasta continúo participando con sus propios colores y fueron para él buenos ganadores: Trébol, que superó las 20 victorias; Vilabella; Fuenflorida y sobre todo la importada Amarah, madre de la buena ganadora Asarah.

Texto de Francisco Salas que complementa la exposición preparada desde la Biblioteca Miguel Ángel Ribera y que se ofreci en el Museo Torroja, con ocasión del día de la celebración del Premio VALDERAS.

Beltrán Alfonso OSORIO Y DÍAZ DE RIVERA (Madrid, 1918 -1994) XVIII Duque de ALBURQUERQUE, título nobiliario otorgado por Enrique IV en 1464, que fue el que eligió entre los 14 que poseía para participar en el mundo de la hípica y el hipódromo, cuando recayó en él el de su padre en 1942, y por el que fue universalmente conocido en el mundo del caballo por su dilatada y ejemplar trayectoria en tantos aspectos. Con la elección de ese nombre no solo continuará el proveniente en línea directa de su progenitor; mantendrá, además, los mismos colores con los que desde 1910 su padre había venido participando como propietario.

La primera victoria de hipódromo como jinete la obtiene con SYRINGAa en Madrid, pero su dedicación a la carrera militar no le permitirá hasta 1950 poder disponer de un mayor tiempo para dedicarlo al hipódromo.

Su primer triunfo en obstáculos lo consigue en 1948 con EL GALLO. La década de los cincuenta le resulta especialmente fructífera en todas las facetas hípicas que emprende. Así, ganará en ese período un total de 27 veces en liso y 49 en obstáculos, que le representará ganar tres estadísticas de propietarios en esa modalidad. La suma total de 76 sobre las 184 participadas le supondrá alcanzar el astronómico 41% de porcentaje de victorias.

Logros a los que añade en ese período el ser jinete olímpico al concurrir a los Juegos que tendrán lugar en Helsinki en 1952, participando en la disciplina de completo, donde en la prueba de fondo logra clasificarse en 2º puesto. Alcanzando el 12 puesto individual, computados los resultados de salto y doma. Ello pese a que para participar tuvo que cortarse con tijera la escayola que tenía,como consecuencia de una reciente fractura. Concurriría 8 años después a los Juegos de Roma. También participa por primera vez en la mítica prueba del Grand National.

En la década siguiente 46 son sus victorias en liso y 54 vallas. Éstas le representan obtener 8 de las 10 estadísticas en litigio para ese período. Varios son los caballos que bajo sus privilegiadas manos son repetidamente llevados a la victoria: LA MAJA, SQUID, ALFIDIR, EL SHA, ARISTÓFELES, CAPRICHOS, TEBAS… Con ellos participa en las pruebas internacionales para jinetes aficionados de la FEGENTRI y será el primero que logre acumular los tres galardones en disputa: Las Espuelas de Plata, tanto en liso como en obstáculos, así como la Espuela de Oro que obtiene quien al final del año se ha clasificado primero en las dos disciplinas.

Pero las victorias del DUQUE, como admirativamente es nombrado y animado desde la tribuna por el público, no las obtiene solamente en confrontaciones ante jinetes aficionados. Entre las sobresalientes frente a profesionales está el Gladiateur del 66, conseguido con CAPRICHOS y la edición del 68 Gran Premio de Madrid lograda con la yegua TEBAS, de imborrable recuerdo para todos los que tuvimos el honor de verla en vivo.

Enfrentado en la magna carrera a los ejemplares con los mejores historiales del momento, algunos montados por jockeys de primer orden venidos del extranjero para incrementar sus rendimientos. A la 5 años del DUQUE el hecho de que le montara su propietario representaba recargar 11,5 kilos más de los debidos, pues sobre los 49 que oficialmente le correspondía llevar, tendría que soportar los 60,5 que era el mínimo que su jinete podía dar en la báscula. Cercanos los contendientes a la meta, cuatro son los participantes con aspiraciones de triunfo. El que viene remontando desde más lejos parece traer más acción pero… ¡¡su jinete va desestribado!! Cuando el público le identifica y pese a que se trata de un participante al que casi nadie jugaba. En la grada se generaliza en su favor un grito colectivo de ánimo. ¡¡Hala DUQUE, Hala DUQUE!! Y así redoblando aún más su esfuerzo, EL DUQUE conquistaba con TEBAS la carrera que 50 años después sigue viva en muchas retinas. Con ese triunfo EL DUQUE acaparaba en su persona la condición de jinete, propietario,entrenador y criador. ¡¡Insuperable!! 

La figura de ALBURQUERQUE no se ceñía solamente al plano nacional; muy al contrario, su carrera deportiva era muy reconocida en Europa. Además de los triunfos conseguidos en diversas pistas del continente, su repetida presencia en el Grand National la carrera de obstáculos celebrada en el hipódromo inglés de Eintree, considerada la más dura de cuantas se disputan en el mundo, contribuyó a incrementar su aureola de ser un jinete que elevaba sus niveles de perseverancia a límites inimaginables. En el año 1974 se produce su sexta participación en la prueba con la clavícula rota, a consecuencia de una reciente caída, concurre por segunda vez con su caballo NEREO. Únicamente terminan la carrera 17 de los 41 participantes que tomaron la salida. Sólo el hecho de concluir esta prueba está generalmente reconocido como de un mérito enorme. En esta edición ganada Red Rum, el DUQUE y su montura lo hicieron alcanzando el 8º puesto.

La década de los 70 le reportará ganar 3 nuevas estadísticas en obstáculos conduciendo a CIBELES, WELL PLAYED, HERACLES y NEREO. A finales de 1974 participa en la carrera en que debuta su hijo, el entonces Marqués de Cuéllar. Su casillero de victorias irá aumentando hasta conseguir un total de 76 en liso y 114 vallas, la última en 1984, con su yegua LA PISTA. En ese año, alcanzados los 66, cerrará su participación como jinete de carreras. Todavía en 1989 intentó montar a GLAUCO en la Copa de Oro, hecho que sólo las recomendaciones familiares pudieron impedir. Padeció más de 50 fracturas a lo largo de su carrera. Hasta 16 veces sufrió rotura de fémur, 7 lesiones de columna, 3 de cervicales…

Posteriormente continuó ligado a las carreras como propietario y criador desde su centro de Algete. En esas facetas alcanzó señalados éxitos como las victorias de LA PISTA (Memorial Duque de Toledo), FINISSIMO (Derby), GLAUCO (Copa de Oro), entrenados por su hijo Ioannes Cuellar; actual DUQUE DE ALBURQUERQUE.

Muchos fueron los merecidos reconocimientos que recibió: Desde 1954 ostentó la jefatura de la Casa de S.A.R. de D. Juan de Borbón. Recibiría en 1968 la medalla de Oro al Mérito Deportivo. Sería nombrado Presidente de la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España en 1985. El reconocido rotativo inglés Daily Mail le designaría personaje del año en 1992. En 1993 el Rey Juan Carlos I le concedió el Toison de Oro.

Con ser muchas sus virtudes y méritos constatables alcanzados, existe una coincidencia generalizada en añadirles otros que sólo una apreciación más continuada y fundamentada en el trato personal puede atestiguar verazmente: nobleza, lealtad, discreción, generosidad, entereza, de espíritu competitivo, sacrificado, perseverante y caballeroso.

Grandes Premios Otoño

GRAN PREMIO DE MADRID

Aunque el Gran Premio Nacional empezó a disputarse bajo la denominación de Gran Premio de Madrid en el siglo XIX, y ya ha llovido desde aquel triunfo de Sirena, el GPM contemporáneo conoció su primera edición en 1919, por lo que camina ya hacia sus cien años de vida (2019). Sin embargo, acontecimientos como la Guerra Civil o el cierre de La Zarzuela (1996-2005) han interrumpido su celebración, impidiendo que la gran carrera sume tantas ediciones como años han pasado.Empezó disputándose en el hipódromo de La Castellana y el primer golpe que recibió fue el cierre de aquel recinto. Tuvo que correrse entonces en Aranjuez (1933) e incluso en San Sebastián (1934 y 1935) por el empeño en la época de mantener contra toda adversidad su presencia en el calendario, pero de seguido llegó la Guerra y el GPM conoció su primer “corte”, ya que no pudo disputarse durante cinco años. Fue recuperado en 1941, con la inauguración del hipódromo de La Zarzuela, y hasta 1993 fue sin lugar a dudas la carrera que todos querían ganar. Pero entonces llegó el segundo “corte” en su palmarés, y este fue mucho más duro, ya que durante doce años, nada menos, estuvo fuera de la hoja de ruta de caballos, propietarios y profesionales de España.

No obstante, ya antes del cierre, en 1994 y 1995, no se corrió porque el entonces cesionario de La Zarzuela, Enrique Sarasola, decidió sustituir el GPM por una carrera parecida, pero sin entrada para los tres años, llamada Romanones; en 1996 la empresa de Sarasola no organizó temporada de Primavera (aunque sí de Otoño), y desde 1997 a 2005 el hipódromo madrileño estuvo cerrado. Una vez recuperado, tampoco hubo edición del Gran Premio en 2015, debido a la crisis de la regulación.

Así pues, el GPM fue primero el Gran Premio Nacional, luego superó la clausura de un hipódromo y el cese de actividad temporal, dos veces, de otro, así como la decisión arbitraria de su supresión. Se ha disputado en cuatro pistas diferentes, tanto en 2.500 como en 2.400 metros por razones distintas y ha visto cómo se han cambiado sus condiciones de peso en varias ocasiones. Desde 1941 hasta 1976 se disputó el 29 de junio, en cualquier día de la semana, y después pasó al domingo más cercano a esa fecha, normalmente el último de junio, aunque en 1934, 1984 y 2018 se corrió el 1 de julio y en 2017 el día 2, y en 1935, en San Sebastián, tuvo lugar el 25 de ese mes y en 1993 el día 11.

Así pues, sobre todo es una carrera con mucha historia. La contemporánea ha cumplido 99 años pero solamente 82 ediciones. En cualquier caso, en 2019 se cumplirán cien años de la disputa de la primera de la carrera que es ahora. Es una prueba, en fin, muy especial.

Desde 2013 a 2017 estuvo registrada como pattern race a nivel internacional, con categoría Listed, siendo de este nivel en Europa la carrera que mejor premio económico ofrece al ganador: 60.000 euros. Por todo ello, es fácil entender que, pese a que el enfrentamiento de los potros de tres años con sus mayores en una distancia tan dura como son los 2.500 metros es mucho más propio del otoño que de la primavera, el GPM siga siendo la carrera que todos quieren ganar y la que todos los aficionados utilizan como referencia para datar su antigüedad en el mundo del hipódromo, así que su disputa supone un día de fiesta en el hipódromo de La Zarzuela, que es precedido en la víspera de una cena muy especial a la que son invitados todos los participantes, como sin duda merecen al ser los protagonistas del acontecimiento más grande del año en el hipódromo madrileño y los aspirantes a sumarse entre laureles a la galería de ganadores de la carrera, que luce en los bajos de la Tribuna Norte y a la cual también se incorporan los colores del propietario vencedor en cada edición. El GPM es historia, referencia, aspiración, lustre, calidad y honor. Un triunfo para siempre. Fiesta, expectación y emoción en un hipódromo engalanado. Cuestión de solera.     

Historia

El primer Gran Premio de Madrid se disputó en el año 1881, tres años después de que se inaugurara el Hipódromo de La Castellana; la prueba fue ganada por la yegua Sirena. Entre 1881 y 1919 la prueba se siguió denominando Gran Premio de Madrid, aunque posteriormente fue rebautizada como Premio Nacional. De esta manera, y con la nueva nomenclatura, se puede decir que las estadísticas del Nacional empiezan en 1881 y las del Gran Premio de Madrid en 1919.

Ese año de 1919 se corrió por primera vez lo que hasta hora se ha conocido como Gran Premio de Madrid, es decir la mejor dotada y más prestigiosa de las carreras intergeneracionales que se disputaban en España. En aquel año y en los dos posteriores la prueba fue ganada por Nouvel An, de la cuadra Cimera-Martorell. Este récord de tres victorias consecutivas sólo ha sido igualado en la historia del Gran Premio de Madrid por Colindres, del conde de Cimera, de 1927 a 1929, y por El País, de la cuadra Mendoza, de 1980 a 1982.

Con el cierre del hipódromo de La Castellana en el año 1933, el Gran Premio de Madrid de ese año se disputó en el hipódromo de Legamarejo de Aranjuez. En los dos años siguientes y antes del comienzo de la Guerra Civil, la carrera tuvo lugar en el hipódromo guipuzcoano de Lasarte.

En 2006 se disputó el primer Gran Premio de Madrid tras los años de cierre del hipódromo de La Zarzuela, y trece años después de la anterior edición. Resultó ganadora de la carrera la potranca Baldoria, de la cuadra Madroños, entrenada por Mauricio Delcher Sánchez y montada por Jorge Horcajada. La afición se había reencontrado con su carrera. Desde entonces, cabe destacar sobre todo los hitos marcados por dos caballos: Karluv Most, que ganó las ediciones de 2010 y 2012, y el alazán Entre Copas, que ganó las de 2011 y 2013, y disputó incluso la de 2014 ¡¡ya con diez años de edad!!

Precisamente la edición de 2013, la número 78 de la carrera, resultó histórica, en primer lugar porque el Gran Premio de Madrid ya era reconocido por el European Pattern Committee como Listed Race. En segundo lugar porque en la pista el vencedor, causando un shock de emoción a la afición, fue el caballo Achtung, entrenado por el añorado Roberto López, que había fallecido horas antes de la carrera. Achtung, sin embargo, dio positivo en el control antidopaje días después y fue distanciado en favor de Entre Copas.

En sus tres primeros años, la carrera se disputó sobre una distancia de 2.500 metros. En 1922 y 1923 la distancia a recorrer fue de 2.400 metros, para volverse a aumentar a los 2.500 metros, metraje que se mantiene en nuestros días. Sólo en las ediciones de 2006, 2007 y 2008 la carrera se volvió a correr y de forma circunstancial -cambio de la posición de la meta por las obras en el recinto- sobre la distancia de 2.400 metros.

Condiciones de la carrera

La carrera ha estado destinada a caballos y yeguas de tres años y más. Los caballos de cuatro años y más llevaban un peso de 59 kilos, los de tres años, de 53 kilos, mientras que las yeguas tenían un descargo de 2. Hasta el año 1985, con Richal como ganador, las condiciones de la carrera variaban cada cierto tiempo y había recargos en función de los premios ganados hasta la fecha, del sexo del ejemplar, de los años y de su origen nacional o importado. Por lo tanto, en cierta medida, el Gran Premio fue durante la mayor parte de su vida "un mal hándicap".

El Gran Premio de Madrid siempre fue la prueba de mayor dotación de las que se disputaban en Madrid y de las que se corrían en toda España. Se la puede considerar la gran carrera intergeneracional de España, donde caballos y yeguas de tres años se veían las caras con los “viejos” más curtidos. Los primeros venían de correr el Derby y los Oaks, mientras que los segundos habían disputado como principal prueba preparatoria el premio Capitán General Franco. En su nacimiento, el Gran Premio de Madrid intentaba asemejarse a otras grandes carreras del calendario hípico internacional, como el King George, de Ascot, que se corre en julio, o el Gran Premio de París (en la actualidad para tres años), que se disputa en el hipódromo de Longchamp, antes el último domingo de junio, coincidiendo casi siempre en fecha con el de Madrid, y en la actualidad el 14 de julio.

En 2014, el Gran Premio de Madrid ofreció al ganador de la carrera la cifra de 60.000 €, con un bonus añadido de 5.000€ para el primer tres años clasificado en la meta. Friné ganó la prueba, convirtiéndose en la primera hembra capaz de hacerlo tras Baldoria. Arkaitz, ganador de Cimera, Nacional y Villapadierna Derby, fue el único tres años en la carrera, logrando el cuarto puesto. La dotación de 60.000 € al ganador se mantuvo en los años siguientes, aunque en 2015 no pudo dispuatrse la carrera por la crisis de la regulación de la competición. Tras ella, Madrileño (GB) ganó en 2016 la primera edición regulada por el nuevo JCE, que resultó la más rápida en la distancia de los 2.500 metros, y Tuvalu la siguiente, en 2017, siendo cuarto en la de 2018, ganada por Zascandil.

Una copa para el segundo

El año 1966 marcó un hito en la historia del GPM porque fue la primera vez que se llevó el premio un caballo gracias al distanciamiento de otro. En una apretadísima llegada, Rochebrune, propiedad de Jaime Badillo, se impuso a Reltaj y a Enki, ambos de la cuadra Villapadierna. Tras la entrega de la copa y la adjudicación del título de ganador a Rochebrune, y cuando ya todos los apostantes habían tirado los boletos, una reclamación obligó a la investigación pertinente de los comisarios y el resultado fue el cambio en el orden de llegada, distanciándose a la vencedora al tercer puesto por haber molestado, en el tramo final de la recta, a Enki. El orden definitivo de llegada fue Reltaj - Enki - Rochebrune. Jaime Badillo tuvo, en este caso insólito aunque no el último, que devolver la copa. En ese maldito día para sus colores prometió que no volvería a tener más un caballo en el hipódromo. Quince años después, el gusanillo hípico se avivó de nuevo y volvió a ser propietario en el hipódromo de La Zarzuela.

El Gran Premio del Duque

Beltrán Osorio y Díez de Rivera, XVIII duque de Alburquerque, uno de los personajes más emblemáticos de la historia de las carreras españolas durante tres décadas, logró imponerse en el GPM del año 1968 como jockey, preparador propietario y criador, lo que supuso un récord histórico nunca más igualado. Pese a ser Tebas una yegua nacional y tener derecho a portar 49 kilos, el duque decidió montarla, por lo que tuvo que hacerlo a un peso superior del establecido: el suyo propio (60 kilos). Sin estar entre los favoritos de la prueba, Tebas, que llegó a la cita después de participar en carreras de obstáculos, logró imponerse en la prueba reina madrileña al favorito de la misma, Donagua que fue tercero, y a Florián, que llegó en segunda posición. El gran jockey italiano Camicci, habitual jinete del mejor caballo transalpino de todos los tiempos, Ribot, doble vencedor del Arco de Triunfo francés entre otras azañas, se subió a lomos de Donagua, pero el duque pudo con todos. Las apuestas pagaron algunos de los dividendos más altos de la historia del GPM.

Piggott gana el Gran Premio

Lester Piggott, para muchos el mejor jockey en la historia contemporánea de las carreras de caballos, vino a Madrid a montar en el GPM de 1967, y engrandecer así la historia del hipódromo de La Zarzuela. Se subió a lomos de Toté, un modesto caballo que para muchos no tenía nada que hacer en la edición de ese año. Piggott sabedor de la condición de outsider del pupilo de la Yeguada Olé llevó al caballo bien arropado toda la carrera, en mitad de pelotón. En un magnifico rush final y haciendo gala de gran energía, Piggott se impuso en la meta por medio cuerpo a los grandes favoritos de la carrera; Ferial, de la cuadra Beamonte llegó segunda, y tres villapadiernas, Enki, Reltaj y La Scandalossa, (ganadora de los Oaks de ese mismo año) se clasificaron en tercera, cuarta y quinta posición, respectivamente. Piggott llegó, montó y venció. Al regreso al recinto de balanzas, el mítico jockey de Berkshire puso pie a tierra antes de tiempo, generando no poca polémica. Pero todo quedó en anécdota.

Los triunfos de los niños

Dos paquitos de larga trayectoria en el Hipópdromo, Galdeano y Rodríguez, se impusieron en el GPM cuando aún estaban dando sus primeros pasos como aprendices, muy por debajo aún de los veinte años de edad. El primero de ellos ganó la edición de 1964 con Ming, de la Yeguada Arnús, entrenado por su padre, y el segundo los hizo en 1976 a lomos de Rheffíssimo, uno de los más grandes pura sangres que han dado las carreras españolas. Ambos, Francisco Galdeano y Francisco Rodríguez, escribieron después su nombre en el palmarés de muchas de las mejores carreras españolas como jinetes o como entrenadores.

La despedida de El País

Después de ganar el GPM a tres y a cuatro años, demostrando ser el mejor caballo de España, El País sufrió una grave lesión cuya posible recuperación, que no segura, pasaba por una compleja operación. Ramón Mendoza envió a su crack a Inglaterra y al cabo de unos meses el caballo estuvo casi listo para competir de nuevo y afrontar la campaña de 1982. Pero esta resultó muy corta. Después de una suave reaparición con colocación en el Corpa, El País arrasó al lote del GPM “a tres patas”, como decían mucho. Así igualó el récord de tres victorias consecutivas de Nouvel An y Colindres en la gran carrera madrileña, si bien es el único que ha firmado esta proeza en La Zarzuela. Después de aquel valioso triunfo, Mendoza decidió retirar de la competición a su caballo, que fue vendido a la Yeguada Militar para ejercer funciones de semental.

El último de Claudio

Claudio Carudel ganó su primer GPM en 1959, con Wildsun, y se retiró con otros once triunfos más en su historial, los últimos sumando el mérito de ser el entrenador de los ganadores. Su última victoria fue en 1987 con Casualidad, un hijo de Rheffíssimo que ya se había impuesto en 1986 y que al año siguiente intentó sin éxito igualar el récord de Nouvel An, Colindres y El País.

El vuelo de la “avioneta”

Alguien decidió en 1993 que el GPM como tal no debía seguir celebrándose por reunir unas condiciones poco apropiadas. Por eso y por el cierre de La Zarzuela, la gran carrera no se disputó durante doce años. Al decimotercero, en 2006, volvió al calendario y el vuelo de la “avioneta” Baldoria en los últimos metros de aquella edición significó el reencuentro de toda la afición no solamente con su carrera, sino con su hipódromo recién inaugurado unos meses antes. “Ya estamos aquí”… 

El segundo de Entre Copas, el primero de Martínez… el que no fue de Achtung

La edición de 2013 fue una de las más especiales de la historia del GPM. Pocas horas antes del comienzo de la jornada, el 30 de junio, falleció en un hospital de Madrid el joven entrenador Roberto López, que había luchado durante meses de forma ejemplar contra su enfermedad. La desaparición de un hombre querido por todos y prometedor como pocos en su oficio supuso una gran consternación en el mundo de las carreras. Por eso, cuando en la recta final de aquel GPM surgió por todo el exterior su pupilo Achtung adelantando caballos bajo las exigencias de Marino Gomes, se hizo un silencio escalofriante en las tribunas de La Zarzuela. Un silencio que se convirtió posteriormente en una atronadora ovación, cuando el caballo regresó al recinto de ganadores. Pocos días hubo tantas lágrimas en el lugar como en aquella tarde. Un par de semanas después, sin embargo, Achtung dio un extraño y desmesurado positivo en el control antidopaje que nunca llegó a aclararse a pesar de las investigaciones de los responsables de la cuadra Enalto y de la Policía. ¿Quién había suministrado la sustancia al caballo estando su preparador en el lecho de muerte? Achtung fue distanciado y la victoria correspondió, por lo tanto, al viejo y entrañable Entre Copas. Su segundo GPM, y además con consideración internacional black type al ser categoría Listed. Y el primero para el crack de la fusta José Luis Martínez. Seguro que “Magic” habría soñado muchas veces con ganar la carrera, pero nunca de esta singular manera.

Los caballos que más carreras han ganado han sido...

Sólo tres caballos han ganado en tres ocasiones la prueba reina del turf español: Nouvel An (1919, 1920 y 1921), Colindres (1927, 1928 y 1929) y El País (1980, 1981 y 1982). Solo el último de ellos lo ha conseguido en el hipódromo de La Zarzuela.

Cinco caballos lograron a tres años ganar el Derby y también el Gran Premio de Madrid: Capelán (1956), Wildsun (1959), Caporal (1961), Vichisky (1988) y Akelarre (1990).

Tan sólo dos yeguas lograron imponerse a tres años en el Derby y también en el Gran Premio de Madrid: Terre de France (1958) y Travertine (1971), que fue también 2ª en el Oaks.

Dos caballos ganaron también el Derby y el Gran Premio en años consecutivos: Chacal (1974 y 1975), y Brezo (1982 y 1983).

Los jockeys que más veces han ganado el GPM son...

  • 1. Claudio Carudel (12)
  • 2. Victoriano Jiménez (9)
  • 3. Román Martín (6)
  • 4. José Perrelli (4)
  • 5. Cristobal Medina (3)
  • +. Alvaro Díez (3)
  • +. Carlos Belmonte (3)
  • +. eorge Archibald (3)
  • +. Jeremy Crocquevieille (3)
  • Con dos victorias: Michel Leforestier, Carlos Díez y Jorge Horcajada.

Las cuadras que más veces han ganado el GPM son...

  • 1. Rosales en nueve ocasiones: Travertine, My Mourne, Takala, Chacal, Brezo, Richal (2 veces) y Casualidad (2).
  • 2. Cimera, en otras nueve ocasiones: Nouvel An (3), Lighfoot, Colindres (3) y Atlántida (2).
  • 3. Beamonte, con seis victorias: Capelán, Wildsun, Nembutal, Nertal (2) y Aray.
  • 4. Villapadierna, con seis victorias: Baratíssima, Gomá, Touragua, Reltaj, Ifniri y Rheffissimo.
  • 5. Mendoza, en cinco ocasiones: El Señor (2) y El País (3).
  • 6. Yeguada Militar, con cinco victorias: Camprodón, Bouquet, Gitanillo e Ivanhoe (2).
  • Los preparadores que más veces han ganado el GPM son...

  • 1. Georges Higson, en nueve ocasiones: Badarkblar, Hebecourt, Recherché, AndrómedaBaratíssima, Gomá, Naranco, Touragua y Todo Azul.
  • +. Jesús Méndez, en otras nueve: Terre de France, Wildsun, Nembutal, Nertal (2), Reltaj, Aray, Ifniri y Rheffíssimo.
  • 3. Emilio López de Letona, en cuatro ocasiones: Camprodón, Bouquet, Gitanillo e Ivanhoe.
  • +. Fulgencio de Diego, igual (4): Travertine, My Mourne, Takala y Chacal.
  • +. Georges Flatman, igual: Colindres (3) y Atlántida.
  • +. Joanes Osorio, igual: Entre Copas (2), Friné y Tuvalu.

HISTORIAL DEL GRAN PREMIO DE MADRID MODERNO (*)

AÑO

GANADOR

EDAD

PESO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JINETE

SEGUNDO

TERCERO

2006

BALDORIA

3

52

Cuadra Madroños

M. Delcher S.

J. Horcajada

Adrianus

Johanie Cara

2007

PREMIER GALOP

3

53

Cuadra Zurraquín

Ch. Delcher

S. Hureau

Palamoss

Midnight Beauty

2008

BANNABY

5

59,5

Cuadra Miranda

M. Delcher S.

J. Grosjean

Montalegre

Jade

2009

FARAMIR

4

60

Cuadra Miranda

M. Delcher S.

J. Horcajada

Newango

Entre Copas

2010

KARLUV MOST

4

60

Cuadra Cholaica

J. L. Maroto

J. Crocquevieille

Entre Copas

Young Tiger

2011

ENTRE COPAS

7

60

Cuadra África

J. Osorio

J. Crocquevieille

Karluv Most

Plantagenet

2012

KARLUV MOST

6

60

Cuadra Cholaica

J. L. Maroto

C. Nora

Entre Copas

Plantagenet

2013

ENTRE COPAS

9

61

Cuadra África

J. Osorio

J. L. Martínez

Avante

Pazifiksturm

2014

FRINÉ

4

59,5

Dq. Alburquerque

J. Osorio

J. Crocquevieille

Fortun

Blues Wave

2016

MADRILEÑO (GB)

4

61

Cuadra Popular

G. Arizkorreta

V. Janacek

Checo

Flanders Flame

2017

TUVALU

5

61

Cuadra Santa Bárbara

J. Osorio

O. Ortiz de Urbina

Parsifal

El Inca

2018 ZASCANDIL 4 61 Cuadra Bloke Ch. Delcher B. Fayos Hipodamo de Mileto La Valkyrie

AÑO

GANADOR

EDAD

PESO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JINETE

SEGUNDO

TERCERO

1981

EL PAÍS

4

61

Cuadra Mendoza

J. C. Martínez

R. Martín

Serial

Number One

1982

EL PAÍS

5

61

Cuadra Mendoza

J. C. Martínez

C. Medina

Castropol

Thunderball

1983

BREZO

4

57

Cuadra Rosales

C. Carudel

C. Carudel

Zalduendo

El Paleto

1984

RICHAL

4

57

Cuadra Rosales

C. Carudel

C. Carudel

Pier Luigi

La Novia

1985

RICHAL

5

58

Cuadra Rosales

C. Carudel

C. Carudel

Carburundum

Pier Luigi

1986

CASUALIDAD

4

58

Cuadra Rosales

C. Carudel

C. Carudel

Pier Luigi

Atienza

1987

CASUALIDAD

5

58

Cuadra Rosales

C. Carudel

C. Carudel

Finíssimo

Villa Blanca

1988

VICHISKY

3

53

Mqsa. Santa Cruz

M. Alonso

C. Carrasco

Adriático

Razonable

1989

VILLA D'ESTE

5

59

Cuadra Machín

J. L. de Salas

C. Medina

Adelantón

La Yegua

1990

AKELARRE

3

53

Cuadra Lortenia

J. L. de Salas

A. Munro

Cin

Rapaciña

1991

MONET

3

53,5

Cuadra Alazán

R. Martín

J. A. Machado

Campanil

Don Napoli

1992

DARIYOUN

4

59

Cuadra Alborada

C. Head-Maarek

R. Hills

Toba

Istmo Blanco

1993

KING COBRA

5

59

C. Dos Hermanas

J. Osorio

P. Gilson

Toba

Siux

AÑO

GANADOR

EDAD

PESO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JINETE

SEGUNDO

TERCERO

1961

CAPORAL

3

53

Yeguada Figueroa

R. Perkins

R. Perkins

Vik

Cocoliche

1962

NERTAL

4

57

Ramón Beamonte

J. Méndez

R. Martín

Zala

Zeus (Ddo. 2º)

1963

NERTAL

5

59

Yeguada Ipintza

J. Méndez

R. Martín

Tacora

Bud

1964

MING

3

47

Yeguada Arnús

F. Galdeano

F. Galdeano R.

Frisco

Nertal

1965

TODO AZUL

4

63

Cuadra Esperanza

G. Higson

C. Carudel

Damasco

Maharadja

1966

RELTAJ

3

54,5

Conde Villapadierna

J. Méndez

J. A. Borrego

Enki

Rochebrune (Dda. 1º)

1967

TOTE

4

55

Yeguada Olé

M. García

L. Piggott

Ferial

Enki

1968

TEBAS

5

60,5

Dq. Alburquerque

Dq. Alburquerque

Dq. Alburquerque

Florian

Donagua

1969

ARAY

4

52

Yeguada Ipintza

J. Méndez

R. Martín

Arandora Star

Hoquis

1970

IFNIRI

3

46

Conde Villapadierna

J. Méndez

M. Giovanelli

Icatú

Donagua

1971

TRAVERTINE

3

52

Cuadra Rosales

F. De Diego

C. Carudel

Terborch

Geisha

1972

MY MOURNE

3

51

Cuadra Rosales

F. De Diego

C. Carudel

Koku

Narraly

1973

TAKALA

3

50

Cuadra Rosales

F. De Diego

C. Carudel

Albatrod of Rubi

Rochetto

1974

KING FROG

4

58

Yeguada Las Cuevas

R. Price

A. Murray

Takir

Royal Saphir

1975

CHACAL

4

60

Cuadra Rosales

F. De Diego

C. Carudel

Parmus

Tarqo

1976

RHEFFÍSSIMO

3

46

Conde Villapadierna

J. Méndez

F. Rodríguez

Clamor

Favallú (Dda. 2º)

1977

EL SEÑOR

3

52

Cuadra Mendoza

A. Penna

C. Medina

Favallú

Pimm's

1978

EL SEÑOR

4

61

Cuadra Mendoza

A. Penna

R. Martín

Barilone

El Cid

1979

PRÍNCIPE DUERO

4

53

Cuadra Corellana

F. Galdeano T.

P. García

Sácara

Bakar

1980

EL PAÍS

3

53

Cuadra Mendoza

J. C. Martínez

R. Martín

Chamartín

Revirado

AÑO

GANADOR

EDAD

PESO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JINETE

SEGUNDO

TERCERO

1941

HEBECOURT

3

53

Conde de Romanones

G. Higson

A. Díez

Orty

Rex

1942

CAMPRODÓN

3

47

Yeguada Militar

E. López de Letona

V. Jiménez

Blocus

Montfermeil

1943

BOUQUET

4

55

Yeguada Militar

E. López de Letona

V. Jiménez

C de Russie

Merin d'Or

1944

RECHERCHE

3

53

C. Torr

G. Higson

A. Díez

Dandy Nun

Andrómeda

1945

ANDRÓMEDA

4

54

C. Cubas

G. Higson

A. Díez

Twenty Park

Mark Over

1946

GITANILLO

3

45,5

Yeguada Militar

E. López de Letona

V. Jiménez

Chabola

Jap

1947

BARATISSIMA

3

48

Conde Villapadierna

G. Higson

C. Díez

Gitanillo

Fawley

1948

IVANHOE

3

48

Yeguada Militar

E. López de Letona

V. Jiménez

Baratíssima

Alí Baba

1949

IVANHOE

4

52

Yeguada Militar

G. L. Luzzatti

V. Jiménez

Málaga

Top Flite

1950

RACA

3

50,5

Yeguada Figueroa

J. C. Masa

J. M. Méndez

Calíope

Pumba

1951

TURANDOT II

3

48

Yeguada San Jorge

F. Cadenas

J. Perelli

Pumba

Gomá

1952

GOMA

4

59

Conde Villapadierna

G. Higson

V. Jiménez

Murillo

Lady Colne

1953

NARANCO

3

47

Yeguada Donostiarra

G. Higson

J. Ramel

Peralta

Goyito

1954

PERALTA

4

60

C. Tomás de Ybarra

F. Cadenas

V. Jiménez

Arurrerá

Donna Fly

1955

TOURAGUA

3

58

Conde Villapadierna

G. Higson

G. Chancelier

Dacil

Tbessa

1956

CAPELAN

3

54

Ramón Beamonte

F. García

J. Perelli

Rocky

Rapaz

1957

SAMARELLA

3

45

Margarita Z. Jonescu

Prop. Art. 88

E. Wedderin

Sultán el Yago

Roque Nublo

1958

TERRE DE FRANCE

3

52

C. José L. Carrera

J. Méndez

A. Balcones

Rosales

Taranta

1959

WILDSUN

3

56

Ramón Beamonte

J. Méndez

C. Carudel

Samarella

Ukrania

1960

NEMBUTAL

3

54

Ramón Beamonte

J. Méndez

C. Carudel

Pichi

D'Ivoi

AÑO

GANADOR

EDAD

PESO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JINETE

SEGUNDO

TERCERO

1919

NOUVEL AN

4

64

Cimera-Martorell

J. Freeman

G. Archibald

Przemysl

Billy Cock

1920

NOUVEL AN

5

64

Cimera-Martorell

J. Freeman

G. Archibald

Román

Albano

1921

NOUVEL AN

6

64

Cimera-Martorell

J. Freeman

G. Archibald

Albano

Wheat Duck

1922

ALBANO

6

64

María de Ussía

J. Ceca

V. Díez

Gran Capitán

Allexton

1923

RUBAN

4

62

Duque de Toledo

Adolph de Neuter

L. Lyne

Furnace

Etelfay

1924

LIGHTFOOT

3

40,5

Conde de la Cimera

L. Flatman

Winder

Ruban

Lusigny

1925

MUSSOLINI

3

49

Barón de Velasco

G. Daniels

Leforestier

La Doriquilla

Ruban

1926

APA NOY

3

46

Barón de Güell

M. de Rivera

J. Perelli

Teddy Bear

Toribio

1927

COLINDRES

3

49

Georges Flatman

G. Flatman

Belmonte

Mlle. De juenga

Boldi

1928

COLINDRES

4

60

Conde de la Cimera

G. Flatman

Belmonte

Centaure

Avanti

1929

COLINDRES

5

62

Conde de la Cimera

G. Flatman

Belmonte

Volga

Axdir

1930

JATIVA

3

48

Marqués de Valderas

V. Pueyo

J. Perelli

Atlántida

Duende

1931

ATLÁNTIDA

5

60

Conde de la Cimera

G. Flatman

V. Jiménez

Cap Polonio

Sorrento

1932

ATLÁNTIDA

6

60

Conde de la Cimera

M. E. Outré

V. Jiménez

Polichinela

Silillos

1933

WHO'S HE

3

50

C. Cortinas

L. Barreiro

D. Fernández

Aurrerá

Light Legend

1934

BOBI

3

52

C. Peñalver

M. Novella

C. Díez

Dark Henares

Light Legend

1935

BADARKBLAR

3

50,5

C. Carlos Figueroa

G. Higson

Leforestier

Bobi

Djadon

Palmarés de los grandes premios

CARRERA / AÑO

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

VALDERAS

ASPASIA DE MILETO

KETALA

FILLY MEDI

VALLILA

-

AVENUE DARGENT

HONEYMOON TRIP

KODIAK WEST

UDALLA

CIMERA

FESTEIRO

NUREDYN

KARETAS

ARKAITZ

-

FLANDERS FLAME

ELDELBAR

ANOTHER DAY OF SUN

EINAR

D. ALBURQUERQUE

DOMESIDE

ABDEL

CELTIC ROCK

CELTIC ROCK

-

LE BLUE ET NOIR

ZUBEROA

KARLSBURG KARLSBURG

NACIONAL

FESTEIRO

ALONSO

LABROS

ARKAITZ

CLAVILEÑO

ARGÜERO

QUEENROSE

CHERINA DYNAMITE

BEAMONTE

CLUNIA

OPIKKOPI

NAVARRA

CHAROSCA

-

NOCTALIA

WINFOLA

NIEVES VIRKA

VILLAPADIERNA

AYANZ

FORTUN

RILKE

ARKAITZ

-

NEMQUETEBA

WILD KING

DON SANCHO AXIOCO

CARUDEL

VOLCANICO

MATUSALEN

ARES D'EMRA

CIELO CANARIAS

-

NOOZHOH CANARIAS

ALMOROX

ARGÜERO BAYOUN

GP MADRID

ENTRE COPAS

KARLUV MOST

ENTRE COPAS

FRINE

-

MADRILEÑO (GB)

TUVALU

ZASCANDIL HIPODAMO DE MILETO

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

ARGÜERO

ROMPEOLAS

ATEGORRIETA

FLAMENKILLA

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

CASACA

SKINSIDE

FRINE

NAVARRA

VIZCAYA

AVENUE DARGENT

AVENUE DARGENT

NEW IALY BARELIERE

HISPANIDAD

ABDEL

CIELO CANARIAS

CIELO CANARIAS

ABDEL

DIEGO VALOR

ALMOROX

ALMOROX

CÉFIRO

GRAN CRITERIUM

MATUSALEN

PEARLSIDE

DANI WALLON

IDEAL APPROACH

ARGUERO

FUENTEESTEIS

ATEGORRIETA

GUERATY

MEMORIAL

AYANZ

CASACA

ABDEL

ARKAITZ

METRAMO

AGAIN CHARLIE

TUVALU

HIPODAMO DE MILETO

ROMÁN MARTÍN

BARONIA

BARONIA

FILLY MEDI

FILLY MEDI

BOHEMIAN RHAPSODY

KALINDA

BRUNETA

SOUPHA

REAPERTURA

-

-

CELTIC ROCK

RISBY

MADRILEÑO

MADRILEÑO

ALMOROX

NORAY

ANTONIO BLASCO

ABDEL

MIL AZUL

MIL AZUL

DIEGO VALOR

DIEGO VALOR

GROWING GLORY

ELECTRA VOICE​

ANOTHER DAY OF SUN

VILLAMEJOR

ACHTUNG

AZAFATA

ANDRY BRUSSELLES

ARKAITZ

MUSIQUE SACREE

AGAIN CHARLIE

HIPODAMO DE MILETO

CARRERA / AÑO

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2009

2008

2009

2010

VALDERAS

-

-

-

-

-

NURENIEVA

GOLDING STAR

LA GALERNA

ZENSIDE

ERCOLINI

CIMERA

-

-

-

-

-

PADEEL

DINK

YEPES

SILVERSIDE

ARIETE ARROLLADOR

D. ALBURQUERQUE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

NACIONAL

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

BEAMONTE

-

-

-

-

-

EPATHA

GOLDING STAR

LA GALERNA

CARLOTA

NARYA

VILLAPADIERNA

-

-

-

-

-

PALAMOSS

PREMIER GALOP

TSARABI

DOMESIDE

PLANTAGENET

CARUDEL

-

-

-

-

-

DIRCE

TRUENO NEGRO

YEPES

LORGAN

SILVERSIDE

GP MADRID

-

-

-

-

-

BALDORIA

PREMIER GALOP

BANNABY

FARAMIR

KARLUV MOST

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

-

-

-

-

-

AFRIKETA

JADE

SYNERGY

FRESNEDA

PARA ELISA

HISPANIDAD

-

-

-

-

YOUNG TIGER

TRIP TO THE MOON

SOLITA

SHUMOOKH

SILVERSIDE

SILVERSIDE

GRAN CRITERIUM

-

-

-

-

BALDORIA

WHAT A CAPER

RITUSS

AS DE TREBOL

ADJUGUE

VOLCANICO

MEMORIAL

-

-

-

-

YOUNG TIGER

JADE

YOUNG TIGER

BLUE RIDGE VIEW

YOU OR NO ONE

KARLUV MOST

ROMÁN MARTÍN

-

-

-

-

-

-

-

-

-

CONVIDADA

REAPERTURA

-

-

-

-

YOUNG TIGER

-

-

-

-

-

ANTONIO BLASCO

-

-

-

-

-

PRINCE D'ORANGE

LESSING

LORGAN

MARISCAL

PEÑALEN

VILLAMEJOR

-

-

-

-

-

BANNABY

GIROFOLO

FARAMIR

KARLUV MOST

PAZIFIKSTURM

CARRERA / AÑO

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1999

1998

1999

2000

VALDERAS

SALAAM

DOUBERTA

MOLINERA

PIGALLE

EOWYN

SUA

-

-

-

-

CIMERA

PERFIL

ISTMO BLANCO

TOTI GUAY

BOLISHOI

MADRILEÑO (IRE)

OKAWANGO

-

-

-

-

D. ALBURQUERQUE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

NACIONAL

SUR

TOBA

CULLINAN

BORJITO

MASBELL

BATU

-

-

-

-

BEAMONTE

VILLA MAGNA

DOUBERTA

LAGUNA

YOUNG ROZY

RIAZA

SUA

-

-

-

-

VILLAPADIERNA

SERVANDO

TOBA

CULLINAN

CUMBRALES

MADRILEÑO (IRE)

BATU

-

-

-

-

CARUDEL

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GP MADRID

MONET

DARIYOUN

KING COBRA

-

-

-

-

-

-

-

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

SALAAM

KIKAM

KATHLEN

LA STRADA

EOWYN

ALMU-DENA

-

-

-

-

HISPANIDAD

CRACK REGIMENT

CALIFE D'OR

PARTIPRAL

PARTIPRAL

VAL D'ARBOIS

SHERIDAN

-

-

-

-

GRAN CRITERIUM

NAUPLION

DOM ALAIN

AIR VAINQUEUR

PUERTOLLANO

FADO

KASHWAN

-

-

-

-

MEMORIAL

ONE TO TWO

ISTMO BLANCO

VERT AMANDE

PARTIPRAL

PARTIPRAL

MONGOL WARRIOR

-

-

-

-

ROMÁN MARTÍN

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

REAPERTURA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

ANTONIO BLASCO

MELODY SINGER

DOM ALAIN

AL MELODY

POLICY MATTER

ESTRAGÓN

ALMAGRO

-

-

-

-

VILLAMEJOR

SIBARITO

TOBA

LAGUNA

GILIBERTO

EL CEREMONIOSO

BATU

-

-

-

-

CARRERA / AÑO

1981

1982

1983

1984

1985

1986

1987

1988

1989

1990

VALDERAS

TIJUANA BLUE

LA NOVIA

MANOLA

GIFTMARA

CARUCHITA

HUNTING STAR

TERESA

LISANDRA

SHADARA

ROBERTIYA

CIMERA

BARILOCHE

BATALLADOR

ZALDUENDO

HABIT

PEPES

ORBITAL

SOCRAM

CINNAMON HORSE

LA YEGUA

SHERMAN

D. ALBURQUERQUE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

NACIONAL

FEELING

LA NOVIA

MAMELUCO

EL ALCAZAR

MAYORAZGO

HUNTING STAR

VILLA BLANCA

RAZONABLE

CANALETTO

AKELARRE

BEAMONTE

VALINSKA

LEYLA

ZAMBIA

FALLA

ENIX

PEARL ISLAND

TERESA

NAMANTI

RAPACIÑA

ROBERTIYA

VILLAPADIERNA

TAWIL

BREZO

ZALDUENDO

ARAMEO

CHAYOTE

FINISSIMO

ADRIATICO

VICHISKY

LA YEGUA

AKELARRE

CARUDEL

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GP MADRID

EL PAIS

EL PAIS

BREZO

RICHAL

RICHAL

CASUALIDAD

CASUALIDAD

VICHISKY

VILLA D'ESTE

AKELARRE

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

SACARA

LA NOVIA

LEYLA

RAIPONCE

BARAZONA

NITZANA

NITZANA

TERESA

POSSY FINGERS - JARA (empt.)

CYRENAICA

HISPANIDAD

-

-

-

-

SOUDZOU

HABIT

CHIKAWA

ISABENA

CAÑAL

SHERMAN

GRAN CRITERIUM

LEYLA

MANOLA

RAIPONCE

RESILLE

PEARL ISLAND

TERESA

FURIOSO

MOON RIVER

ROBERTIYA

VICTIM BOY

MEMORIAL

COLOSO

NIMBO

LA PISTA

HIGINIO

INDIAN PRINCE

CASUALIDAD

CASUALIDAD

VICHISKY

CANALETTO

CICLON

ROMÁN MARTÍN

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

REAPERTURA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

ANTONIO BLASCO

RIVELLORA

LA CASTELLANA

LEYLA

RODILES

SOUDZOU

HABIT

CHIKAWA

SOCRAM

NAMANTI

SHERMAN

VILLAMEJOR

CARNAVAL

INDIAN PRINCE

MANOLA

LORD OWEN

CHAYOTE

HUNTING STAR

EL CRICRI

VICHISKY

CANALETTO

CICLON

CARRERA / AÑO

1971

1972

1973

1974

1975

1976

1977

1978

1979

1980

VALDERAS

JAZMIN IV

LA LUZ

PENTAGONA

MASLLANA

LADY SNOB

BRUNA

RATHER

ONDINOA

AVALANCHA

HELINA

CIMERA

DARC

KOKU

LETHERTON

EL GAUCHO

DUAL SEA

SULIN

MANET

BARILONE

TUCUMAN

CHAMARTIN

D. ALBURQUERQUE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

NACIONAL

FRANJEZCO

KOSHKERO

ROCHETTO

EL GAUCHO

TINTO DE TORO

CLAMOR

MANET

PRINCIPE DUERO

TUCUMAN

NUMBER ONE

BEAMONTE

JAZMIN IV

DELFICA

PENTAGONA

AGRESIVA

NESKA

DILUVIO

FELISCOA

TOCAYA

SACARA

HELINA

VILLAPADIERNA

TRAVERTINE

NARRALY

ROCHETTO

CHACAL

DUAL SEA

EL CAMPILLO

MANET

BARILONE

TUCUMAN

NUMBER ONE

CARUDEL

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GP MADRID

TRAVERTINE

MY MOURNE

TAKALA

KING FROG

CHACAL

RHEFFISSIMO

EL SEÑOR

EL SEÑOR

PRINCIPE DUERO

EL PAIS

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

LINA SWING

LA CHORU

LINA SWING

GOREY

PENTAGONA

NESKA

PETISAR

CHIARA

SACARA

TOMYRIS

HISPANIDAD

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GRAN CRITERIUM

SCANDALO

JABIBA

CHACAL

NAUTILUS

NIKIÑACA

LAUDA

BARILONE

DIKI

BLUSHAL

FEELING

MEMORIAL

TERBORCH

STANIA

GEISHA

CHACAL

SEIS DOBLE

RHEFFISSIMO

REVIRADO

EL SEÑOR

ARROW

HUARALINO

ROMÁN MARTÍN

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

REAPERTURA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

ANTONIO BLASCO

-

-

-

-

-

-

-

-

TORMENTO

CHAMARTÍN

VILLAMEJOR

TERBORCH

NARRALY

ROCHETTO

CHACAL

DUAL SEA

RHEFFISSIMO

EL SEÑOR

CUATRO DOBLE

ARROW

EL PAIS

CARRERA / AÑO

1961

1962

1963

1964

1965

1966

1967

1968

1969

1970

VALDERAS

FOLIE

TOKARA

CARABAN

GLORIA

DALIA

EUREKA

LA SCANDALOSSA

GRIBU

HERVES

IRIAN

CIMERA

NERTAL

ATURUXO

TRITON

PONGO

RICKY

EROS

MASPALOMAS

ADAR II

RAGAZZO

ILALO

D. ALBURQUERQUE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

NACIONAL

CAPORAL

ATURUXO

AKBAR

FENICIO II

DAMASCO

EUREKA

MASPALOMAS

GOLFO

WILTI

ZORBA

BEAMONTE

FOLIE

TOKARA

KOSHKA

GLORIA

PINTACUDA

EUREKA

LA SCANDALOSSA

GUARANI

KATIMBA

ITHACA

VILLAPADIERNA

CAPORAL

ANGLO

TACORA

FENICIO II

DAMASCO

GRAN CANARIA

MASPALOMAS

DONAGUA

EL SANTO

HYPOCRATE

CARUDEL

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GP MADRID

CAPORAL

NERTAL

NERTAL

MING

TODO AZUL

RELTAJ

TOTE

TEBAS

ARAY

IFNIRI

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

-

-

-

-

-

-

-

-

GRIBU

KATIMBA

HISPANIDAD

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GRAN CRITERIUM

ANGLO

TACORA

CEUTA

RICKY

RELTAJ

MASPALOMAS

GRIBU

HAITI

PRIMA DONNA

GEISHA

MEMORIAL

FOLIE

NERTAL

BUD

FRISCO

BUD

NAVALCAN

MASPALOMAS

FARNESIO

ARAY

ARAY

ROMÁN MARTÍN

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

REAPERTURA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

ANTONIO BLASCO

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

VILLAMEJOR

VIK

TOKARA

BUD

PANCHO

NAVALCAN

RELTAJ

FERIAL

GALA II

ANAMUR

SANSON

CARRERA / AÑO

1951

1952

1953

1954

1955

1956

1957

1958

1959

1960

VALDERAS

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

CIMERA

TURANDOT II

AYUCO

NARRICHKIN

OBAGOY

TBESSA

RIU KIU

SANDRU

DYUR

JABATO

VERAGRO

D. ALBURQUERQUE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

NACIONAL

SAD PRINCE

AYUCO

GOYITO

AURRERA

PINKY

GYN

SULTAN EL YAGO

MANSOUR

VAMOS II

TRACIA

BEAMONTE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

VILLAPADIERNA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

CARUDEL

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GP MADRID

TURANDOT II

GOMA

NARANCO

PERALTA

TOURAGUA

CAPELAN

SAMARELLA

TERRE DE FRANCE

WILDSUN

NEMBUTAL

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

HISPANIDAD

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GRAN CRITERIUM

MAZUCO

NARRICHKIN

CHIPIRON

ANSWER ME

CAPELAN

-

KYMRIS

GRAN TARAJAL

VERAGRO

SINGAPUR

MEMORIAL

GREY EAGLE

TARSIS

CALESA

COLLEEN

RIFA

CHIPIRON

ABE DE FUEGO

DYUR

DYUR

ARGA

ROMÁN MARTÍN

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

REAPERTURA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

ANTONIO BLASCO

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

VILLAMEJOR

TURANDOT II

EDERRA

CALESA

TOURAGUA

ARTICUZA

RAPAZ

MENARA

EDNA

ANADOLI

RAIWA

CARRERA / AÑO

1941

1942

1943

1944

1945

1946

1947

1948

1949

1950

VALDERAS

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

CIMERA

CASTELLON

IMPERIO

VELAZQUEZ

DARK TOKI

JAP

SANDRA

AMAYA

CALPE

JABATO

DON JAPAN

D. ALBURQUERQUE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

NACIONAL

OCCEANO

BOT

NUMANCIA

IRAK

JAP

AYETE

AMAYA

ALIBABA

TROPICANA

RACA

BEAMONTE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

VILLAPADIERNA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

CARUDEL

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GP MADRID

HEBECOURT

CAMPRODON

BOUQUET

RECHERCHE

ANDROMEDA

GITANILLO

BARATISSIMA

IVANHOE

IVANHOE

RACA

SUBASTA ACPSIE

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

R. R. BENÍTEZ DE LUGO

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

HISPANIDAD

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

GRAN CRITERIUM

IMPERIO

-

MALTA

FUEN BLANCA

AYETE

HURON GRIS

CALPE

MARFIL

RACA

TURANDOT II

MEMORIAL

L'ASTREE

CUIR DE RUSSIE

MERIN D'OR

BOBATI

MALLORCA

FALUCHO

QUIMERA

TOP FLITE

GAZTELUPE

ADANA II

ROMÁN MARTÍN

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

REAPERTURA

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

ANTONIO BLASCO

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

VILLAMEJOR

HEBERCOURT

CAMPRODON

VELAZQUEZ

RECHERCHE

FANDANGUILLO

AYETE

BARATISSIMA

INDAUCHU

PETAVY

RACA

CAMPEONES DE ESPAÑA

CAMPEONES DE ESPAÑA DESDE LA INAUGURACIÓN DEL HIPÓDROMO DE LA ZARZUELA (1941)

AÑO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JOCKEYS

CRIADORES

CABALLOS

SEMENTALES

2001

CLAES BJORLING

OVIDIO RODRÍGUEZ

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

YEGUADA CORTIÑAL

ANBARI

MUHTARRAM

2002

YEGUADA CORTIÑAL

OVIDIO RODRÍGUEZ

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

YEGUADA CORTIÑAL

MONTALBÁN

MONDRIAN

2003

YEGUADA CORTIÑAL

EDWARD J. CREIGHTON

ALAN CREIGHTON

YEGUADA CORTIÑAL

LUTH HIGH

SHERMAN

2004

CUADRA MADROÑOS

OVIDIO RODRÍGUEZ

JORGE HORCAJADA

YEGUADA CORTIÑAL

CLASSIC CROCO

CROCO ROUGE

2005

CUADRA MADROÑOS

MAURICIO DELCHER SÁNCHEZ

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

HARAS DE FIRMAMENTO

FOL PARADE

PARADE MARSHAL

2006

CUADRA MADROÑOS

MAURICIO DELCHER SÁNCHEZ

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

YEGUADA MILITAR

BALDORIA

LIMPID

2007

YEGUADA CORTIÑAL

MAURICIO DELCHER SÁNCHEZ

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

YEGUADA CORTIÑAL

PREMIER GALOP

OKAWANGO (SPA)

2008

YEGUADA CORTIÑAL

JOSÉ CARLOS FERNÁNDEZ R.

BORJA FAYOS

YEGUADA CORTIÑAL

BANNABY

LIMPID

2009

CUADRA VADARCHI

MAURICIO DELCHER SÁNCHEZ

JULIEN GROSJEAN

CUADRA MADROÑOS

FARAMIR

BAPTIZE

2010

CUADRA SAFSAF

MAURICIO DELCHER SÁNCHEZ

JEREMY CROCQUEVIEILLE

YEGUADA CORTIÑAL

KARLUV MOST

BAPTIZE

2011

CUADRA SAFSAF

MAURICIO DELCHER SÁNCHEZ

JEREMY CROCQUEVIEILLE

DEHESA DE MILAGRO

ENTRE COPAS

DYHIM DIAMOND

2012

CUADRA SAFSAF

GUILLERMO ARIZKORRETA

VACLAV JANACEK

DEHESA DE MILAGRO

PAZIFIKSTURM

DYHIM DIAMOND

2013

CUADRA SAFSAF

GUILLERMO ARIZKORRETA

VACLAV JANACEK

DEHESA DE MILAGRO

ABDEL

DYHIM DIAMOND

2014

CUADRA DI BENISICHI

GUILLERMO ARIZKORRETA

VACLAV JANACEK

DEHESA DE MILAGRO

ARKAITZ

PYRUS

2015

CUADRA ODISEA

GUILLERMO ARIZKORRETA

VACLAV JANACEK

DEHESA DE MILAGRO

DIEGO VALOR

DIKTAT

2016

CUADRA POPULAR

GUILLERMO ARIZKORRETA

BORJA FAYOS

DEHESA DE MILAGRO

MADRILEÑO

CARADAK

2017

CUADRA SANTA BÁRBARA

GUILLERMO ARIZKORRETA

VACLAV JANACEK

DEHESA DE MILAGRO

TUVALU

CARADAK

2018

CUADRA NANINA

GUILLERMO ARIZKORRETA

RICARDO SOUSA

CUADRA NANINA HIPODAMO DE MILETO CARADAK

AÑO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JOCKEYS

CRIADORES

CABALLOS

SEMENTALES

1981

CUADRA MENDOZA

FRANCISCO ALBERTO MILIÁ

CLAUDIO CARUDEL

CUADRA ROSALES

CARNAVAL

CHACAL

1982

CUADRA MENDOZA

JUAN JESÚS CECA

CLAUDIO CARUDEL

CUADRA ROSALES

INDIAN PRINCE

CHACAL

1983

CUADRA ROSALES

LUIS MAROTO

CLAUDIO CARUDEL

YEGUADA MILITAR

ZALDUENDO

BRABANT

1984

CUADRA ROSALES

CARLOS CORVALÁN

CLAUDIO CARUDEL

CUADRA ROSALES

HABIT

CHACAL

1985

CUADRA ROSALES

LUIS MAROTO

CLAUDIO CARUDEL

CUADRA ROSALES

CHAYOTE

RHEFFÍSSIMO

1986

CUADRA ROSALES

CLAUDIO CARUDEL

BARTOLOMÉ GELABERT

CUADRA ROSALES

CASUALIDAD

RHEFFÍSSIMO

1987

CUADRA ROSALES

CLAUDIO CARUDEL

BARTOLOMÉ GELABERT

CUADRA ROSALES

CASUALIDAD

RHEFFÍSSIMO

1988

CUADRA ROSALES

MIGUEL ALONSO

BARTOLOMÉ GELABERT

CUADRA ROSALES

VICHISKY

EL SEÑOR

1989

CUADRA ALBORADA

ENRIQUE BEDOURET

SERVANDO VICENTE CAÑIZO

CUADRA ROSALES

CANALETTO

RHEFFÍSSIMO

1990

CUADRA ALBORADA

ENRIQUE BEDOURET

FLORENTINO GONZÁLEZ

CUADRA ASTURIAS

AKELARRE

EL PAÍS

1991

CUADRA ALBORADA

ENRIQUE BEDOURET

CRISTÓBAL MEDINA

CUADRA ASTURIAS

ONE TO TWO

NO PASS NO SALE

1992

CUADRA ALBORADA

ENRIQUE BEDOURET

JORGE HORCAJADA

YEGUADA MILITAR

PETIT LOUP

DANZIG

1993

CUADRA MADRILEÑA

ROMÁN MARTÍN

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

CUADRA ROSALES

CALIFE D'OR

RHEFFÍSSIMO

1994

CUADRA MADRILEÑA

MIGUEL ALONSO

FLORENTINO GONZÁLEZ

CUADRA PEREIRA SAT

PARTIPRAL

LUTH DANCER

1995

CUADRA MADRILEÑA

ROMÁN MARTÍN

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

YEGUADA EL ESPINAR

MADRILEÑO

LUTH DANCER

1996

CUADRA MADRILEÑA

ROMÁN MARTÍN

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

YEGUADA EL ESPINAR

MDUDU

LUTH DANCER

1997

CUADRA MADRILEÑA

MAURICIO DELCHER POULIES

SR. ARIZKORRETA, GUILLERMO

YEGUADA EL ESPINAR

OKAWANGO

DON ROBERTO

1998

CUADRA MADRILEÑA

EDUARDO OLGADO

FLORENTINO GONZÁLEZ

YEGUADA EL VENTORRILLO

VICIMAR

DON ROBERTO

1999

CUADRA GUIJARRO

JOSÉ MANUEL BORREGO

FLORENTINO GONZÁLEZ

YEGUADA BALMORAL

OKAWANGO (SPA)

DON ROBERTO

2000

YEGUADA CORTIÑAL

OVIDIO RODRÍGUEZ

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

YEGUADA CORTIÑAL

JAFAR

SHERMAN

HISTORIAL DEL GRAN PREMIO DE MADRID MODERNO (*)

HISTORIAL DEL GRAN PREMIO DE MADRID MODERNO (*)

AÑO

PROPIETARIO

PREPARADOR

JOCKEYS

CRIADORES

CABALLOS

SEMENTALES

1961

RAMÓN BEAMONTE

JESÚS MÉNDEZ

CLAUDIO CARUDEL

YEGUADA MILITAR

FOLIE

LE PAILLON

1962

RAMÓN BEAMONTE

JESÚS MÉNDEZ

ROMÁN MARTÍN

YEGUADA MILITAR

NERTAL

GOYAZ

1963

CUADRA DOS ESTRELLAS

JESÚS MÉNDEZ

CLAUDIO CARUDEL

YEGUADA MILITAR

NERTAL

TOURAGUA

1964

CUADRA DOS ESTRELLAS

ÁLVARO DÍEZ

CLAUDIO CARUDEL

YEGUADA MILITAR

FRISCO

TOURAGUA

1965

CUADRA DOS ESTRELLAS

ÁLVARO DÍEZ

CLAUDIO CARUDEL

YEGUADA MILITAR

TODO AZUL

GOYAZ

1966

CONDE DE VILLAPADIERNA<%2

Los mejores de la Historia

GRANDES CABALLOS

Young Tiger

Desde los dos hasta los diez, y a pesar de sufrir varias lesiones importantes que le obligaron a pasar largas etapas en recuperación, Young Tiger corrió 39 carreras, de las que ganó 22, acumulando más de 800.000 euros en premios y primas, aunque superando el millón de euros de ganancias para su propietario, Javier Gispert, gracias a los bonos del circuito del Defi du Galop francés. Colocado de Grupo a tres años, se impuso en diez carreras de nivel Listed en Francia e Italia, aunque fue en España donde escribió capítulos de incalculable valor sentimental.

Fue el gran protagonista de la temporada de la reapertura del hipódromo de La Zarzuela (otoño de 2005), al imponerse con suma facilidad en los tres grandes premios programados en menos de dos meses: el Gran Premio Reapertura (2.000 metros), el Memorial Duque de Toledo (2.400 metros) y el Gran Premio de la Hispanidad (1.600 metros). No contento con eso, dos años más tarde volvió a ganar el Memorial Duque de Toledo, y dos años más tarde (ya en 2009, con ocho años), la Copa de Oro de San Sebastián.

El Gran Premio de Madrid lo corrió solamente una vez, con ¡nueve años!, y fue tercero del dúo inolvidable Karluv Most-Entre Copas. Todavía al año siguiente, con diez primaveras, Young Tiger tuvo el coraje de volver a San Sebastián para ser cuarto en la Copa de Oro.

El de Gispert, entrenado por François Rohaut, fue un caballo excepcional no solamente por su calidad sino por su extraordinario corazón, que le permitió alargar su carrera deportiva superando varias lesiones que a cualquier otro habrían retirado. Siempre respondió a las expectativas de la afición madrileña, brindando espectáculos inolvidables y dando brillantes, sobre todo, a la gran reapertura del hipódromo, lo que siempre habrá que recordar y agradecerle, a él y a su propietario. Tras su retirada, vive feliz en las playas cántabras al cuidado de Alberto Remolina, encargado siempre de sus recuperaciones.

Año Nacimiento: 
2001
Padre: 
Tiger Hill
Madre: 
Youngolina
Sexo: 
Macho (castrado)
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Javier Gispert

Bannaby

Llegó a España después de haber dado un valor aceptable en Francia, donde su rol, sin embargo, era el de hacer de sparring para otros mejores en una gran cuadra. Importado por Alberto Abajo, y bajo el cuidado de Roberto López, se impuso en el Villamejor después de haber sido tercero en el Memorial Duque de Toledo en su presentación en España.

Ya defendiendo los colores de la cuadra Miranda de Luis Morgado, y bajo la preparación de Mauri Delcher, Bannaby se convirtió en un campeón que apuntó a su palmarés, hasta los siete años, el Gran Premio de Madrid, dos veces la Copa de Oro, el Gran Premio de San Sebastián y el Gladiateur, entre otras carreras en España. Fuera de nuestras fronteras, Bannaby se reveló como un fondista de primer nivel, ganando el Prix Cadran (Gr.1) en el meeting del Arco de Triunfo y logrando otras colocaciones de valor, amén de imponerse en Listed. Además, con siete años, participó en la mítica Gold Cup de Royal Ascot (Gr.1), donde cumplió un excelente papel para ser cuarto de Rite of Passage. Sumó doce victorias y más de 630.000 euros entre premios y primas hasta retirarse a ejercer de semental. En este nuevo papel, y con pocas oportunidades, es padre de numerosos ganadores.  

Año Nacimiento: 
2003
Padre: 
Dyhim Diamond
Madre: 
Trekalari
Sexo: 
Macho
Capa: 
Alazana
Propietario: 
Alberto Abajo / Cuadra Miranda

Entre Copas

Criado por su propietario, Fernando Hernández Font, Entre Copas solamente corrió en España por su mala disposición a los viajes. Esto fue una fortuna para los aficionados españoles, que disfrutaron de su calidad y de su corazón durante siete años.

Su historia es de las realmente peculiares. Fue un caballo muy atrasado y en sus primeras carreras, en el segundo semestre de 2007, con tres años, no apuntó nada, aunque despidió la temporada ganando un hándicap después de cuatro salidas en las que no había sido capaz de colocarse.

A cuatro años empezó a progresar, y pasó de ser un caballo de hándicap a disputar, aunque sin éxito, el Gran Premio de Madrid. No obstante, terminó la temporada ganando el Gladiateur.

A partir de ahí, llegó su verdadera explosión, con cinco años. Llegó a correr hasta los diez años un total de 53 carreras, obteniendo 16 victorias, 24 colocaciones y casi 400.000 euros en ganancias. Se anotó dos veces el Gran Premio de Madrid (2011 y 2013), tres veces el Gladiateur, dos veces el Corpa y el Gran Premio de San Sebastián, y la Mijas’ Cup de 2011. Se exhibió en La Zarzuela, en San Sebastián, en Mijas y en Dos Hermanas, y esto hizo que se convirtiera en uno de los caballos más queridos por la afición en todos los años transcurridos desde la reapertura de La Zarzuela.

Tras su retirada, Entre Copas aún regresó al hipódromo de La Zarzuela para desfilar una vez más ante sus tribunas y recibir la última ovación de todos los aficionados justo antes de la disputa del Premio Gladiateur de 2014. Desde entonces, esta significada carrera del calendario tradicional de Madrid se llama Premio Entre Copas-Gladiateur.

Año Nacimiento: 
2004
Padre: 
Sakhee
Madre: 
Priena
Sexo: 
Macho (castrado)
Capa: 
Alazana
Propietario: 
Cuadra África

Equiano

En España, Equiano solamente corrió cuatro carreras a dos años. Fue segundo en el Primera Paso, tercero en el Gran Critérium de la excelente Rituss y ganó dos pruebas en La Zarzuela y en San Sebastián. Terminó la campaña precoz en Francia, siendo tercero en el Criterium de Maisons-Laffitte (Gr.2) y Mauri Delcher ya enfocó su futuro para hacer algo importante.

Tras reaparecer a tres años, segundo, ganó una categoría B en París y fue segundo en los mil metros del Prix du Gros-Chene (Gr.2), carrera tras la cual fue vendido por la cuadra Madroños de Félix Sanz al propietario inglés James Acheson, con cuyos colores ya participó en su carrera siguiente, el prestigioso sprint del King’s Stand St. (Gr.1) de Royal Ascot. Aún bajo la preparación de Mauri Delcher, Equiano ganó, convirtiéndose en uno de los flyers más importantes de Europa.

A partir de ahí pasó un tiempo naufragando en carreras del máximo nivel, hasta que su entrenador, Barry Hills, consiguió recuperar su mejor valor en 2010, apuntándose de nuevo el King’s Stand, un Grupo 3 en Newmarket y sendos segundos en Gr. 2 y en Gr. 1. Equiano era un caballo complicado (en alguna ocasión se quedó sin correr por negarse a entrar en los cajones), pero puesto en marcha, fue uno de los grandes. Después de acumular más de 300.000 euros en premios y siete victorias, fue retirado a ejercer funciones de semental en Reino Unido, donde mantiene una cotización constante como padre de buenos dos años y caballos de velocidad.

Año Nacimiento: 
2005
Padre: 
Acclamation
Madre: 
Entente Cordiale
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Madroños

Karluv Most

El francés Karluv Most también fue un caballo tardío que empezó a mostrar sus poderes en el otoño de los tres años, cuando se impuso en el Villamejor. Cerró su carrera deportiva con nueve victorias y veinte colocaciones (alguna de ellas en Listed en Francia), 250.000 euros en premios y el reconocimiento de toda la afición por su gran corazón, que le permitió ser competitivo hasta los siete años, proporcionando duelos vibrantes con su eterno enemigo, el alazán Entre Copas. No en vano, ambos caballos se repartieron cuatro ediciones consecutivas del Gran Premio de Madrid, de las cuales Karluv Most ganó las de 2010 y 2012, con Entre Copas segundo, y fue segundo en la de 2011 (con triunfo del de África). Además, Karluv Most ganó el Memorial Duque de Toledo.

Su retirada, que sucedió un poco antes de la de su gran rival, supuso un punto y aparte en la historia contemporánea de las carreras españolas y, especialmente, en La Zarzuela. Sus primeros hijos están por correr y se les espera con cariño.

Año Nacimiento: 
2006
Padre: 
Della Francesca
Madre: 
La Vltava
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Cholaica

Noozhoh Canarias

El Grupo Bolaños Gran Canaria, de los hermanos Juan Carlos y José Luis Bolaños, importó a Noozhah de Inglaterra y ganaron varias carreras con ella. Fue el principal motivo para apostar por su primer producto en la subasta de yearlings de la Dehesa de Milagro de 2012, un castaño hijo de Caradak por el que pagaron apenas diez mil euros.

Bajo la preparación del también canario Enrique León, el potro se mostró serio y veloz a la primavera siguiente y ganó en un cánter el Primer Paso e igualmente, un par de meses después, el Martorell. Tan buenas sensaciones transmitían, que se fue a correr un Listed a Francia… y volvió a ganar con facilidad con José Luis Martínez a los mandos. Su exhibición, que destrozó las taquillas de apuestas en muchos puntos, llamó la atención de propios y extraños y empezaron a llegar las ofertas por el potro, que tenía, sin embargo, el punto de mira puesto sobre los1.400 metros del Prix Jean Luc Lagardere, Grupo 1 a disputarse en el meeting del Arco de Triunfo.

Su segundo puesto de Karakontie, vendiendo muy cara la derrota con una monta no muy afortunada de Christophe Soumillon, significó la popularidad extrema de un caballo que se convirtió en el más mediático en España de las últimas décadas. Reportajes fantásticos fueron publicados y emitidos en todo tipo de medios generalistas y el nombre de Noozhoh aportó una visibilidad muy deseada para el hipódromo de La Zarzuela. Las ofertas siguieron llegando a la mesa de los hermanos Bolaños, pero siempre dijeron que no.

A tres años, Noozhoh ganó fácilmente la reaparición, el Torre Arias, y de ahí se fue a Newmarket para ser sexto en una de las ediciones más fuertes de las 2.000 Guineas (Gr.1) que se recuerdan. Llegaron más ofertas pero el caballo no se vendía. Volvió a intentarlo en la July Cup (Gr.1) pero una pista en su contra frenó su progresión y a partir de ahí el caballo no fue el mismo.

Cambió de preparación, se instaló en Chantilly bajo los cuidados de Carlos Laffón y consiguió ser tercero en el Prix de la Foret (Gr.1), también en el meeting del Arco. Pero sus carreras al año siguiente confirmaron su declive y el caballo volvió a España para estabularse en Cantabria, en la preparación de Alberto Remolina.

Después de unas primeras carreras un tanto decepcionantes, aunque siempre en las primeras posiciones, Noozhoh volvió a deslumbrar en el Covarrubias, el Nertal y el Carudel. No pudo pelear en nuevo intento en Grupo en Francia y volvió para ser segundo en el Hispanidad (listed) de Almorox y en el Blasco de Growing Glory, tras lo cual se entrena para afrontar una campaña más, a seis años, con el objetivo de ganar una carrera de entidad que ponga la guinda que se merece a su historial.

Caballo nacido y criado en España, precoz y de excepcional velocidad (su distancia óptima son los 1.400 metros), Noozhoh ha sido el caballo más esperado en La Zarzuela en los últimos años, ya que cada participación suya ha levantado una gran expectación. Ahora se espera que culmine su carrera y que posteriormente sea capaz sus grandes virtudes como padre.   

Año Nacimiento: 
2011
Padre: 
Caradak
Madre: 
Noozhah
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Grupo Bolaños Gran Canaria

Arkaitz

La potrada nacional de Dehesa de Milagro de 2011 y su subasta de yearlings de 2012 no fue solo Noozhoh Canarias. Ni mucho menos. También fue Arkaitz, un castaño oscuro que gustó mucho en su debut victorioso a dos años y deslumbró en su siguiente salida y victoria, la Copa de Criadores, para convertirse en uno de los favoritos para las clásicas de 2014.

Lo que nadie esperaba es que Arkaitz ganara todas las clásicas. Pero todas. Pasó a la historia por ser el primer caballo capaz de ganar la Triple Corona (Cimera, Villapadierna y Villamejor) desde que lo hiciera en 1975 Dual Sea. Sin embargo, Arkaitz ganó también el Gran Premio Nacional, la otra antigua clásica española, que no ganó Dual Sea (fue para Tinto de Toto aquel año). Y no contento con esto, se apuntó también el Memorial Duque de Toledo y su preparatoria, el Premio Royal Gait, completando una durísima y extraordinaria campaña en la que solamente cosechó dos derrotas: antes Noozhoh Canarias en el Torre Arias y en el Gran Premio de Madrid, en el que fue cuarto de Friné.     

A tres años, Arkaitz lo corrió prácticamente todo y dio muestras de una calidad excepcional que merece reconocerse por muchos años. Bajo los cuidados de Paquito Rodríguez, el caballo siempre dio la cara e incluso completó dos actuaciones meritorias en Francia al inicio de la campaña siguiente, consiguiendo un tercer puesto en el Prix Exbury (Gr.3). Quedó en las manos de Pascal Bary para hacer la temporada en el país galo pero solamente corrió una carrera y mal antes de regresar a España y estabularse en San Sebastián, ahora en la cuadra de Ana Imaz Ceca. Con ella corrió siete carreras, en un nivel inferior y ganando solamente una de ellas, aunque una buena carrera: el Gran Premio de Casablanca en Marruecos (54.000 euros). Luego terminó lesionado la Copa de Oro de San Sebastián de 2016 y fue retirado de la competición, para empezar a ejercer funciones de semental en la Yeguada de Ulzama en 2017, donde otros recordados campeones de tiempos pretéritos también dieron lo mejor de sí mismo.

Arkaitz fue un tres años soberbio, con una aceleración y una capacidad de lucha fuera de lo común que sin duda habría merecido cerrar su currículo con algún éxito en alguna de las pruebas de Grupo que abordó, pues probablemente capacidad para ello tenía. Ahora toca a esperar a sus hijos. La historia sigue…

Año Nacimiento: 
2011
Padre: 
Pyrus
Madre: 
Lady Cree
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Di Benisichi

Chacal

El irlandés pupilo de la Rosales fue un gran caballo de 2.400 en adelante. Sus delicadas manos y un problema de cascos no le impidieron dejar una tarjeta de visita en los hipódromos españoles de diez victorias sobre 11 salidas a pista. Su única mácula la protagonizó en el Gran Premio de Madrid de 1974, donde inexplicablemente no pudo pasar de la décima posición cuando era el más firme candidato al triunfo.

Todo lo demás en su admirable currículo son victorias, y entre ellas destacan en 1974 la Copa de Oro de San Sebastián, el Derby y el Villamejor. En 1975 sí ganó el Gran Premio de Madrid y de nuevo ganó la Copa de Oro, y se adjudicó el Memorial Duque de Toledo y el Corpa.

Chacal dio un gran valor en su etapa de corredor, lo que le valió una gran reputación como reproductor. No defraudó a los que le apostaron como semental en la yeguada dando grandes caballos y algunos excepcionales como son los casos de Brezo, quien se adjudicó el Derby y el Gran Premio de Madrid, y Richal, que consiguió salir victorioso en la máxima prueba madrileña en dos ocasiones y también ganó el Corpa.

Año Nacimiento: 
1971
Padre: 
Le Levanstell
Madre: 
Polar Point
Sexo: 
Macho
Capa: 
Alazana
Propietario: 
Cuadra Rosales

Rheffissimo

Rheffíssimo fue un gran caballo que ganó todas sus carreras en España. Tenía mucha clase y un físico limitado. Además se consagró como un excelente semental que dio varios ganadores de grandes premios y fue padre de la mismísima Teresa. Sus muchos problemas físicos retrasaron su debut hasta la edad de tres años y no se le entrenó demasiado por ser muy delicado. Su frágil naturaleza afortunadamente no se transmitió, lo que le permitió escribir en la yeguada, a partir de los cuatro años, uno de los episodios más brillantes de la historia del turf español.

Entre sus dolencias destacaban unas manos que los expertos catalogaban de “catastróficas”: padecía artritis y tenía un soplo en el corazón. Todos estos problemas unidos a que de potro dio siempre la impresión de ser un producto a medio acabar, hicieron que su criador, el conde de Villapadierna, le colocara el cartel de transferible o en venta. Afortunadamente para los intereses de su dueño tan precario físico no enamoró a ningún posible comprador por lo que Rheffíssimo siguió a las órdenes de su entrenador Jesús Méndez, quien le trató con un gran mimo y por ello pudo sacar lo mejor del hijo de Rheffic y La Sanctíssima. Vale como ejemplo destacar sus victorias a tres años en el Gran Premio de Madrid y la Copa de Oro del 76, aunque la primera fue muy criticada por llevar tan sólo 46 kilos de peso (hay que recordar que hasta entonces era un producto que tan sólo había corrido una carrera). Esta vida entre algodones le permitió contar sus seis salidas a las pistas por victorias, adjudicándose las dos carreras antes indicadas, la de su debut, además del memorial Duque de Toledo y el Villamejor.

Era un súperclase que siempre se imponía sin importarle las tácticas que otros utilizaran en la carrera. Podía ganar de punta a punta, viniendo de finales y en distancias cortas o largas. Cuando se le preguntaba a su preparador por el metraje ideal de Rheffíssimo su respuesta no admitía réplica: “Rheffíssimo no tiene distancia ideal: es el mejor de 1.000 a 4.000 metros”.

Su aventura inglesa, si no de decepcionante cabe describirla de muy discutida, ya que Luca Cumani, su preparador en este país no lo mimó lo suficiente para que diera lo mejor que llevaba dentro. Tras correr el Jockey Club Stakes, Grupo III, y quedar tercero a tres cuerpos de un colocado del Derby de Epsom, disputó en muy malas condiciones -acababa de salir de un cólico- un Grupo II, para posteriormente, sin apenas descanso, correr la Copa de Oro de Ascot donde se mantuvo en el grupo puntero para acabar cediendo en los metros finales.

Rheffíssimo fue ganador de la estadística de sementales en 1985, 1986, 1987, 1989 y 1993 y tuvo a Teresa y a Casualidad como sus dos descendientes más destacados.

Año Nacimiento: 
1973
Padre: 
Rheffic
Madre: 
La Sanctissima
Sexo: 
Macho
Capa: 
Alazana
Propietario: 
Conde de Villapadierna

El País

El País tiene el récord de haber sido el único ganador en tres ocasiones consecutivas del Gran Premio de Madrid en La Zarzuela. Empezó este hito adjudicándose la gran prueba madrileña en 1980 contra pronóstico, ya que, Number One, el hijo de Chacal, tras los triunfos en el Nacional y en el Derby partía como favorito. Pero al igual que su padre seis años antes, cuando se esperaba lo mejor de él, se vino abajo estropeando las previsiones de la cátedra y haciendo polvo los pronósticos. Las crónicas de aquellos días resaltaron su punta de velocidad y la aptitud a la distancia pero le restaron mérito al equino montado por Román Martín, al centrarse en el fallo de Number One.

Sin embargo, El País pudo demostrar su valía al año siguiente en el Gran Premio del 81: al doblar la curva, con 61 kilos encima, comenzó a galopar sin necesidad de ser movido por su jinete, ganando terreno por voluntad propia y haciendo alarde de su gran potencia. También Román Martín estuvo insuperable. Dejó que Serial se acercara y sólo entonces le exigió todo a El País. En esos momentos el hijo de High Line dio ese tirón que solo los caballos con clase saben dar y todos pudieron ver que además de la potencia propia de los descendientes de Hyperion, El País poseía una impresionante punta de velocidad. Empleó en recorrer los 2.500 metros el mismo tiempo que el año anterior pero esta vez con ocho kilos más. Segundo fue Serial y tercero Number One.

Más tarde, cuando iba a tomar parte en la Copa de Oro, el de Mendoza sufrió una grave lesión. Tuvo que ser operado en Inglaterra y pasó el resto del año en blanco. A su regreso de Inglaterra y una vez estabulado, comenzó su puesta a punto en las cuadras de La Zarzuela. De nuevo se pudo ver su bonito aspecto y la extraordinaria clase que demostraría en los entrenamientos, rompiendo el crono en las diferentes distancias donde se le estaba probando. Con las reservas lógicas sobre su recuperación, tomó parte en el Corpa. Sobre una distancia de 3.000 metros, portando un peso de 60 kilos y con la monta de Bartolomé Gelabert, ocupó el tercer puesto, cediendo ante Coloso (56k) y Number One (56k), caballos que estaban muy puestos para tan dura prueba. A partir de aquí, y sin resentirse para nada de su antigua lesión, confirmó su buen estado de salud y presentó nuevamente su candidatura al Gran Premio de Madrid.

El mayor atractivo de la edición de 1982 era la concurrencia de El País en el Gran Premio de Madrid. Con ello optaba a igualar el récord de los legendarios Nouvel An y Colindres, que allá por los años veinte lograron adjudicarse tres seguidos en el hipódromo de La Castellana.

El viejo caballo de la Cuadra Mendoza, cargando 61 kilos, con una sola carrera en todo el año y una lesión de rodilla por medio, sacó los colores a jóvenes y veteranos. Ganó su tercer Gran Premio de Madrid, esta vez con Cristóbal Medina. Segundo fue Castropol (56) y tercero Thunderball (54).

El País sólo corrió 12 carreras en los años en los que estuvo activo, ganando siete de ellas y consiguiendo un segundo y dos terceros puestos. Fue retirado a la Yeguada Militar a la edad de seis años, donde dio algunos buenos descendientes.

Año Nacimiento: 
1977
Padre: 
High Line
Madre: 
Filiform
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Mendoza

Royal Gait

Importado por “Tato” Figueroa, el caballo de la cuadra Pereira, entrenado por Miguel Alonso, tenía muy mal carácter y era muy difícil de entrenar, por lo que debutó siendo un mediocre corredor. En la cuadra se tomó la decisión de castrarle para intentar acabar con esos problemas de indisciplina y mal carácter. Tras llevar a cabo dicha operación, que fue todo un éxito, se reveló como el mejor fondista español de todos los tiempos, dando unos magníficos valores desde los tres años hasta los diez, cuando falleció en la pista tras terminar el recorrido de una carrera de obstáculos en Inglaterra. Es por tanto, uno de los productos más longevos de los que ha dado el turf en nuestro país.

Fue el caballo español que más triunfos cosechó fuera de nuestras fronteras. Se logró imponer en el Prix Cadran, un grupo I de 4.000 metros que se disputa en el meeting otoñal del Arco de Triunfo. También ganó la prestigiosísima carrera de fondo inglesa, la Copa de Oro de Ascot, pero incomprensiblemente fue distanciado al último lugar porque al superar al desfondado puntero (El Conquistador, de propiedad española), este se fue al suelo debido a su falta de oxígeno. Después de sus años como corredor de liso, fue adquirido por la familia Maktoum y cosechó, entre lesiones graves, éxitos notable en la disciplina de obstáculos, llegando a ganar un Grupo en el gran meeting de Cheltenham. Su prematura castración siempre nos dejará la gran incógnita de cómo hubiera sido la descendencia de este gran fondista español.

Año Nacimiento: 
1983
Padre: 
Gunner B
Madre: 
High Gait
Sexo: 
Macho (castrado)
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Pereira

Teresa

Teresa fue una yegua genuinamente española, nacida y criada en nuestro país, que triunfó tanto en España como en Francia, donde tuvo destacadas actuaciones en las carreras de grupo Prix Vermeille y Arco de Triunfo. Para muchos ha sido quizá la yegua de mayor clase de todas las que han corrido en La Zarzuela, y se impuso con gran claridad a las yeguas de su generación en los Oaks y ganó también el Gran Criterium, entre otras carreras. Nunca le dieron la oportunidad de demostrar su clase en el Gran Premio de Madrid.

Claudio Carudel, su jockey, la definió como “muy buena, pero difícil de montar, muy caliente, que sudaba mucho y que había que entrenarla muy suave para que no se desgastara demasiado. Con una gran punta de velocidad fue, sin duda, la mejor yegua de la historia del turf nacional”.

Según el mítico jockey francés, la yegua no dio su verdadero valor en Francia, ya que corrió el Premio Vermeille, la mejor carrera para yeguas del otoño en París, en el que después de un recorrido difícil, estando siempre muy encerrada, logró ser quinta gracias a su espléndido acelerón final. En el Arco de Triunfo logró un discreta séptima plaza de 11 participantes.

Estuvo imbatida a dos y tres años en España, con ocho salidas a pista. Y a los cuatro, empezó su periplo francés bajo la preparación de Criquette Head, obteniendo colocaciones de mérito antes de regresar a España y ganar por última vez. Su historial dice que de 16 carreras corridas logró nueve victorias, dos segundos puestos y un tercero. Teresa tuvo varios hijos de clase y aún quedan por ver a sus nuevos nietos en el hipódromo de La Zarzuela.

Año Nacimiento: 
1984
Padre: 
Rheffissimo
Madre: 
Takala
Sexo: 
Hembra
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Rosales

Partipral

Fue el mejor caballo español en la década de los noventa. Ganó 16 carreras y más de 100 millones de pesetas en premios. El hijo de Procida y propiedad de la cuadra Marqués de Miraflores, fue adquirido cuando tenía dos años en Deauville por Christian Delcher por tan sólo 1.300.000 pesetas.

Era un caballo de una alzada tremenda, 1,73 metros, y con un físico no demasiado atractivo con el que logró demostrar grandes virtudes en la pista. Tras su debut en 1991, fue víctima de una artritis de rodilla y de otras lesiones que le apartaron de la competición durante más de 7 meses. Tras su reaparición en un reclamar, terminó segundo de The Englishman y ganó dos carreras de categoría menor.

Su gran potencial lo demostró a cuatro años, ganando cuatro carreras entre 1.400 y 1.600 metros y se proclamó mejor velocista del año, aunque solo pudo acabar quinto en el Gobierno Vasco porque otra lesión le tuvo escayolado durante 45 días.

A los cinco años empezó su relación con el jockey que lo llevó a lo más alto: el colombiano Santiago Calle. Ganó el Hispanidad y Enrique Sarasola decidió comprar la mitad del caballo al Márques de Miraflores, por 10 millones de pesetas. A esta edad, se decidió probar suerte en el extranjero. Ganó el Grupo 3 André Baboin, sobre 1.900 metros, y su preparador, Mauri Delcher, empezó a darse cuenta de que el caballo tenía mucha más distancia de la que en un principio se le atribuía.

Por ello, corrió el Memorial Duque de Toledo de 1994 y se impuso por nueve cuerpos a Alexandrovich, La Strada y Toba. A partir de este momento se puso como objetivo prioritario correr el siguiente Arco del Triunfo. En su debut parisino acabó sexto en el Prix Ganay (Grupo I). Sus propietarios decidieron cambiar de preparador y se lo encomendaron a Eli Lellouche. En su cuarta salida francesa con el nuevo entrenador se adjudicó el Grupo II, Maurice Neil. Dos meses después Partipral corrió el Arco de Triunfo, donde acabó séptimo de 17 con un recorrido muy típico suyo: viniendo de finales (el terreno pesado le perjudicó notablemente); semanas más tarde terminó cuarto en el Royal Oak (Grupo I) y volvió a adjudicarse el Memorial Duque de Toledo para posteriormente viajar a Asia e imponerse en la Hong Kong Cup (Grupo I), dotada con un premio hasta entonces inalcanzable para un caballo español: 100 millones de pesetas. Fue vendido en Hong Kong y después de varias carreras en las que no ofreció valor, fue retirado de la competición. Regresó a España para ejercer de semental en la Yeguada El Espinar, de Sarasola, pero no tuvo descendencia notable.

Año Nacimiento: 
1991
Padre: 
Procida
Madre: 
Partition
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Marqués de Miraflores

Wildsun

Un caballo que ganaba mucho con la distancia y que corría muy bien a la mano de Madrid. Sin embargo, en San Sebastián, Biarritz, etc., hipódromos donde se corría a la mano derecha, no demostraba su valor. Claudio Carudel era el jockey que mejor le entendía, como a otros muchos.

En su primera carrera de importancia, el pupilo de Ramón de Beamonte fue muy mal montado (desde ese día Beamonte decidió confiar su caballo a Claudio Carudel) y acabó siendo distanciado y batido por Vamos II, que sería su rival más importante en el Derby del 59.

En la gran carrera de los tres años, los dos rivales se midieron de poder a poder en los 2.400 metros del recorrido. Ganó Wildsun pero pudo ganar perfectamente Vamos II. La serenidad, la flema casi británica de Carudel, que siguió al pie de la letra las precisas instrucciones del preparador, artífice de la victoria verdiblanca, pudo con el corazón de su rival casi en la meta. Ese Derby demostró la superioridad abrumadora de estos dos ejemplares sobre el resto de los tres años. Wildsun y Vamos II continuaron con su gran rivalidad en sucesivas carreras.

En el Gran Premio de Madrid de 1959, Wildsun se impuso con insultante superioridad, sin sentir en absoluto sus 56 kilos. Carudel llevó al caballo los últimos metros con las manos bajas. Vamos II en aquella ocasión sólo pudo llegar cuarto. En el año 1960, se le adjudicó a Wildsun un peso de 63 kilos para participar en el Gran Premio de Madrid, por lo que la Cuadra Beamonte decidió que no corriera el crack del 59 y que defendiera sus intereses en la carrera Nembutal y D´Ivoy, que llegaron primero y tercero, respectivamente.

Año Nacimiento: 
1956
Padre: 
Wild Risk
Madre: 
Sunda
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Ramón Beamonte

Caporal

El mejor caballo de la historia para muchos y sin duda el mejor de su época. Caporal era un caballo muy poco agraciado físicamente y con unas extremidades muy defectuosas, pero pese a estos inconvenientes el pupilo de la cuadra Figueroa pronto demostró que se trataba de un gran campeón que podía traer en jaque a los grandes caballos de su generación, una generación de máxima calidad liderada por productos de la talla de Nertal, Frisco, Vik y Folie. Entre sus grandes hitos está la consecución a tres años y con suma facilidad del Derby y del Gran Premio de Madrid. También corrió en Francia donde logró imponerse en el Gran Premio de Bayona.

La primera gran confrontación entre tan espléndida generación llegó en el Premio Nacional de 1961 donde Caporal ganó también con suma facilidad a los colores blanquiverdes de la cuadra Beamonte de Vik y Folie, entonces dominantes en el panorama turfístico español. En El Derby, el menos concurrido de la historia con tan sólo cuatro participantes, Caporal mojó la oreja al hasta entonces invicto Nertal que ganaría dos grandes premios de Madrid en años sucesivos y al propio Vik.

Caporal tuvo que retirarse muy prematuramente por problemas de salud, por lo que los aficionados no pudieron ver lo que hubiera dado de sí en la temporada de otoño y en su madurez a los cuatro años.

Año Nacimiento: 
1958
Padre: 
Le Paillon
Madre: 
Favorita
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Yeguada Figueroa

Todo Azul

Era un verdadero atleta, con una buena grupa, una buena espalda y una gran fortaleza. Difícil de montar ya que tiraba mucho al verse rodeado de caballos. Fue un caballo discutido y muy querido por sus seguidores. Era la clase y la potencia reunidas, pero sin cabeza para administrarlas. Corría a lo loco: ganaba si hacía el recorrido detrás descolgado o en punta. Una fórmula difícil de aplicar en los grandes premios donde esperar demasiado tiempo en la cola del pelotón puede hacer que la distancia por recorrer al entrar en la recta sea insalvable. Y hacer la carrera en punta puede resultar suicida.

Cuentan sus admiradores que le costaba mucho coger la forma, por su gran constitución y porque era un gran comilón. En sus reapariciones a la pista siempre estaba un poco gordo por lo que había que esperar a la segunda mitad del año para que diera su mejor valor. Su entrenador descubrió que corriéndolo en la mañana de la carrera daba mucho más de sí en la competición de la tarde.

Con mucho peso en sus carreras de tres años, el caballo de la cuadra Esperanza sólo pudo ser segundo en el Derby del 64, en el que se impuso Fenicio II, de Antonio Blasco. Ya a cuatro años y con 63 kilos, logró imponerse en el Gran Premio de Madrid de 1965 con gran facilidad, aventajando en más de tres cuerpos a sus rivales. Claudio Carudel le condujo en aquella ocasión a la victoria. Disputó muchísimas carreras, un total de 33, de las cuales se logró imponer en diez.

Todo Azul también hizo su pinitos en París participando en un hándicap y en el Prix du Prince d’Orange donde entró cerca de la cabeza a tan sólo seis cuerpos de Diamote, un gran caballo de la época.

Año Nacimiento: 
1961
Padre: 
Narrador
Madre: 
Enzeli
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Cuadra Esperanza

Maspalomas

Uno de los mejores caballos en la década de los sesenta en España. Tuvo gran clase y mucho corazón. Fue un gran ídolo entre los aficionados. Los duelos que mantuvo con La Scandalossa fueron destacados en su época. Tenía un problema físico consistente en una fisura en el casco que de vez en cuando se le abría y sangraba, por lo que mejoraba con el terreno pesado.

Tuvo una temporada clásica impresionante, que empezó con sendas victorias en el Opcional y el Gran Criterium para acabar ganando el Memorial Duque de Toledo y el Gladiateur. Entre medias falló en el Gran Premio de Madrid, donde no se pudo ni colocar, y protagonizó una durísima llegada con Ferial y La Sacandalosa en el Villamejor, que le batieron por sendas cortas cabezas. Además, triunfó en el gran Premio de San Sebastián, donde pudo batir a su gran rival, La Scandalossa, en el Villapadierna, Cimera y Corpa. En total disputó 34 carreras, con 13 victorias, cinco segundos puestos y siete terceros.

Año Nacimiento: 
1964
Padre: 
Entanglement
Madre: 
Eire
Sexo: 
Macho
Capa: 
Castaña
Propietario: 
Marqués de La Florida

GRANDES PROPIETARIOS

YEGUADA CORTIÑAL

Antonio Picado & Juan Manuel Loro
Campeón de España: 
5
Victorias GPM: 
0

La cuadra de carreras de la Yeguada Cortiñal comenzó a competir durante la década de los años ochenta del siglo XX, hace ya más de treinta años, y desde entonces nunca ha dejado de tener un papel relevante en las carreras nacionales, aún más importante por su ingente y relevante labor en la faceta de la cría.

Los ganadores que han surgido desde la Yeguada Cortiñal son innumerables, pero hay momentos clave que deben destacarse: el año 1990, en el que Sherman, con tres años, arrasa en las pruebas sobre la milla; 2002, cuando su Don Tarik, hijo de Sherman (como el inolvidable Red Bull), se impuso en el Gobierno Vasco; y 2007, cuando ya de vuelta en La Zarzuela, sus importados Trueno Negro y Sliplodge forman la gemela en el Gran Premio Carudel.

En los años del cierre de La Zarzuela (1997 a 2005), el papel de un grupo de propietarios fue decisivo para que la competición se mantuviera viva. Unos se instalaron en San Sebastián, los más, y desde ahí desarrollaron todas sus operaciones. Cortiñal se quedó en Madrid, con Ovidio Rodríguez haciéndose fuerte al frente de la escudería, y en esa posición ganó tres veces la estadística de propietarios. Sin embargo, no todo quedó ahí, ya que una vez recuperada la actividad en el hipódromo de Madrid, la Yeguada Cortiñal volvió a ganar dos veces el campeonato de propietarios, en 2007 y en 2008.

Juanje Ceca fue el preparador de Sherman, pero en esta larga historia de la Yeguada Cortiñal hay otros tres nombres a destacar junto al de los ejemplares socios de la propiedad, Antonio Picado y Juan Manuel Loro. Se trata de Ovidio Rodríguez y su hijo, Jorge, y de José Carlos Fernández (qepd). Ovidio fue el preparador de la época de la resistencia, de Red Bull y Don Tarik, y su hijo le tomó el relevo y se encarga actualmente de los caballos de la escudería. Entre ellos, el inolvidable José Carlos tuvo también un protagonismo importante. Con él fue la gemela en el Carudel.

CUADRA MADROÑOS

Félix Sanz
Campeón de España: 
3
Victorias GPM: 
1

La historia reciente de las carreras españolas no se puede entender sin Baldoria, sin EquianoJacira, sin Kantia, Fol Parade, Solita, Bottega, etcétera. La cuadra Madroños de Félix Sanz fue otra de las cuadras fundamentales para las carreras de caballos españolas durante el cierre de La Zarzuela, y después también.

El papel de Madroños en estos años fue principal, con presencia en todos los hipódromos con ejemplares de calidad, adquiridos en el extranjero y criados en la casa. De hecho, cuando los colores de la cuadra no participan en las carreras nacionales desde el año 2015, aún en la actualidad sobrevive un pequeño reducto de la actividad de la cría por parte de Madroños.

Aunque sus éxitos fueron muchos, quizá el momento más importante de todos en La Zarzuela fue el que protagonizó Baldoria al ganar a sus tres años el primer Gran Premio de Madrid que se celebraba en trece años (2006). Fue la primera edición tras la reapertura y, desde luego, el más justo premio a una cuadra que había sostenido buena parte del peso de la actividad de las carreras durante años muy duros. Más tarde, Equiano compitió a nivel muy alto con los colores de Sanz en Francia, justo para ser vendido antes de explotar ganando en Royal Ascot el King's Stand St. (Gr1).

Félix Sanz también fue el presidente de la Asociación de Propietarios durante varios años.

CUADRA SAFSAF

Anthony Forde
Campeón de España: 
4

La cuadra Safsaf apareció en las carreras poco después de la reapertura de La Zarzuela, en la primavera de 2006, con Kronsbeere y la preparación ya de Francisco Rodríguez. Y su primera victoria llegó a la carrera número veinte, ese mismo año, el día de la Copa de Oro en San Sebastián, con un caballo llamado Stoneside, que poco después ganó un Listed en Francia antes de colocarse en Grupo, fue segundo de Lawman en el Jean Prat al año siguiente y fue vendido en una suma muy importante a un propietario americano para el que ganó un Gr.3 en Estados Unidos.

Fue un gran comienzo para una cuadra que en once años ha vivido todo tipo de experiencias. Primero ganando muchas de las más importantes carreras de España (Zenside, Silverside, Domeside, etcétera, y más tarde Ares d’Emra, Filly Medi o Growing Glory…) e imponiéndose en la estadística de propietarios durante cuatro años consecutivos, en algunos de ellos en feroz lucha con la peculiar cuadra Vadarchi. Y después, ampliando sus horizontes para extender su actividad en Francia, donde obtuvo un primer triunfo en Gr.1 en 2010 cuando Liliside se impuso en la Poule… aunque luego fue distanciada al sexto puesto. En 2012, sin embargo, se desquitó de ese disgusto conquistando la Poule de machos con Lucayan, un hermano de Karluv Most que más tarde ganaría también Gr.2 en Estados Unidos.

En su carrera meteórica, la cuadra Safsaf decidió apartar su foco de las carreras españolas, seducido su propietario por los éxitos logrados en el primer nivel internacional. En 2013, Anthony Forde trasladó sus caballos a Francia, aunque cada año hace que algunos de ellos vengan a los hipódromos españoles para tratar de disputar las carreras más destacadas. Con todo, en la actualidad mantiene un grupo de caballos estabulados en Madrid, y las carreras esperan el momento en que Safsaf vuelva a proyectar una nueva etapa ambiciosa en España.

CUADRA MADRILEÑA

Lorenzo Sanz
Campeón de España: 
6
Victorias GPM: 
0

Lorenzo Sanz Mancebo tenía una pequeña imprenta y a él se dirigió Miguel Ángel Ribera para editar su revista Pura Sangre. El proyecto no iba a ser rentable pero a Sanz le gustó, y se asoció con Ribera. Ahí comenzó una afición desmedida que le llevó a crear la cuadra Madrileña, que empezó siendo modesta para ir creciendo poco a poco, hasta alzarse con la estadística de propietarios sucediendo a la cuadra Alborada en 1993. Mantuvo su hegemonía nada menos que durante seis años consecutivos.

Se puede decir que Sanz siguió los pasos de Ramón Mendoza, ya que si este fue un gran propietario, presidente de la SFCCE y después del Real Madrid, Sanz fue replicando toda esta trayectoria más tarde. A él le cabe el honor de inaugurar las carreras nocturnas de verano en el hipódromo de La Zarzuela en 1988.

No ganó el Gran Premio de Madrid nunca, pero sí otras muchas carreras importantes con caballos grandes como Toba, Douberta o Kashwan. Su mejor caballo, sin embargo, fue Madrileño (IRE), ganador de Cimera, Velayos, Villapadierna-Derby y Copa de Oro, y cuarto en el Prix Dollar.

YEGUADA MILITAR

El Estado español
Campeón de España: 
8
Victorias GPM: 
5

Los colores actuales de la Yeguada Militar son de los más antiguos de España en activo (datan de 1925), pero no son los primeros que lucieron los defensores de la escuadra del Estado, pues en 1916 se registraron los primeros (chaquetilla verde con mangas y gorra amarillas). Esto quiere decir que ha estado acompañando a las carreras de caballos de España desde el principio de la época contemporánea.

Basada en la fortaleza de su sección de cría en unos tiempos de reconstrucción del país, y en los que los privados aún necesitaban tiempo, la Yeguada Militar dominó el panorama de los propietarios de caballos de carreras en la primera década de funcionamiento del hipódromo de La Zarzuela. Desde 1941 a 1950 tuvo la cuadra más potente y los caballos más importantes, que sumaron triunfos en todas las grandes carreras del país bajo el entrenamiento de diferentes preparadores.

Ejemplares como Camprodón (el primer ganador en el nuevo hipódromo madrileño), Gitanillo o, sobre todo, Ivanhoe, protagonizaron aquellos primeros años de competición en La Zarzuela. Una vez que el conde de Villapadierna se alzó al podio de la estadística, la Yeguada Militar no logró recuperarlo nunca, y eso prácticamente coincide en el tiempo con el último triunfo en el Gran Premio de Madrid (1949, con Ivanhoe), que a punto estuvo de conquistar más de treinta años después, cuando Zalduendo le peleó a Brezo la llegada de la gran carrera madrileña prácticamente hasta la meta.

Las carreras, pues, le deben muchísimo a la Yeguada Militar, que sustituyó durante unos años muy difíciles al papel de los propietarios privados, y sostuvo durante treinta años un impulso fundamental para la cría nacional del PSI.

CUADRA ROSALES

Antonio Blasco & Marita Villalonga
Campeón de España: 
15
Victorias GPM: 
9

Antonio Blasco Oller (1908-1978), natural de La Adrada (Ávila), fue un importante empresario de las infraestructuras, íntimamente ligado al nacimiento y desarrollo de las autopistas en España (presidente de Bética de Autopistas, vicepresidente y consejero delegado de Iberpistas y consejero de Aumar). De su etapa en Venezuela volvió con una afición desmedida tanto por las carreras de galgos como de caballos, y en ambos campos hizo ingentes inversiones.

En 1954 registró sus primeros colores y en 1955, cuando ganó el Beamonte con Poema, su primer gran premio, su esposa, Marita Villalonga registró los de la cuadra Rosales, traspasados al año siguiente a su marido y que encontraron en 1957 a su primer gran clásico, Sultán el Yago, caballo que posteriormente fue inmortalizado en bronce en la zona noble de la Venta de la Rubia, la finca en la que el matrimonio Blasco levantó en 1971 su gran centro de operaciones, y desde el cual su marca dominó de cabo a rabo las carreras españolas durante quince años, si bien Antonio Blasco falleció pronto y cuando la cuadra estaba en su mejor momento.

Después de la primera época, con Sultán el Yago, la cuadra Rosales tuvo unos años de cierta discreción, para irrumpir de forma tremenda justo en 1971, cuando Travertine ganó el Gran Premio de Madrid. A partir de ahí las estrellas de la cuadra se fueron sucediendo y acumulando: My Mourne, Takala, Chacal, Barilone… Una detrás de otra. Las importaciones de gran calidad fueron clave en un primer momento y la producción de la casa (ya Barilone lo era) fue la base de la cuadra posteriormente.  Además, sus éxitos se trasladaron al extranjero, con triunfos en carreras importantes e incluso, gracias a Pharly, en Gr.1.

La muerte de Antonio Blasco fue un golpe muy duro para las carreras españolas, cuyo rumbo probablemente habría sido otro de haber vivido más tiempo el hombre que en aquel tiempo se había convertido en la gran piedra angular de todo. Su esposa continuó con la cuadra y la yeguada durante diez años, hasta su fallecimiento en 1988. Teresa fue algo así como la traca final. Una yegua fuera de lo común, con una clase extraordinaria, que se convirtió prácticamente en un mito en la segunda mitad de los años ochenta del siglo XX.

Los hijos del matrimonio Blasco continuaron con la cuadra cinco años más, hasta 1993. Ese año, Laguna ganó para la cuadra Rosales su último gran premio. Curiosamente el mismo que inauguró las grandes conquistas de su padre, 38 años antes: el Beamonte-Oaks. Después de ese triunfo, todos los efectivos que quedaban en la cuadra Rosales fueron vendidos a la cuadra Alborada. Laguna ganó ese mismo año el Villamejor, ya para los colores de Carlos García Pardo.

La cuadra Rosales, sin embargo, continuó en activo otros cinco años más, pero en el extranjero y con hijos de Teresa. Su última carrera fue con uno de ellos, Egipcio, en mayo de 1998, en el hipódromo de estadounidense de Hollywood Park (California).

CONDE DE VILLAPADIERNA

José Padierna (Conde de Villapadierna)
Campeón de España: 
9
Victorias GPM: 
6

José María Padierna de Villapadierna y Avecilla (1909-1979), III conde de Villapadierna, fue uno de los puntales de las carreras de caballos españolas durante la segunda mitad del siglo XX, como propietario y criador, pero también del automovilismo (apasionado piloto, fundador de la Federación Española), además de una personalidad en el ámbito social. Las carreras de caballos españolas no se entenderían sin su figura, y todos los que le conocieron reconocen en él una sabiduría extraordinaria sobre este deporte.

Registró sus colores en 1940, rompió en 1950 la hegemonía de la Yeguada Militar entre los propietarios, y se mantuvo en el más alto nivel durante 25 años, con algunas intermitencias, luchando contra Ramón Beamonte y Antonio Blasco, principalmente.

Antes de proclamarse campeón entre los propietarios, sin embargo, Villapadierna ya ganó su primer Gran Premio de Madrid, con la estupenda Baratíssima. Después lo ganó otras cinco veces, siempre con saltos en el tiempo (1952, Gomá; 1955, Touragua; 1966, Reltaj; 1970, Ifniri; 1976, Rheffíssimo).

Hablar de los caballos del conde sería interminable; de su fama de bon vivant, igual. Quien le conoció ha dicho siempre que fue una persona única, y los propios profesionales de las carreras han dicho siempre que probablemente ha sido el propietario con más conocimiento de este deporte.

Su gran obra final, la que puso el broche de oro a una trayectoria de más de treinta años en el hipódromo, fue Rheffíssimo, el alazán que quiso vender y nadie quiso comprar, y que luego se convirtió en uno de los más grandes caballos nacionales de la historia y en uno de los sementales clave en la evolución del caballo de carreras en España (padre, entre otros, de Teresa).

El conde de Villapadierna falleció en 1979. Con él se acabó una época dorada. Quiso el destino que Blasco y Beamonte se fueran un año antes. Y en las carreras quedó un hueco imposible de llenar.

RAMÓN BEAMONTE

Ramón Beamonte
Campeón de España: 
9
Victorias GPM: 
6

Ramón Beamonte del Río (1899-1978) fue un destacado ingeniero de Caminos y, posteriormente, empresario de la construcción y de las bodegas (en El Puerto de Santa María), cuya aportación a las carreras fue determinante para su desarrollo desde el comienzo de la segunda mitad del siglo XX. Además de conseguir todos los éxitos posibles en España como propietario y criador, obtuvo triunfos del máximo nivel en el extranjero, especialmente los logrados por Tamanar (Sunny Boy) en el Prix du Jockey Club (Derby francés) (1958) y por Arabian (Norseman) en el Prix du Royal Oak (1956). Sus caballos corrieron primero a su nombre y, después, bajo el de su Yeguada Ipintza, enclavada en el término guipuzcoano de Lezo y que empezó a funcionar, según algunas fuentes, en 1951 y, según otras, en 1953.

Es curioso, pero Ramón Beamonte ganó tantas estadísticas y tantas veces el Gran Premio de Madrid como su rival, Villapadierna. Registró sus colores en 1946 y sus mejores años fueron desde 1955 a 1962, cuando dominó entre los propietarios, aunque volvió a ganar la estadística, como Yeguada ipintza, una vez más, en 1969, cuando ganó su último Gran Premio de Madrid con un hijo de Tracia, y nieto de Trucial, llamado Aray. El primero lo había ganado con Capelán en 1956, con Federico García como entrenador. Fue el de los primeros momentos. Luego, con Jesús Méndez, que en los años sesenta del siglo XX tuvo la habilidad de entrenar los caballos de las dos grandes potencias. Ganaba un año para Beamonte (con Aray) y al siguiente para el conde (1970, Ifniri).

En la década de los setenta su cuadra fue perdiendo protagonismo. En 1974 volvió a poner los colores a su nombre y falleció en 1978.

CUADRA ALBORADA

Carlos García Pardo
Campeón de España: 
4
Victorias GPM: 
1

La cuadra Alborada surge en la década de los años ochenta del siglo XX y pronto adquiere un protagonismo total, relevando en el top de los propietarios a la cuadra Rosales en 1989. Ganó la estadística cuatro años consecutivos.

Era la obra de Carlos García Pardo, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, cofundador de la empresa Dorna Promociones del Deporte en 1988, que empezó como intermediaria de futbolistas y que después pasó a gestionar derechos deportivos. Compró los primeros derechos audiovisuales de la Liga de Fútbol Profesional, fue participada luego al 50% por el banco Banesto y se hizo con los derechos del Campeonato Mundial de Motociclismo, de publicidad de equipos de la ACB e incluso de la NBA de baloncesto.

Con el argentino Enrique Bedouret como entrenador, Alborada se constituyó en una cuadra de las grandes de verdad, con un volumen de caballos impresionante y un apetito voraz, ya que no dudó en adquirir por cantidades millonarias a algunos de los mejores ejemplares de otros propietarios (caso de Akelarre). También importó ejemplares de gran calidad, como Dariyoun, el ganador de su único Gran Premio de Madrid (1992).

Una de sus grandes estrellas fue, sin duda, la gran Robertiya, una corredora fantástica, sobre todo a dos años y al comienzo de la edad clásica, que luego dio a Volvoreta, criada por el propio García Pardo y que defendió sus colores en un par de victorias en carreras de Grupo en París antes de que Sarasola comprara la mitad de la propiedad para ganar el Vermeille (Gr.1) y ser tercera en el Arco de Triunfo (año 2000).

CUADRA MENDOZA

Ramón Mendoza
Campeón de España: 
3
Victorias GPM: 
5

Ramón Mendoza Fontela (1927-2001) fue un empresario español conocido en un principio por hacer intercambios comerciales con la Unión Soviética cuando España aún no tenía relaciones comerciales con dicho país. También fue consejero delegado del Banco Exterior o del Grupo Prisa. Fue pieza clave en las carreras españolas, pues, en 1982, fundó la Agrupación de Propietarios y, en 1983, se convirtió en el primer presidente de la SFCCE sin título nobiliario. Introdujo la popular Quiniela Hípica, que popularizó las carreras en España gracias a las retransmisiones que Radio Televisión Española ofrecía en directo. En 1986, fue elegido presidente del Real Madrid Club de Fútbol, cargo que ocupó hasta 1995. Propietario y criador de éxito en España, en Inglaterra ganó el Diamond St. (Gr. 3) con All Friends (Don).

En España sus colores comenzaron a verse a comienzos de los años setenta del siglo XX, primero con algún caballo ruso, y luego norteamericanos y chilenos. Su yegua Favallú ya apareció en la llegada del Gran Premio de Madrid de 1976, segunda de Rheffíssimo, y ahí se consolidó una cuadra fuerte que plantó cara a la Rosales durante ocho años. De hecho, solo Mendoza pudo arrebatarle a la cuadra de Blasco, con su propietario aún en vida, la estadística de propietarios. Fue en 1977, cuando entrenaba su cuadra el argentino Ángel Penna Jr., que dejo huella en Madrid, y su primer crack, El Señor, ganaba su primer Gran Premio de Madrid.

El Señor volvió a ganar la carrera en 1978, y luego El País lo hizo en 1980, 1981 y 1982. En estos dos últimos años, Mendoza volvió a superar a Rosales entre los propietarios.

Las importaciones caracterizaron su cuadra. Caballos como Jeanina, Glycerius, El Duende, El Burócrata, Turcotte, Pincoya, El Hippy, etcétera, fueron la base de su actividad, pero también fue incorporando nacionales, como el gran Chamartín (con sangre Villapadierna), Nimbo, Rockero o Zigor, para dar paso a su producción como criador, entre la que debe destacarse a El Paleto, La Castellana (hija de Jeanina) y, sobre todo, La Novia, ganadora de Valderas, Nacional y Copa de Oro.   

Una vez fue elegido presidente del Real Madrid, la cuadra de carreras fue decreciendo en su actividad y desapareció a los pocos años. Mendoza falleció en 2001 completamente alejado de las carreras.

GRANDES ENTRENADORES

MAURICIO DELCHER SÁNCHEZ

Campeón de España: 
6
Victorias GPM: 
3

Hijo de Maurice, gran jockey y excelente preparador (campeón de España en 1997), Mauricio Delcher Sánchez, conocido por Mauri, fue primero gentleman rider antes de adentrarse en un oficio en el que su familia se ha doctorado, pues su hermano Christian también se ha consolidado como entrenador de altura. Dicen, sin embargo, que Mauri mostraba menos interés por el asunto que su hermano y que tardó en tomar la decisión. Si esto es cierto, que habría que preguntárselo a él, las carreras tuvieron mucha suerte, ya que mucho talento se habría perdido de haber querido tomar otro camino.

Mauri es un genio indiscutible. Su olfato para detectar al buen caballo le ha acompañado desde el principio y por eso han pasado por sus manos desde Partipral hasta Irish Field, pasando por el crack Suances y muchos caballos de enorme categoría como los ganadores de Grupo 1 Equiano y Bannaby, y fantásticos ejemplares como Baldoria, Faramir, Lorgan, Silverside, etcétera.

Su primer campeonato de la estadística lo consiguió justo el año de la reapertura de La Zarzuela, y ahí consolidó un reinado absoluto de siete años que sólo fue capaz de romper una vez el querido José Carlos Fernández (qepd). También ganó el primer Gran Premio de Madrid tras la reapertura, en 2006 con Baldoria, y luego otras dos veces con Faramir y Bannaby.

En 2013 decidió medir sus fuerzas en el corazón de Francia, frente a los más fuertes, y se estableció en Chantilly. Por su juventud (nacido en 1966), cabe esperar muchos éxitos de él en los próximos años, y no cabe duda que es de desear que todos los posibles sean en las carreras españolas y en el hipódromo de La Zarzuela.    

GUILLERMO ARIZKORRETA

Campeón de España: 
6
Victorias GPM: 
1

El único gentleman capaz de ganar la estadística de jinetes, aunque en plena crisis por el cierre de La Zarzuela (1997) es también de los pocos profesionales que han conseguido empalmar este título anterior con el de campeón de entrenadores. Es más, a sus 41 años suma ya seis consecutivos y un triunfo en el Gran Premio de Madrid (2016, con Madrileño) en una carrera que promete ser realmente importante.

Donostiarra, se aficionó en el hipódromo de su ciudad y comenzó a montar en una escuela de hípica junto a Ioritz Mendizábal, posteriormente un as de la fusta en Francia. Tras su experiencia como gentleman, pasó años en el país galo y en Inglaterra trabajando para varios preparadores, hasta ser assistant trainer de Luca Cumani (aquel que en sus inicios tuvo en sus boxes a Rheffíssimo), conocido como maestro de entrenadores en el Reino Unido. De vuelta a España, debutó ensillando a su primer ganador, Lourival, y desde entonces su carrera ha sido de constante ascenso, en número de pupilos, de victorias y en cifras de ganancias.

Suma ya triunfos en muchas de las carreras más importantes de España y también numerosas victorias en el extranjero (Marruecos, Dubai, Francia o Suiza), algunos en carreras de nivel Listed y aguarda el momento de asaltar algún Grupo que le quite el sabor de boca amargo que le dejó el distanciamiento de As de Trébol tras su victoria en la pista en el Prix du Palais-Royal (Gr.3) en 2009 (precisamente montado por Mendizábal).

En un momento de muy buenos entrenadores en España, cada vez más jóvenes y mejor preparados, cada día es un reto nuevo y es más complicado mantenerse en lo más alto del podio de la estadística. Las luchas prometen gran espectáculo a todos los aficionados.   

FRANCISCO CADENAS

Campeón de España: 
5
Victorias GPM: 
2

Es uno de los nombres ilustres de la historia de las carreras de caballos españolas. Inició su afición siendo un adolescente acudiendo al hipódromo de La Castellana y por eso comenzó a practicar la equitación y a competir en concursos hípicos. Consolidó su pasión cuando, un poco más tarde y por decisión de su padre, se fue a estudiar a Inglaterra y a Francia. En estos países se adentró en el mundo de las carreras e hizo gran amistad con numerosos profesionales, como Davies o Freeman, algunos de los cuales trabajaron más tarde en España. Con William B. Duke, gran preparador afincado en Francia que trabajaba para el americano William Vanderbilt (uno de los fundadores del Jockey Club inglés y que construyó junto a Deauville el Haras du Quesnay), Cadenas aprendió el oficio de entrenar caballos de carreras, montando durante algunos años en los entrenamientos, y a su vuelta a España se inició en esta labor alquilando varios caballos de la cuadra de Villamejor, en torno a 1920.

Sus buenos resultados empezaron a proporcionarle clientes, y no tardó Cadenas en convertirse en uno de los preparadores más cotizados de España. Descrito como un hombre sereno, muy educado, distinguido y muy cordial, se le reconocía como un perfecto gentleman, y después de triunfar en los años veinte y treinta en los hipódromos anteriores (con caballos como Toribio, Faire Circuler o Amosanda), continuó haciéndolo tras la inauguración de La Zarzuela. Fue en la segunda mitad de la década de los cuarenta y en la primera de los cincuenta cuando consiguió sus cinco triunfos en la estadística de entrenadores y sus dos victorias en el Gran Premio de Madrid: en 1951, con Turandot II y en 1954 con Peralta. Es curioso que a este último lo montó su gran amigo, el crack Victoriano Jiménez, pero a la primera la pilotó José Perelli. Jiménez siempre dijo que Turandot era probablemente el mejor ejemplar que había montado en su vida, “pero no tuve la suerte de que se me confiara siempre”.

Francisco Cadenas, el hombre que nunca hacía un pronóstico, fue un enorme entrenador que en 1970 (cincuenta años después de comenzar su carrera) ensilló su ganador número mil y por cuyas manos pasaron jóvenes meritorios como Román Martín, Adolfo Barderas o José Antonio Borrego. Pero además fue jinete, propietario, criador, juez de salida y de llegada y cronista hípico.    

De entre sus frases célebres podrían destacarse varias, pero una, corta, merece la pena recordarse: “Es natural que los malos caballos impliquen para su propietario una pérdida, pero es imprescindible que los buenos puedan, cuando menos, sufragar sus gastos. Sin lograr ese equilibrio, la vida del turf no estará sólidamente cimentada”.

JESÚS MÉNDEZ

Campeón de España: 
12
Victorias GPM: 
9

Los historiales dicen que ha sido el más grande. Sus éxitos le preceden. Por algo fue entrenador de Ramón Beamonte y también del conde de Villapadierna. Doce veces campeón de España, más que nadie con diferencia, y nueve veces ganador del Gran Premio de Madrid, igualmente el que más con diferencia.  

Su nombre está ligado a una familia vinculada a las carreras y a tiempos en los que los más importante era el “fair-play” y el señorío, pero él era conocido tanto por su sabiduría y su educación como por su fuerte carácter. Dominó el panorama de las carreras desde finales de los años cincuenta hasta los inicios de los setenta del siglo XX, y solo perdió su supremacía cuando apareció la más fuerte versión de la cuadra Rosales, si bien aún supo pelear contra la escudería de Antonio Blasco y superarla en varias ocasiones.

Nombrar sus éxitos y sus mejores caballos sería largo e innecesario. Solo debe recordarse siempre de qué manera, con habilidad y la delicadeza de un artesano relojero, Méndez culminó su extraordinaria carrera convirtiendo a un potro delicado y mal hecho, al que nadie había querido (nadie lo quiso vender y su criador lo quiso vender) en uno de los más grandes pura sangres que han visto correr los aficionados españoles: Rheffíssimo (en la foto, el preparador junto al crack tras ganar con Román Martín la mítica Copa de Oro de 1976).

Y no solamente esto. Cuando entregó a Rheffíssimo a Luca Cumani para que lo entrenara en Inglaterra, el joven italiano recibió un libro de instrucciones preciso que sólo obedeció al principió. Y Rheffíssimo fue tercero en una carrera de Grupo de alto nivel. A partir de ahí, se salió del guión y el alazán ya no fue el mismo. Cuando regresó a España se le quiso mantener en entrenamiento, pero Méndez lo tuvo primero al paso unas semanas, luego lo hizo trotar bajo el examen de sus veterinarios de confianza y ni siquiera dio opción al galope. Había hecho con él un milagro, sí, pero no se podía hacer un milagro sobre otro, y mandó Rheffíssimo desde La Zarzuela a la yeguada.

Fue su último crack. De muchos. Jesús Méndez siguió entrenando hasta 1987, y falleció en 1994.

FULGENCIO DE DIEGO

Campeón de España: 
8
Victorias GPM: 
4

Dónde conoció Antonio Blasco a Fulgencio de Diego y por qué decidió confiarle la preparación de su todopoderosa cuadra Rosales es un misterio que pocos conocen. Era un hombre hecho a sí mismo, sin apenas formación, pero trabajador como pocos y que, según cuentan quienes le conocieron, sabía estar. Mono de trabajo a diario, todas las horas del día al pie del cañón… y traje y corbata, inexcusablemente, para el paddock.

Solamente entrenó a la cuadra Rosales y fue campeón de España por primera vez (de ocho) en 1971, el año que se puso en marcha la Venta de la Rubia, donde Blasco reunió su cuadra y su yeguada. Ganó el Gran Premio de Madrid cuatro veces y durante la década de los setenta del siglo XX no hubo prácticamente quien le tosiera en el Hipódromo, salvo el sabio Jesús Méndez y un argentino que llegó, vio, ganó y se marchó, llamado Ángel Penna Jr. Por sus manos pasaron My Mourne, Chacal o Barilone, y con ellos y otros muchos de grato recuerdo, De Diego anotó su nombre en el palmarés de todas las carreras importantes de España.

Cuatro años después de la muerte de Antonio Blasco, la cuadra Rosales decidió el relevo de Fulgencio de Diego al frente de la preparación de los caballos. Le sustituyó Carlos Corvalán. Y De Diego se marchó del hipódromo español en absoluto silencio.

MIGUEL ALONSO

Campeón de España: 
2
Victorias GPM: 
1

Después de su trayectoria como jockey, destacando muy especialmente en la especialidad de obstáculos, Miguel Alonso se destapó en la década de los años ochenta del siglo XX como un preparador extraordinario, dotado de una habilidad y un talento para el oficio fuera de lo común y se ganó el respeto de todo el mundo “fabricando” caballos de calidad sin solución de continuidad, uno tras otro. Nombres como los de Enix, Bass, Servando, Alexandrovich, etcétera, quedan para el recuerdo. Pero dos, sobre todo dos, quedan escritos en letras de oro en la historia de las carreras españolas: el fabuloso Royal Gait, de Manuel Pereira, y Vichisky, de uno de los propietarios con los que más éxitos compartió: Alejandro Calonge.

Precisamente fue el gran año de Vichisky (1988) el que le coronó por primera vez como campeón de la estadística. Y ya llevaba tiempo cosechando éxitos. Con el hijo de Ile de Bourbon, además, ganó su único Gran Premio de Madrid. Volvió a ser campeón en 1994, y luego continuó trabajando hasta 2016, afincado en los últimos años en San Sebastián, después de haber pasado entre este punto y el originario del hipódromo de La Zarzuela por la Venta de la Rubia.

A Miguel Alonso se le reconoce su tremenda genialidad y su enorme personalidad y fuerte carácter. Intuitivo e inteligente, el cierre del hipódromo de La Zarzuela en 1996 probablemente impidió que su currículo se enriqueciera mucho más. Pero su calidad es indiscutible. La foto de Alonso con la chistera en Royal Ascot, donde una decisión insólita e incomprensible de los comisarios le privó de escribir su nombre en el historial de la Gold Cup, lo dice todo.     

FRANCISCO CADENAS

Campeón de España: 
5
Victorias GPM: 
2

Es uno de los nombres ilustres de la historia de las carreras de caballos españolas. Inició su afición siendo un adolescente acudiendo al hipódromo de La Castellana y por eso comenzó a practicar la equitación y a competir en concursos hípicos. Consolidó su pasión cuando, un poco más tarde y por decisión de su padre, se fue a estudiar a Inglaterra y a Francia. En estos países se adentró en el mundo de las carreras e hizo gran amistad con numerosos profesionales, como Davies o Freeman, algunos de los cuales trabajaron más tarde en España. Con William B. Duke, gran preparador afincado en Francia que trabajaba para el americano William Vanderbilt (uno de los fundadores del Jockey Club inglés y que construyó junto a Deauville el Haras du Quesnay), Cadenas aprendió el oficio de entrenar caballos de carreras, montando durante algunos años en los entrenamientos, y a su vuelta a España se inició en esta labor alquilando varios caballos de la cuadra de Villamejor, en torno a 1920.

Sus buenos resultados empezaron a proporcionarle clientes, y no tardó Cadenas en convertirse en uno de los preparadores más cotizados de España. Descrito como un hombre sereno, muy educado, distinguido y muy cordial, se le reconocía como un perfecto gentleman, y después de triunfar en los años veinte y treinta en los hipódromos anteriores (con caballos como Toribio, Faire Circuler o Amosanda), continuó haciéndolo tras la inauguración de La Zarzuela. Fue en la segunda mitad de la década de los cuarenta y en la primera de los cincuenta cuando consiguió sus cinco triunfos en la estadística de entrenadores y sus dos victorias en el Gran Premio de Madrid: en 1951, con Turandot II y en 1954 con Peralta. Es curioso que a este último lo montó su gran amigo, el crack Victoriano Jiménez, pero a la primera la pilotó José Perelli. Jiménez siempre dijo que Turandot era probablemente el mejor ejemplar que había montado en su vida, “pero no tuve la suerte de que se me confiara siempre”.

Francisco Cadenas, el hombre que nunca hacía un pronóstico, fue un enorme entrenador que en 1970 (cincuenta años después de comenzar su carrera) ensilló su ganador número mil y por cuyas manos pasaron jóvenes meritorios como Román Martín, Adolfo Barderas o José Antonio Borrego. Pero además fue jinete, propietario, criador, juez de salida y de llegada y cronista hípico.    

De entre sus frases célebres podrían destacarse varias, pero una, corta, merece la pena recordarse: “Es natural que los malos caballos impliquen para su propietario una pérdida, pero es imprescindible que los buenos puedan, cuando menos, sufragar sus gastos. Sin lograr ese equilibrio, la vida del turf no estará sólidamente cimentada”.

JESÚS MÉNDEZ

Campeón de España: 
12
Victorias GPM: 
9

Los historiales dicen que ha sido el más grande. Sus éxitos le preceden. Por algo fue entrenador de Ramón Beamonte y también del conde de Villapadierna. Doce veces campeón de España, más que nadie con diferencia, y nueve veces ganador del Gran Premio de Madrid, igualmente el que más con diferencia.  

Su nombre está ligado a una familia vinculada a las carreras y a tiempos en los que los más importante era el “fair-play” y el señorío, pero él era conocido tanto por su sabiduría y su educación como por su fuerte carácter. Dominó el panorama de las carreras desde finales de los años cincuenta hasta los inicios de los setenta del siglo XX, y solo perdió su supremacía cuando apareció la más fuerte versión de la cuadra Rosales, si bien aún supo pelear contra la escudería de Antonio Blasco y superarla en varias ocasiones.

Nombrar sus éxitos y sus mejores caballos sería largo e innecesario. Solo debe recordarse siempre de qué manera, con habilidad y la delicadeza de un artesano relojero, Méndez culminó su extraordinaria carrera convirtiendo a un potro delicado y mal hecho, al que nadie había querido (nadie lo quiso vender y su criador lo quiso vender) en uno de los más grandes pura sangres que han visto correr los aficionados españoles: Rheffíssimo (en la foto, el preparador junto al crack tras ganar con Román Martín la mítica Copa de Oro de 1976).

Y no solamente esto. Cuando entregó a Rheffíssimo a Luca Cumani para que lo entrenara en Inglaterra, el joven italiano recibió un libro de instrucciones preciso que sólo obedeció al principió. Y Rheffíssimo fue tercero en una carrera de Grupo de alto nivel. A partir de ahí, se salió del guión y el alazán ya no fue el mismo. Cuando regresó a España se le quiso mantener en entrenamiento, pero Méndez lo tuvo primero al paso unas semanas, luego lo hizo trotar bajo el examen de sus veterinarios de confianza y ni siquiera dio opción al galope. Había hecho con él un milagro, sí, pero no se podía hacer un milagro sobre otro, y mandó Rheffíssimo desde La Zarzuela a la yeguada.

Fue su último crack. De muchos. Jesús Méndez siguió entrenando hasta 1987, y falleció en 1994.

FULGENCIO DE DIEGO

Campeón de España: 
8
Victorias GPM: 
4

Dónde conoció Antonio Blasco a Fulgencio de Diego y por qué decidió confiarle la preparación de su todopoderosa cuadra Rosales es un misterio que pocos conocen. Era un hombre hecho a sí mismo, sin apenas formación, pero trabajador como pocos y que, según cuentan quienes le conocieron, sabía estar. Mono de trabajo a diario, todas las horas del día al pie del cañón… y traje y corbata, inexcusablemente, para el paddock.

Solamente entrenó a la cuadra Rosales y fue campeón de España por primera vez (de ocho) en 1971, el año que se puso en marcha la Venta de la Rubia, donde Blasco reunió su cuadra y su yeguada. Ganó el Gran Premio de Madrid cuatro veces y durante la década de los setenta del siglo XX no hubo prácticamente quien le tosiera en el Hipódromo, salvo el sabio Jesús Méndez y un argentino que llegó, vio, ganó y se marchó, llamado Ángel Penna Jr. Por sus manos pasaron My Mourne, Chacal o Barilone, y con ellos y otros muchos de grato recuerdo, De Diego anotó su nombre en el palmarés de todas las carreras importantes de España.

Cuatro años después de la muerte de Antonio Blasco, la cuadra Rosales decidió el relevo de Fulgencio de Diego al frente de la preparación de los caballos. Le sustituyó Carlos Corvalán. Y De Diego se marchó del hipódromo español en absoluto silencio.

MIGUEL ALONSO

Campeón de España: 
2
Victorias GPM: 
1

Después de su trayectoria como jockey, destacando muy especialmente en la especialidad de obstáculos, Miguel Alonso se destapó en la década de los años ochenta del siglo XX como un preparador extraordinario, dotado de una habilidad y un talento para el oficio fuera de lo común y se ganó el respeto de todo el mundo “fabricando” caballos de calidad sin solución de continuidad, uno tras otro. Nombres como los de Enix, Bass, Servando, Alexandrovich, etcétera, quedan para el recuerdo. Pero dos, sobre todo dos, quedan escritos en letras de oro en la historia de las carreras españolas: el fabuloso Royal Gait, de Manuel Pereira, y Vichisky, de uno de los propietarios con los que más éxitos compartió: Alejandro Calonge.

Precisamente fue el gran año de Vichisky (1988) el que le coronó por primera vez como campeón de la estadística. Y ya llevaba tiempo cosechando éxitos. Con el hijo de Ile de Bourbon, además, ganó su único Gran Premio de Madrid. Volvió a ser campeón en 1994, y luego continuó trabajando hasta 2016, afincado en los últimos años en San Sebastián, después de haber pasado entre este punto y el originario del hipódromo de La Zarzuela por la Venta de la Rubia.

A Miguel Alonso se le reconoce su tremenda genialidad y su enorme personalidad y fuerte carácter. Intuitivo e inteligente, el cierre del hipódromo de La Zarzuela en 1996 probablemente impidió que su currículo se enriqueciera mucho más. Pero su calidad es indiscutible. La foto de Alonso con la chistera en Royal Ascot, donde una decisión insólita e incomprensible de los comisarios le privó de escribir su nombre en el historial de la Gold Cup, lo dice todo.     

GRANDES JOCKEYS

José Luis Martínez

Campeón de España: 
9
Victorias GPM: 
1

Madrileño de pura cepa, iba a las carreras del hipódromo de La Zarzuela de la mano de su abuelo y por su amor a los animales y al deporte, pronto decidió que quería ser jockey. Se formó en la escuela de aprendices de Emilio Ceca y en el hipódromo de Pineda (Sevilla) ganó su primera carrera con apenas 16 años. Treinta años más tarde consiguió la victoria número mil en Dos Hermanas (Sevilla).

Nueve veces campeón de España, y con todos los grandes premios en su currículo, José Luis Martínez lo ha demostrado todo en las pistas: inteligencia, sentido del paso, competitividad, energía… Y afán de superación. Por haber vuelto en campeón tras el cierre de La Zarzuela, que le obligó a emprender un largo periplo por el extranjero, especialmente por Italia; por haber resurgido después de una caída que le provocó daños casi irreversibles en la espalda; por haber regresado, una vez más, después de un primer conato de retirada.

Martínez ha hecho las delicias de los aficionados en incontables ocasiones y por ello es apodado “Magic”. Su control sobre el caballo es casi absoluto. Siguió los pasos de Carudel, aprendió de Román Martín en la etapa de este como preparador y ha sido rival de excelentes fustas de su época que merecen todos los honores, tanto nacionales como extranjeras. Y es que muchas de las mil y pico victorias de este jockey se han situado fuera de nuestras fronteras. En África, en Asia, en Europa…

Al cabo de tantos años, y de tanto viajar, Martínez ha montado tantos caballos extraordinarios que sería imposible citarlos a todos, aunque seguro que en su lista de preferidos están Madrileño, con el que ganó Cimera, Derby y Copa de Oro en 1995; Suances, con el que consiguió el Prix Guiche (Gr.3) en París; Celtic Rock, con el que conquistó el Prix André baboin (Gr.3) en Burdeos; Plantagenet, a lomos del cual hizo historia con un triunfo cien por cien español en Dubai; Noozhoh Canarias o Arkaitz.

Sin embargo, lo más importante de todo es que en 2017, José Luis Martínez sigue en la brecha y optando a todo, y es el estandarte en este Hall of Fame de los magníficos jockeys españoles que, a pesar de todo, han surgido en los últimos años: Óscar Ortiz de Urbina, ganador de Gr.1 en Inglaterra; Ioritz Mendizábal, laureado en la máxima categoría en diferentes países, entre ellos Francia, Inglaterra y Estados Unidos; o el andaluz Antonio Gallardo, que en la actualidad está despuntando como uno de los jockeys de más prometedor futuro al máximo nivel en los Estados Unidos; Borja Fayos y Jorge Horcajada, los últimos españoles capaces de ser campeones del turf nacional… Para ellos, y muchos más, Martínez es un icono reconocido, y esto ya lo dice todo.

Václav Janácek

Campeón de España: 
5
Victorias GPM: 
1

Nació en la República Checa un par de años antes de que José Luis Martínez ganara su primera carrera. Hoy es el jockey que más veces ha conseguido el campeonato español desde que el madrileño lo ganara por última vez, en 2007. Janácek fue campeón de 2012 a 2015 y en 2017, y fue segundo en 2016, gracias a su técnica, su sangre fría, estudio del caballo antes de la carrera y energía, todo lo cual hace que sea uno de los jockeys más solicitados por todos los preparadores y que más montas reciben a lo largo del año.

Ya había ganado grandes premios y campeonatos en su país (donde era el número uno con diferencia) antes de irse a sumar triunfos a otros lares. Cuando llegó a España incluso había montado en el Arco de Triunfo. Pero nadie le conocía. El preparador Enrique León confió en él y le bastó poco tiempo para demostrar sus habilidades y convencer a aficionados, entrenadores y propietarios. Firmó contrato como primer jockey de la preparación de Guillermo Arizkorreta y juntos han formado un equipo de sobresaliente éxito en los últimos años.

Una de las particularidades de Václav Janácek es que necesita competir y ganar sin descanso. Por eso, su rutina es frenética, ya que rara es la semana que no alterna sus montas en España con otras en su país, Suiza, Eslovaquia (ganó el último Derby de 2016), Polonia o Francia.

Tranquilo y comedido, aunque celebra los grandes éxitos con grandes alharacas, Janácek ha protagonizado algunos momentos conflictivos que quedan para la historia de las carreras, como cuando puso pie a tierra antes de llegar al recinto de pesaje después de haber ganado el Beamonte-Oaks con Noctalia en 2016, lo cual abrió un encendido debate sobre si debía o no haber sido distanciado.

Pocos grandes premios se le resisten ya en España, después de ganar el de Madrid con Madrileño en 2016. Pero lo tiene todo por hacer y a nadie se le escapa que el checo aún va a escribir muchos episodios de éxitos para marcar una época.

Claudio Carudel

Campeón de España: 
18
Victorias GPM: 
12

Hay casi unanimidad entre la afición española al declarar a Claudio Carudel como el mejor jockey de la historia de las carreras en España. Reunía muchas cualidades, como su sentido del paso, su gran regularidad, su clase… pero su éxito se lo debió sobre todo a su forma de plantear los recorridos y el entendimiento con el caballo, eso a lo que los aficionados llaman “saber leer la carrera”. Él solía decir: “La meta está siempre en el mismo sitio y eso los caballos no lo saben, lo saben los jockeys”. De ahí que Claudio sacara el máximo rendimiento a los recorridos, muchas veces esperando al final para aprovechar las mejores cualidades de su caballo.



Llegó a Madrid en 1958, con 19 años, desde Chantilly, una de las capitales de las carreras en Europa, y se retiró de la competición para pasar al entrenamiento en el año 1989, a la edad de 50 años. Durante toda su carrera logró 1.455 victorias de las 6.164 carreras que disputó. Se adjudicó en 12 ocasiones el Gran Premio de Madrid, todas las pruebas de categoría del calendario nacional y también obtuvo 55 triunfos en el extranjero.

En su periplo de 32 años como jockey profesional en España, muchos fueron los grandes caballos a los que Carudel llevó a la victoria, pero entre ellos destacan Chacal, Wildsun y Teresa, si bien él siempre decía que probablemente el mejor caballo que tuvo Rosales fue Barilone. Montó como primer jockey para las mejores cuadas de la historia del Hipódromo. En su primera época, para Villapadierna y Beamonte. Después, para la cuadra Rosales de la familia Blasco, con la que formó un equipo irrepetible.

Fue el mejor jockey durante los años que estuvo en activo y, con el pasar del tiempo, su figura se ha consagrado como la del jinete más completo de todos los que han desarrollado su carrera profesional en los hipódromos españoles. Un auténtico mito al que se le otorgó la Medalla al Mérito Deportivo y que durante muchos años fue conocido por toda España. Y toda España conocía la existencia de las carreras de caballos por él.

Ya era preparador de la cuadra Rosales antes de colgar la fusta, y lo siguió siendo después por varios años, logrando triunfos importantes para otros propietarios. Fue después director de la nueva escuela de aprendices tras la reapertura del hipódromo de Madrid, y asesor de Hipódromo de La Zarzuela. Falleció poco después de la disputa del gran premio que lleva su nombre (que se corre una semana antes del Gran Premio de Madrid, sobre 1.600 metros, y para tres años en adelante). En La Zarzuela, una escultura suya en bronce recibe al público en la puerta sur.

Duque de Alburquerque (Beltrán Osorio)

Campeón de España: 
0
Victorias GPM: 
1

Beltrán Alfonso Osorio y Díez de Rivera, XVIII duque de Alburquerque, con otros quince títulos nobiliarios, tres veces Grande de España, Orden del Toisón de Oro, comandante de Caballeria y jefe de la Casa de S. A. R. Juan de Borbón, se convirtió en una de las personas clave de las carreras de caballos españolas durante la segunda mitad del siglo XX. Propietario, criador, gentleman-rider y preparador, ganó carreras en liso y en obstáculos, dominó esta última especialidad y fue el primer español en participar en el Grand National de Aintree (lo hizo en siete ocasiones). Jinete olímpico en Helsinki 1952 y en Roma 1960, hizo gala de su pasión por el caballo y de las múltiples lesiones que sufrió a lo largo de su vida en todas las competiciones en las que participó.

Se puede decir que “el duque” es el gentleman por excelencia, el ejemplo para todos. Se caracterizó por su pundonor para superar todas las adversidades (su propia estatura, múltiples caídas y lesiones) y por su garra en las carreras. Ganó el Gran Premio de Madrid de 1968, con casi cincuenta años, con la yegua Tebas, que llegaba a la cita tras ganar una carrera de obstáculos, escribiendo uno de los episodios más importantes de la historia de las carreras españolas y de La Zarzuela. Fue “el Gran Premio de la estupefacción”, como dijo el periodista Quilates. El ganador pagó 155 a uno.

Tras su victoria en el Gran Premio de Madrid, recibió la Medalla de Oro al Mérito Deportivo. Participó por última vez en una carrera de caballos en noviembre de 1984, a los 66 años, ganando una prueba de vallas con su yegua La Pista (Squeeze Play), nieta de Tebas. Tras su fallecimiento, en 1994, le sucedió como XIX duque de Alburquerque su hijo, Juan Miguel Osorio y Bertrán de Lis, igualmente propietario, criador y entrenador.

Román Martín

Campeón de España: 
10
Victorias GPM: 
6

Se le reconoció siempre por su ansia de victoria, por ser un ganador nato que afrontaba cada monta con una gran ilusión y no daba por perdido nada. Daba igual que montara al caballo con menos posibilidades de la carrera que lo hacía con la mente puesta en ganar.

En definitiva, un gran jockey y un gran profesional.

Román Martín tuvo una larga trayectoria como profesional en las pistas españolas montando durante tres décadas, las de los sesenta, setenta y principios de los ochenta del siglo XX. Coincidió en su etapa profesional con los años de Claudio, Ceferino Carrasco, Cristóbal Medina, Florentino González y otros grandes jockeys, aunque siempre se recordará sus duelos permanentes, año tras año, con Claudio Carudel por ser el mejor de cada temporada.

Montó a muchos y muy buenos caballos, ya que, entre otras, fue jockey titular de las cuadras del conde de Villapadierna y de Ramón Mendoza, pero se le puede relacionar especialmente con Rheffíssimo y El País. Con el primero ganó una Copa de Oro imposible e inolvidable ante el inglés Red Regent y con el segundo dos veces el Gran Premio de Madrid.

Tras su retirada se convirtió en uno de los preparadores más importantes de España, ganando muchas de las carreras más prestigiosas del país. En la actualidad, se le homenajea cada año con el Gran Premio Román Martín, reservado a las hembras en 1.600 metros y que se disputa en otoño en La Zarzuela.

Victoriano Jiménez

Campeón de España: 
6
Victorias GPM: 
9

Se caracterizó por su seriedad, formalidad y mucha ambición. Fue un hombre centrado en su carrera y un gran profesional que al acabar la temporada en Madrid se iba a Egipto a seguir montando y mantenerse en lo más alto. Tenía una voluntad de hierro para mantenerse en peso, ligeramente superior a los 40 kilogramos.

Su ápoca se sitúa desde 1911 hasta 1958, año en el que decidió retirarse con cerca de medio siglo de vida profesional a sus espaldas y como mejor jockey del momento. Gracias a que era un hombre que se cuidaba mucho llegó a montar hasta los 64 años. Mantuvo durante mucho tiempo el récord de victorias en el Gran Premio de Madrid (con nueve) hasta que Claudio Carudel se lo arrebatara y sigue teniendo en su haber el mayor número de triunfos en la Copa de Oro de San Sebastián, donde logró imponerse en ocho ocasiones. Su historial es tan amplio y abarcó tantos años, que sus triunfos están escritos en los tres grandes hipódromos que ha habido en Madrid: La Castellana, Legamarejo y La Zarzuela.

El nombre de Victoriano Jiménez está ligado al de la torda yegua Atlántida, uno de los grandes mitos de las carreras españolas y que tenía esa forma de correr tan peculiar descolgada casi toda la carrera con un final que según cuentan las crónicas, no se ha visto otro.

Entre sus más gratos recuerdos se encuentra la victoria obtenida con Cap Polonio de la cuadra Cimera en el hándicap de La Tamisee, celebrado en el Hipódromo de Maissons-Laffite. Corrían 38 caballos, en 1.800 metros. Con tal número de participantes hubo que tomar la salida en dos filas. Bien situado durante el recorrido se pudo imponer gracias a su rush final. En Biarritz también montó en numerosas ocasiones y en una de ellas dejó boquiabierta a la afición gala cuando se impuso con Atlántida con su estilo tan peculiar.

Fue el mejor jockey de su época. Durante los años que estuvo en competición tuvo como rivales a grandes jockeys como los hermanos Vicente, Álvaro y Carlos Díez.

GRANDES CRIADORES

YEGUADA CORTIÑAL

Antonio Picado & Juan Manuel Loro
Campeón de España: 
8

Criando en Extremadura y en Madrid, la sociedad entre Antonio Picado y Juan Manuel Loro lleva treinta años funcionando en el Hipódromo. Su primera gran estrella fue Sherman, caballo al que quisieron vender (otro más) y que se convirtió en el gran millero de una generación fabulosa de especialistas y luego en su semental base para los años posteriores, en los que tuvo un papel protagonista especialmente desde 2000 a 2010, con ejemplares salidos de sus prados como Don Tarik o Red Bull.  

La Yeguada Cortiñal se ha caracterizado por desarrollar su propia política de cría, nacional al cien por cien aunque con numerosas importaciones de sementales, fuera del circuito de modas o comercial, y ha nutrido a muchas cuadras, más importantes o más modestas, de innumerables caballos que, dotados de una extraordinaria dureza y un gran corazón, han ganado carreras por todos los hipódromos de España.  

 

DEHESA DE MILAGRO

Felipe Hinojosa (& José Hormaeche hasta 2014)
Campeón de España: 
7

Felipe Hinojosa criaba en sus yeguadas de Inglaterra e Irlanda, y Jose Hormaeche, que ya había trabajado con él, también estaba ya en sus labores en su pequeño establecimiento en Newmarket. Unidos por la ilusión al conocer la reapertura del hipódromo de La Zarzuela en 2005, ambos decidieron regresar a España y emprender una aventura nueva en Navarra, donde Hinojosa compró a pequeños propietarios casi 300 hectáreas de gran calidad en la localidad de Milagro y levantó, bajo la dirección técnica de Hormaeche, una yeguada como probablemente nunca antes haya habido en España.  

Dehesa de Milagro comenzó a funcionar en el verano de 2006, el primer parto tuvo lugar en 2007 y ya en 2011 estaba al frente de la estadística de criadores, puesto que no ha abandonado hasta la fecha. De sus prados han salido muchos de los grandes protagonistas de los últimos ocho años de las carreras españolas, bien criados desde el nacimiento (por los titulares de Dehesa o por otros muchos criadores clientes) bien recriados. Igualmente, entre los criados y los recriados, Milagro ha ofrecido en subasta numerosos campeones, suyos o de clientes, desde As de Trébol a Noozhoh Canarias, pasando por Plantagenet, Arkaitz o First Selection.

En 2014 se disolvió la sociedad que con tanto éxito había funcionado durante ocho años, de modo que Dehesa de Milagro sigue siendo el centro de cría nacional de Felipe Hinojosa mientras que José Hormaeche inició una aventura en solitario recuperando la Yeguada Torreduero, en Valladolid, ex de Javier Navarro Reverter y que, junto a la navarra de Ulzama es uno de los grandes centros históricos de la cría nacional de pura sangre inglés.      

YEGUADA MILITAR

El Estado español
Campeón de España: 
37

La Yeguada Militar, establecida en la finca donostiarra de Lore-Toki desde 1941 (anterior del Rey Alfonso XIII), fue uno de los grandes puntales de las carreras de caballos españolas durante décadas, e incluso tras la irrupción de los siguientes grandes criadores, aún siguió ganando su estadística en años posteriores, aunque aislados.

Su dominio entre los criadores fue total durante más de treinta años (desde 1942 a 1975), y su producción muy cotizada en su tradicional subasta de yearlings de agosto. En ella compraron campeones todos los grandes propietarios, y otros que se quedaron sin comprador, también se revelaron después como grandes campeones en las pistas.

Además, cubrió un servicio impagable a todos los criadores nacionales ofreciendo siempre sementales de todo tipo, campeones de nuestras carreras o importados con calidad (uno de los últimos, Don Roberto). Aunque en la actualidad la Yeguada Militar sigue produciendo ganadores, lo cierto es que su última gran potrada fue la de 1980. Tocó entonces que los potrillos fueran bautizados con nombres que empezaran por la letra zeta (se seguía el orden del alfabeto) y de ahí surgieron caballos como Zalduendo, Zoshka, Zielíssimo, etcétera.

CONDE DE VILLAPADIERNA

José Padierna de Villapadierna
Campeón de España: 
0

Nunca se proclamó campeón de la estadística de criadores, sobre todo por la supremacía en aquel momento de la Yeguada Militar, con un número de efectivos inabordable, pero de su labor en la cría (tuvo su Yeguada Larzabal) salieron muchos campeones después de emprender operaciones arriesgadas y muy costosas, como por ejemplo enviar sus mejores yeguas a los sementales más cotizados del momento en Europa, como por ejemplo Tourbillon (recuérdese a Touragua o Tourbar), gracias a su amistad con Marcel Boussac, reconocido como uno de los más grandes criadores de la historia del PSI.

Su gran obra final fue Rheffíssimo, al que trató de vender de yearling, sin éxito, como el canadiense E. P. Taylor a Northern Dancer. No le gustaba, pero es que no le gustó a nadie y, por lo tanto, no pudo deshacerse de él. Fue afortunado, ya que terminó diciendo de él “no solo es el mejor caballo que he tenido, sino que es el mejor que he visto correr en España después de la guerra”.

YEGUADA IPINTZA

RAMÓN BEAMONTE

Su caso fue parecido al del conde de Villapadierna. Fue un propietario de una cuadra sólida, grande y de gran calidad (que terminó corriendo bajo la denominación de su yeguada, Ipintza), y un magnífico criador que reunió un excelente plantel de madres que han dejado huella posterior en las carreras españolas, aunque no se proclamó nunca campeón de España en esta categoría debido a la superioridad total durante todos aquellos años de la Yeguada Militar.

A pesar de eso, a quien ha producido caballos tan importantes en la historia de las carreras españolas no se le puede obviar.  Encontró una yegua base extraordinaria en Trucial, madre de Nertal, Tokara, Tracia (madre de Aray) o Talma, y parte de su legado continuó dejando buenos nombres de ganadores en nuestras carreras gracias a otros criadores posteriores.

CUADRA ROSALES

Antonio Blasco & Marita Villalonga

Antonio Blasco abrió la Venta de la Rubia en 1971 y en 1976 ganó su primera estadística como criador, y con su propio nombre, rompiendo por primera vez la hegemonía de la Yeguada Militar. Blasco ya no abandonó ese podio hasta su muerte y con posterioridad a ella, y tomado el relevo de su proyecto por su viuda, Marita Villalonga, la cuadra Rosales que él había iniciado mantuvo ese dominio abrumador hasta 1989.

Rosales criaba caballos para su cuadra de carreras, no para venderlos, aunque en ocasiones organizó alguna subasta para aligerar su plantel. Una vez que los caballos ya estaban en competición, y si no estaban al nivel deseado, Rosales sí que vendía caballos con los que otros propietarios podían divertirse, y es el ejemplo del buen Coloso. Las inversiones de Blasco fueron muy importantes para reforzar siempre su plantel de yeguas de cría (inolvidables Celestial River o Come Hither) con las mejores sangres, y también apostaba por machos que pudieran ejercer de sementales con garantías (Rubric, por ejemplo, llegó a España siendo colocado de Grupo a dos años en Inglaterra). No obstante, Blasco y luego la cuadra Rosales no se limitaban a criar en la Venta de la Rubia. En España, por ejemplo, utilizaron mucho la Yeguada Torreduero de Javier Navarro Reverter, y además, Antonio Blasco poseía una yeguada en Irlanda, de la que hablaba poco, donde también crió muchos potros que luego traía a Madrid siendo yearlings.

Con su crack Chacal como semental base, desde Leyla a Brezo, pasando por El Alcázar o Number One, son innumerables los nacionales e categoría que crió Rosales, después de muchos años en los que las exportaciones fueron la base de su cuadra de carreras. El producto final fue la excelsa Teresa, hija de Rheffíssimo (que terminó su vida, en 1990, ejerciendo sus labores de semental en la Venta de la Rubia) y de Takala, una yegua importada que había ganado con los colores de Rosales el Gran Premio de Madrid.

CUADRA ASTURIAS

José González
Campeón de España: 
2

Conocido en el hipódromo como Pepe González, este empresario del mundo de la moda hizo gala de una afición absolutamente apasionada que le llevó en pocos años a formar una cuadra de carreras poderosa, capaz de plantar cara en ocasiones a Rosales y Mendoza, y un plantel de cría de enorme número y con efectivos de tremenda calidad, con yeguas estupendas, muchas de las cuales compró a los dos grandes, Ramón Beamonte y al conde de Villapadierna, cuando ambos estaban ya en el ocaso de su producción. De hecho, González adquirió en su momento incluso a La Sanctíssima, la no corredora de muchos nervios que había parido a Rheffíssimo.

Muchos nombres pueden asociarse de alguna manera a la cuadra Asturias (Wavy Run, Lord Owen, Lymington, Serial, Principado, Reddy Tom, Tomyris, Rodiles, Salaam, Villa Blanca, Spadoun, etcétera…), pero probablemente su obra cumbre como criadora fue Robertiya, adquirida por la cuadra Alborada, que no solamente fue una magnífica yegua de carreras, especialmente a los dos años, sino una gran reproductora posteriormente y que puso en pista nada menos que a Volvoreta, ganadora del Prix Vermeille (Gr.1) y tercera en el Arco de Triunfo.

Durante años, los productos criados por Pepe González fueron signo de calidad, y a buen seguro que, dada su afición y conocimiento, de haber tenido continuidad su proyecto (que comenzó a finales de la década de los setenta del siglo XX y culminó con dos estadísticas consecutivas en 1990 y 1991), habría reportado muchos más campeones a las carreras españolas.

(Foto: www.amigosdelmoyate.es)

PREMIO PABLO FONT

Tras el fallecimiento de Pablo Font Valle, el 16 de mayo de 2014, sus familiares e Hipódromo de La Zarzuela decidieron crear este Premio, que desde entonces se concede anualmente para homenajear a aquellas personas cuya dedicación y aportación desinteresada a las carreras de caballos españolas sea indudable y reconocida por quienes forman la gran familia del turf. Con esta distinción, además, se pretende resaltar igualmente la calidad humana de los premiados, así como el cariño y el respeto obtenido a lo largo de su trayectoria en el mundo del Hipódromo, virtudes que reunió quien da nombre a este galardón, y que por ello, y por su excelente trabajo, ha de ser recordado siempre.

Activo, jovial, amigo, tenaz e inteligente, Pablo Font fue copropietario de la familiar cuadra Valle de Anleo; gentleman-rider (como todos sus hermanos, y ganador de carreras en España y Francia); y Director de Carreras de Hipódromo de La Zarzuela S. A. para la reapertura del recinto en 2005 y hasta el 1 de septiembre de 2008. Pero sobre todas las cosas, a Pablo Font se le recordará siempre por la impronta de su personalidad y por su altísima calidad humana, que le hizo ganarse el cariño y el respeto de todos los profesionales y aficionados. Falleció en Madrid, a los 41 años de edad, dejando esposa y dos hijos tras una larga y ejemplar lucha con la cruel enfermedad que finalmente nos lo arrebató.

El jurado del Premio Pablo Font, compuesto por su viuda y sus hermanos, ha otorgado desde entonces este particular y valioso reconocimiento a:

2019: Vl Premio Pablo Font, Abraham García Cano

Abraham García Cano, es un chef y escritor español nacido en 1950 en Robledillo, comarca de los Montes de Toledo. Su vida siempre ha estado ligada a los fogones, hasta el punto en que a los trece años emigró a Madrid,​ donde trabajó en los hoteles y restaurantes del momento. Otra de sus pasiones ha sido la comunicación. Ha sido articulista del periódico El mundo y responsable del programa Cocina de caza emitido en Canal Cocina, pero su verdadera afición ha residido en los caballos. Durante once años colaboró en la emisora de radio Onda Madrid como comentarista del mundo del turf y ha trabajado mano a mano en la revista A Galopar, donde compartía su exquisita sabiduría sobre los purasangre ingleses.

En cuanto a su palmarés, ha obtenido, entre otros, el premio Metrópoli al mejor restaurante de Madrid en 2013, el Premio al Mérito Turístico de la Ciudad de Madrid en 2011​ y el premio de la Cámara de Comercio de Madrid a la trayectoria profesional, entregado en el marco del certamen Madrid Fusión de 2011. En 2017 se le ha concedido el Premio a la Cocina en la segunda edición de los galardones concedidos por la Academia Madrileña de Gastronomía. En 2018 se le ha otorgado el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid​.

2018: V Premio Pablo Font, Rafael Martínez López

Nacido en Madrid el 7 de marzo de 1938, Rafael Martínez López inició su trayectoria como participante activo de las carreras en 1971 y en la faceta de propietario. Fue uno de los cuatro fundadores de la cuadra Vimar (los otros fueron Paco Viseras, Miguel Ángel Ribera y Aranguren) y cuenta que su primer caballo fue Miss Pied d'Or. Industrial de profesión, en los años 1974 a 1976 alcanzó las plazas sexta, tercera y cuarta de las correspondientes estadísticas de propietarios, y tuvo ejemplares tan destacados como Lady Snob (que ganó el Martorell en 1974 y el Valderas en 1975); Tinto de Toro (Veil Picard de 1974, Gran Premio Nacional de 1975 y Francisco Cadenas de 1976); Well Set (Gladiateur de 1976) o Rampur. Desde 1979 sus caballos mantuvieron su tradicional chaquetilla, pero ya como cuadra Rafael Martínez. En septiembre de 2007 ganó su última carrera, con El Corvejones.

Comenzó a montar a caballo siendo muy joven pero se estrenó como gentleman-rider el 1 de marzo 1975, en el hipódromo de La Zarzuela, montando a Snoby (aunque no pudo terminar el recorrido) y ganó por primera vez en Pineda (Sevilla), el Premio Jefatura de los Servicios de Cría Caballar y Remonta, con Wallic. Se mantuvo en activo hasta 1989 y logró un total de 43 triunfos.

En la actualidad se mantiene en el cargo  para el que fue nombrado en 1994 como presidente de la Asociación Española de Gentlemen-Riders (AEGRI), organización perteneciente a la Fegentri en la que Rafael Martínez está reconocido como un insuperable anfitrión por las atenciones que ha dispensado a los jinetes que durante estas dos décadas largas han venido a España para  participar en las pruebas de este campeonato, que desde que se remodeló como Longines World Fegentri Champions en 2015 ha representado una cadena de éxitos para los gentlemen españoles.  

En sus infatigables y decididas acciones en favor de apoyar toda provechosa iniciativa para las carreras de caballos en España, promovió y estuvo cerca de hacer realidad la construcción de un hipódromo en la ciudad de Marbella, si bien posteriormente colaboró en la iniciativa del Hipódromo de la Costa del Sol de Mijas.  

El jurado del Premio Pablo Font ha querido con esta designación no solamente reconocer la trayectoria –larga, rica y polifacética– de Rafael Martínez, sino también el papel desempeñado en nuestras carreras por la AEGRI, que además de ordenar el amateurismo, se ha convertido en la mejor y más prolífica cantera de jockeys y entrenadores. 

2017: IV Premio Pablo Font, Luis Urbano Roldán

El de Luis Urbano Roldán (Madrid, 1943) es un nombre ligado íntimamente a las carreras de caballos de España por sangre y por méritos. Es uno de los diez hijos que tuvo el General del Ejército, propietario (cuadra Los Curros) y excelente gentleman-rider Luis Urbano Sanabria, y tomó el relevo de este en las pistas literalmente, ya que en 1959, a la edad de 16 años, Luis Urbano Roldán debutó como jinete aficionado montando al caballo Blue Goose en el hipódromo de La Zarzuela… en la misma carrera que su padre, montando a Jai Alay, se despidió de la competición. En su segunda monta, el 15 de agosto en San Sebastián, el joven Urbano ya pasó por ganadores, a lomos precisamente de aquel Blue Goose con el que un mes antes se había estrenado en los programas. A partir de ahí, se convirtió en uno de los grandes protagonistas de las carreras durante más de quince años, rivalizando con el Duque de Alburquerque en la Estadística de Gentlemen-Riders y en innumerables pruebas de liso, obstáculos y steeple-chase. Ganó, además, nada menos que en siete ocasiones el Campeonato Internacional de la Fegentri, y dos veces el Premio Möet-Chandon (Derby de jinetes no profesionales) en el mítico hipódromo de Epsom. En 1975, Luis Urbano Roldán se convirtió en el cuarto jinete español participante en el Grand National (después de Alfonso de Portago, el marqués de Calderón y el Duque de Alburquerque, y antes de José Simo). Montó a Rough Silk y abandonó el recorrido después de saltar airosamente durante una vuelta y media al circuito de Aintree. Al año siguiente colgó la fusta, pero siguió vinculado siempre a las carreras, entre otras facetas como propietario de la cuadra Villaviciosa, uno de cuyos caballos, por cierto, pasó a la historia al correr dos carreras en la misma jornada. Esto sucedió en el hipódromo sevillano de Pineda, y Gringo II (que así se llamaba el caballo), fue segundo en la primera carrera de la jornada con la monta de Román Martín… y ganó la cuarta con Luis Urbano a la silla. Luis Urbano Roldán es hijo de gentleman, hermano de gentlemen (Rafael, Javier y Jaime), tío de gentlemen (Alfonso y Carlos)… y padre de gentlemen. Su hijo, Luis Alberto Urbano Grajales, continuó la saga como un extraordinario jinete (más de cien victorias en varios países, entre ellos Estados Unidos; doble campeón del Mundo de la Fegentri y, como su padre, ganador del Derby de Gentlemen en Epsom) y en la actualidad es entrenador profesional en Francia. Y otro de sus hijos, Rafael, también montó en carreras (ganador en Pineda). No hace falta hacer más comentarios.

En la imagen, tres generaciones juntos: a la izquierda, Luis Urbano Roldán; en el centro, su hijo, Luis Alberto Urbano; y a la derecha, el iniciador de la saga, Luis Urbano Sanabria. (Fotografía: José Antonio Rodríguez).     

2016: III Premio Pablo Font, Fernando Fernández-Savater Martín

Fernando Fernández-Savater Martín (San Sebastián, 1947) ha relatado en sus obras y en multitud de entrevistas cómo entró en contacto con el mundo de las carreras ya en su niñez, acudiendo con su padre al hipódromo de su San Sebastián natal. Desde entonces, su unión a las carreras ha sido inquebrantable y siempre ha hecho gala públicamente de su afición como parte esencial de su vida. Pensador, escritor y profesor, facetas en las que ha destacado nacional e internacionalmente, Fernando Savater también ha hecho del turf uno de los puntales de su obra vital, literaria y periodística. Sus crónicas anuales del Derby de Epsom, al que nunca falta, en el diario El País, son cita ineludible para todos los aficionados, y sus libros sobre el universo de las carreras y de los hipódromos, son sin lugar a dudas una referencia básica: los ensayos El juego de los caballos (Siruela, 1997) y A caballo entre milenios (Aguilar, 2001), y la novela La hermandad de la buena suerte (Planeta, 2008), con la que ganó el prestigioso Premio Planeta. Siempre dispuesto a apoyar desde su condición todo tipo de iniciativas y proyectos dedicados a las carreras, colaborador en los últimos años de la revista A Galopar y otras publicaciones turfísticas, Fernando Savater se ha mostrado siempre un encendido defensor de nuestro turf y nunca será suficientemente agradecido su desempeño en los años de cierre del hipódromo de Madrid, en los que mantuvo una trascendental posición activa por su reapertura en unión del chef Abraham García, su amigo e igualmente puntal de la afición española, convirtiéndose realmente en la voz del turf nacional.

2015: II Premio Pablo Font, Marcos Carmena García

Marcos Carmena García (Madrid, 1964), quien heredó la pasión por el turf de su padre Justo, criador y propietario de la cuadra Jem. Inició la práctica deportiva en 1983, simultaneándola con sus estudios de Ingeniería Agronómica, y debutó como gentleman-rider el 15 de julio de 1985 a lomos de Jano, entrenado por “Paquito” Galdeano. La primera victoria se hizo esperar un poco, concretamente hasta 1988, cuando ganó con Zuhair en Sanlúcar de Barrameda. Dos años después se estrenó en Madrid, venciendo en liso con Clark, aunque su verdadero despegue deportivo llegó en 1991, ganando dos carreras de obstáculos y consiguiendo los Campeonatos de España de liso y absoluto en 1992. Fue en aquella época cuando consiguió un triunfo especial, a lomos de Irish Stew, de la cuadra Valle de Anleo, propiedad de la familia Font. Tras varios años viviendo en Sudamérica, y ya muy recuperado de las graves lesiones sufridas a principios de los noventa, volvió a España en 2004 y contactó con su viejo colega y amigo Pablo Font, quien en calidad de Director Técnico de HZ, le invitó a  visitar las obras de La Zarzuela. Aquel día Pablo, caminando con Marcos por la renovada pista de verde, le convenció de su vuelta a la competición. Tanto fue así que retomó los entrenamientos y participó en las carreras del feliz día de la reapertura del hipódromo madrileño, el 23 de octubre de 2005. Desde entonces ha continuado forjando su carrera deportiva de forma casi ininterrumpida, mientras desarrolla su labor profesional en la empresa tecnológica española de referencia. Son ya más de treinta años los que Marcos Carmena ha dedicado a las carreras de caballos desde que obtuviera su primera licencia de amateur. Tres décadas, más de quinientas carreras disputadas y más de setenta victorias en las que, junto a él, han destacado otros nombres que siempre permanecerán en su recuerdo: Snowy Panda y Dulce de Leche como sus caballos fetiche: Karluv Most, como el mejor purasangre que ha montado en carreras; Aixa, como compañera de su victoria más dulce; o Nerón, como aquel que le dio su triunfo más heroico.

2014: I Premio Pablo Font, Manuel Delgado Sánchez-Arjona

Manuel Delgado Sánchez-Arjona (Ciudad Rodrigo, Salamanca, 1929), aficionado incondicional desde hace décadas, propietario, criador y ex presidente de la Asociación de Criadores, cargo desde el que impulsó la creación de la Copa de Criadores. Empresario agrícola y ganadero, también de toros de lidia, este licenciado en Derecho que fue alcalde de su ciudad natal desde 1979 a 1982 y senador por Salamanca desde 1977 a 1982, continúa infatigablemente con su gran ilusión de criar caballos de carreras en su Yeguada Ciudad Rodrigo, de la que han salido caballos tan conocidos por todos como el más reciente de sus mejores ganadores, Rilke, laureado en el Gran PremioVillapadierna (Derby español) de 2013, del cual era copropietario en la cuadra Claret.